Cuba te Cuenta

La Cuba sucia de hoy

El Gobierno cubano es incapaz de reconocer las ineficiencias de sus acciones, que a lo largo de casi seis décadas han mellado el correcto proceder en el sistema sanitario Por años han tratado de hacerle entender al pueblo que toman medidas higiénicas y que el Sistema Nacional de Salud de Cuba es muy preocupado con su pueblo, cuando en el fondo no les interesa en absoluto las disímiles formas de subsistencia para no perecer en el camino.

La retórica es comunicarle que el sistema de salud cubano es uno de los más eficientes en cuanto al índice de desarrollo humano, en cuanto a su aporte desinteresado para el progreso de las condiciones de vida, en cuanto a la limpieza total y segura de los campos y ciudades. Es habitual informar en los medios oficialistas del régimen que todo marcha muy bien, cuando en realidad no es así. Lo que jamás tendrán valor de decir en los medios es que la pobreza en que está sumida Cuba es la mayor causante de todos los males que traen consigo la diseminación de enfermedades nocivas en el orden higiénico sanitario.

Desde la fiebre porcina, la enorme crisis del dengue de 1980 que provocó cientos de muertes, las crisis sucedáneas de la neuritis óptica, el cólera de los años 2000, los contaminantes industriales que han dañado los ecosistemas fluviales y otras desestabilizaciones por falta de higiene, en Cuba, según el periódico Granma, Órgano Oficial de información del Estado Cubano se producen cada año numerosas muertes que podrían evitarse.

Son los gobernantes cubanos los culpables del deterioro espiritual de esta nación. Son los que han provocado que los trabajadores honrados pierdan la compostura y no logren cumplir todas las pautas para que los alimentos que se venden a la población lleguen en condiciones medianamente buenas para el consumo.casi nadie le importa en los centros estatales de comercio las condiciones de higiene reinantes; solo los trabajadores de esos sectores del país viven para ver cómo venden y buscan dinero para subsistir, provocando el brote de epidemias por el trasiego de productos en mal estado; luego los gobernantes quieren atacar y condenar a los directivos de las empresas, no condenánose ellos mismos.

La higienización de Cuba va a empezar cuando se eliminen a los responsables gubernamentales, ladrones de vidas y provocadores del más grande fiasco de América Latina. Esa será la hora de elevarnos, será la hora de luchar por causas comunes, sí, porque las causas primeras de las vicisitudes de este país ya no tendrán nunca más lugar sobre esta tierra.

Juan Camilo Seguí

Comunicador Social. Trabajó en el Departamento de Comunicación de la Diócesis Católica. Colaborador de UNPACU.

Comentario

Facebook

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.