Cuba te Cuenta

En el lente del régimen la homosexualidad en Cuba

La homosexualidad es una orientación sexual que se define como la interacción o atracción sexual, afectiva, emocional y sentimental hacia individuos del mismo sexo. Suele emplearse el término gay para referirse a los hombres homosexuales y el término lesbiana para referirse a las mujeres homosexuales. Sin embargo, la palabra gay identifica a las personas homosexuales sin importar su género.

Desde 1973, la comunidad científica internacional considera que la homosexualidad no es una enfermedad. Sin embargo, la situación legal y social de la gente que se autodenomina homosexual varía mucho de un país a otro y frecuentemente es objeto de polémicas. Hoy la propuesta de Constitución dejó un amplio debate sobre el matrimonio igualitario en Cuba, entre los que asumen un avance social sobre la temática y los que desean continuar con la cultura arcaica inculcada por algo de historia machista y el aporte del comunismo crudo desde los inicios del castrismo.

Cuba no está ajena a esta realidad. La homosexualidad se practica desde antes de Cristo y aún con patrones machistas, represivos, de discriminación, la sociedad continúa escogiendo su preferencia en su intimidad de la mejor forma, estilo, práctica en la que se encuentre. Pero asumiendo retos para sobrevivir a ataques psicológicos no muy fácil de superar.

A partir de enero de 1959, el régimen castrista rechazaba todas las libertades del ser humano, expresión, religión, orientación sexual. Todo el que no estaba totalmente insertado a la locura Comunista era atacado por la ley. Los homosexuales eran llevados a Unidades Militares y expuestos a torturas y maltratos. Aún en esta fecha no existe un homosexual que libremente lo exprese, que tenga poder político o administrativo en el Gobierno.

El régimen cubano, diseña la creación del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) dirigido por Mariela Castro Espín, psicóloga y pedagoga. Ella ha intentado mostrar al mundo más que el apoyo de una dictadura a la homosexualidad, todo lo contrario, el reclamo de un alto grupo de personas gay pidiendo el apoyo, la aceptación política y social de un gobierno que cada día los discrimina más. Sus sueños, ir en busca de la aprobación del matrimonio homosexual, la adopción, y el derecho propio a la comunidad perteneciente al LGTBI.

Pedro Hernández Hernández, quién convive con su pareja homosexual hace 25 años expone: “Quién puede tener sueños en el inframundo, porque eso es lo que es Cuba hoy para nosotros, un país donde los derechos solo están pintados y no se cumplen, donde no puedes ser libre, ni tener un matrimonio. Este es el país de la voluntad de los Castros, no del pueblo. El pueblo si no sigue los deseos del amo, es esclavizado, humillado, maltratado y hasta desaparecido de la geografía si dice dos o tres palabritas de más”

Las personas homosexuales en Cuba han sido víctimas de burla desde el colegio, violentados y rechazados en la familia, en los centros de trabajo y de estudios debido a su forma afeminada en muchos casos de actuar.

Lo penoso es que mientras la bendita hora no llega, la sociedad se explota, se deprime y se deteriora buscando sueños en una realidad más oscura que las propias tinieblas.

Juan Miguel Fernández

Coordinador del proyecto de comunicación independiente Palabras Abiertas y Cuba Comenta. Bloguero y periodista independiente. Auditor de profesión.

Comentario

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.