Cuba te Cuenta

La crisis económica continúa con justificaciones y falta de transparencia

En la recién concluida reunión del Consejo de Ministros, el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez manifestó que “la batalla económica sigue siendo nuestra tarea principal”. En dicha reunión el Titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, declaró que, aunque la economía de 2018 mostrará un “leve crecimiento” quedará por debajo de los pronósticos y expresó que la situación se debía a los incumplimientos en la industria azucarera, la agricultura, el turismo, los servicios, la construcción y la minería. En esta ocasión el mandatario cubano no perdió oportunidad para culpar a lo que catalogó como un “clima internacional adverso, marcado por el “bloqueo”, que en realidad es embargo de los Estados Unidos de América hacia Cuba, así como el retroceso de las relaciones entre los dos países, según declaraciones recogidas por la oficialista Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Lo cierto es que estas estadísticas no revelan nada nuevo para el pueblo, quien conoce que la economía cubana permanece estancada y no es solo por el arribo a la isla de un menor número de turistas en el presente año, el descenso de las exportaciones o las inclemencias del tiempo, sino por una total incompetencia y falta de transparencia por parte del “Gobierno”. Lo más curioso es que en esta oportunidad Díaz-Canel solo precisó detalles sobre el déficit en las finanzas mas no mencionó nada acerca de los ingresos, razón por la que preguntas como las siguientes surgen y quedan a la espera de una respuesta convincente. ¿a dónde va a parar el presupuesto del Estado? ¿en qué se emplea el dinero de los impuestos? ¿dónde está el dinero que ingresan al país los turistas y profesionales en misiones internacionalistas? o también, si la economía del país es tan precaria ¿por qué en vez de dar más oportunidades al sector privado le imponen aún más restricciones?

Según datos ofrecidos por el diario estatal Granma el 11 de octubre pasado, “El Ministerio del Turismo emplea en inversiones alrededor de 1 035 millones en moneda total (dólares y pesos cubanos). Hasta el 16 de septiembre habían llegado a Cuba un total de 3 425 000 visitantes”; además, en informaciones ofrecidas por la cadena española Meliá Hotel Internacional a este diario, la firma de acuerdos con la isla conlleva, por parte de la propietaria, una inversión de 150 millones de dólares. Meliá cerrará este año en el país con 34 hoteles y 14 mil 661 habitaciones afirmó Granma. Aunque ninguna fuente oficial revela los ingresos que obtiene Cuba anualmente del turismo, estas cuantiosas cifras de inversiones dejan bien claro la solvencia del negocio y aunque este año las ganancias no hayan superado temporadas anteriores, de seguro el saldo adquirido por el Estado cubano no fue poco.

Por otra parte está la principal fuente de divisas del país: las “misiones” internacionalistas, que si bien recientemente el “Gobierno” cubano decidió retirar todos los galenos que se encontraban brindando sus servicios en Brasil como parte del programa Más Médicos, pese a que el presidente electo brasileño Jair Bolsonaro anunció que haría nuevas reformas en dicho programa en aras de mejorar las condiciones de trabajo y salario de los colaboradores cubanos en este país, aún le queda una larga lista de profesionales en alrededor de 64 naciones y por ende el estimado de 11, 543 millones de dólares que ganaba el Estado cubano como promedio anual con estas “misiones”, según información brindada por el Nuevo Herald, no sufrirá muchos cambios, de hecho hace algunos días la Organización Panamericana de la Salud, en sus siglas OPS, anunció que financiaría otra misión médica cubana en Barbados.

También queda en duda el rumbo que toma el dinero que resulta del pago de impuestos, porque, aunque la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) ofrece algunos porcentajes del supuesto uso que se le da, no ofrece un informe detallando el presupuesto como es lo correcto. A principios de 2018 comenzó la campaña tributaria y todavía se desconocen los resultados, pero tomando como ejemplo la anterior se sabe que: los ingresos brutos resultados de la campaña de declaración de ingresos personales en 2017 superaron la previa con más de 3000 millones de pesos, equivalentes a 120 millones en monedas convertibles, de acuerdo con las cifras aportadas por la ONAT.

Sin embargo, aun con la vital importancia del Trabajo por Cuenta Propia (TCP), sobre todo en las condiciones económicas actuales, el Gobierno nuevamente asfixia la iniciativa privada en Cuba con nuevas regulaciones anunciadas el pasado 10 de julio en la Gaceta Oficial número 35 extraordinaria y puestas en vigor a partir de este 7 de diciembre. Los cuentapropistas solo tendrán 90 días para reformar sus negocios y en este marco se suspenderá la emisión de nuevas licencias en 27 de las 201 categorías de autoempleo, las cuales también se consolidarán y solo serán 123. Por otra parte, ahora las licencias separadas para barberos, manicuristas, peluqueros, maquilladores, etc., se unirán en una licencia de servicios de belleza. Lo más significativo de estas disposiciones es que en nada beneficia al TCP, incluso cuando se pensaba que por lo menos se abordaría la existencia de un mercado mayorista en el que estos trabajadores pudieran obtener sus mercancías de forma legal.

Sin lugar a duda, la situación financiera en Cuba está cada vez más difícil. La crisis que azota Venezuela ha dejado desprovisto el país. A mediados de este año el diario Nuevo Herald señaló que: “el intercambio comercial entre ambos países cayó a $2,224 millones en 2016, que representa el mínimo histórico desde el inicio del chavismo y tras haber superado los $8,500 millones en 2012” y, si tomamos como referencia el terrible colapso económico o periodo especial que sufrió la isla luego de que en 1991 se disolviera la URSS, quien fuera en aquel entonces su principal proveedor, el contexto puede agravarse mucho más. Pero si como dijese el buen cubano se “cuadrara la caja” y se hicieran cuentas reales del dinero que recibe el “Gobierno” cubano cada año de diferentes sectores, los resultados ascenderían a unos cuantos millones, que, si bien no pueden sacar al país del atolladero, pudieran mejorar en algo las condiciones de un pueblo apenas sobrevive entre las justificaciones y la falta de transparencia del Estado.

Yadira Serrano

Joven activista de derechos humanos y miembro del Frente Juvenil de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu). En su organización se desempeña como tuitera y facilitadora de talleres.

Correo: yadiraserran@gmail.com

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.