Cuba te Cuenta

Productos accesibles, pero no asequibles

Desde que la Ministra de Comercio Interior de Cuba, Betsy Díaz Velázquez, anunciara el 14 de enero que, los clientes de tiendas y establecimientos de comercio, haciendo uso de sus derechos como consumidores están autorizados a tomar fotografías de los precios y artículos que sean de su interés, se ha abierto la vía para exponer libremente la realidad de precios de productos y su verdadero alcance por parte de la población cubana.

Y es que, como lo expone el Portal CIBERCUBA en publicación del jueves 17 de enero: “…los residentes de la isla continúan criticando los desmesurados precios de muchos de los productos que se venden en las tiendas estatales y la mala calidad de estos.” Lo cual está expresado acertadamente, si nos fijamos en los precios de muchos de los productos y artículos que se expenden en las tiendas estatales cubanas, muchos de ellos de primer orden, y los comparamos con el salario mínimo de los cubanos que ronda los 9,00 dólares estadounidenses (USD) según el diario “El Comercio” en publicación del 1 de enero de 2019.

Desde un litro de leche que cuesta 2,00 cuc (el cuc no es la moneda oficial de Cuba sino el peso cubano, una moneda para cambiar el dólar norteamericano a un aproximado de 1,14 dólares por cuc, y también por el peso cubano a razón de 25 pesos por cuc), hasta un muñeco de peluche que cuesta 29,00 cuc. Esto es algo que contrasta significativamente en la economía de la población cubana, cuando, según un informe de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información de Cuba (ONEI), del cual se hizo eco el Nuevo Herald en publicación del 24 de agosto de 2018, el salario medio en Cuba alcanza los 767 pesos al mes (unos 30 USD).

Los cubanos tienen que enfrentarse a precios elevados tales como 12,00 cuc por un paquete de uvas de menos de un kg, una bandeja de pulpo de un poco más de 3 kg a 197,00 cuc, o una caja de langostinos con un peso de 2 kg a 78,80 cuc. Pero la situación no se limita a estos productos que pueden catalogarse de eventuales en cuanto a su uso, sino que se generaliza a los artículos de primera necesidad como el aceite comestible, que un litro se acerca a los 2,00 cuc de precio, la carne de vaca que cuesta 10,40 cuc el kg, la harina, los derivados lácteos, los productos de higiene y aseo, etc.

Ahora bien, toda situación crítica tiende a afectar más a un sector poblacional que otro, en este caso el sector pobre de la población; pero resulta que el sector pobre de la sociedad cubana comprende el 90% de toda la ciudadanía, como lo refleja el diario “El Comercio” en el artículo: “Cuba cumple 60 años de la revolución comunista con una tasa de pobreza de 90%”.

Desde una ama de casa, hasta un jubilado, e incluso niños y adolescentes sufren la brecha entre poder adquisitivo y precios. El ama de casa que choca con el precio de la leche para sus hijos; el anciano jubilado que su pensión no le alcanza para pagar las cuentas de electricidad, gas, agua; el adolescente que se frustra porque sus padres no le pueden comprar un jean, o un par de zapatillas; o hasta el niño que sueña con un muñeco de peluche pero que tiene un precio demasiado elevado para sus parientes. Sí porque, hasta ahora he hecho referencia a los productos alimenticios, pero también es difícil adquirir prendas de vestir, calzado y juguetes inclusive con precios que pueden abarcar todo el salario promedio de un mes de un trabajador en una sola prenda, o duplicarlo y triplicarlo en muchos casos.

El Ministerio de Comercio Interior, no sólo autorizó la toma de fotografías en tiendas y establecimientos de comercio, sino que anunció la apertura de una página en Facebook donde los cubanos podrán compartir y publicar fotografías de productos de tiendas y comercios. Una nueva forma, según dijo la ministra, de denunciar conductas negativas o alteraciones en los precios de los productos. Como si la política de precios fuera establecida por los trabajadores de comercio y no por el Estado, que la implementa a través del Ministerio de Comercio Interior (MINCIN).

En fin, la página llamada “Protección al Consumidor MINCIN Cuba, tiene como objetivo reemplazar al tradicional “buzón de reclamaciones, quejas y sugerencias”, instrumento de protección al consumidor que muy poco ayudó a preservar los derechos de los clientes. Sin embargo, entre autorizo para fotografiar y página para publicar quejas, los cubanos seguimos padeciendo una política de precios de productos accesibles, pero no asequibles.

 

 

 

Maykel Frómeta

Comunicador Social. En el 2015 trabajó en una pequeña agencia de noticias. Colaborador de UNPACU.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.