Cuba te Cuenta

Se agrava la crisis alimentaria en Cuba

Desde los últimos meses del año 2018 a la actualidad, se ha ido agravando la escasez de alimentos en Cuba. El desabastecimiento afecta sobre todo productos de primera necesidad como pan, harina, huevos, aceite, carne y pescado. La ausencia de pescado resulta inexplicable puesto que estamos hablando de un país rodeado de mar.

Conforme transcurre el tiempo se va haciendo más frecuente las aglomeraciones de personas en los establecimientos estatales y privados que venden estos alimentos. Ante el aumento del descontento popular las autoridades gubernamentales han realizado un llamado a “resistir” y culpan, una vez más de la crisis nacional al embargo que Estados Unidos mantiene contra el régimen comunista cubano; lo cual contrasta inexplicablemente con el hecho de que los hoteles que gestionan los militares, y aumentan a diario en todo el país, se encuentran abarrotados de productos de facturación estadounidense.

Pese a que la propaganda oficialista es muy incisiva en esta justificación, los cubanos cada día están más seguros de que se trata de un chivo expiatorio y que las verdaderas causas de la crisis es la mala administración de nuestra economía por el Partido Comunista de Cuba (PCC) dependencia de nuestra economía del subsidio petrolero venezolano. Así como la falta de libertades y derechos que impide al sector privado contribuir con todo su potencial al desarrollo del país.

Foto 1: Feria de venta de alimentos realizada ocasionalmente por el Estado en la ciudad Santiago de Cuba en diciembre de 2018. En esta feria los precios se mantuvieron excesivamente elevados, el precio de una libra de carne de cerdo osciló entre 25 y 30 pesos para una población con un salario mínimo de 225 pesos mensuales. Si dividimos el precio de la carne de cerdo entre el salario, nos da que un cubano que destine todo su salario a comprar carne solo podría obtener para él y su familia de 7 a 9 libras para todo un mes.

Foto 2: Carnicería estatal ubicada en la avenida Garzón de Santiago de Cuba. Se encuentra enclavada en el mercado “El Marvi” que forma parte de una red de mercados conocidos como “Ideales”. Las personas hacen la fila de pie y bajo el sol en plena calle, esta vez para comprar alguna porción de mortadela de cerdo de muy mala calidad. Ante el desespero que genera la escasez, la fila se desorganiza y surgen discusiones. Esta situación se está repitiendo en todo el país. Según reflejó el periódico Granma en su edición del pasado 21 de enero, en La Habana se han reportado varios ciudadanos lesionados en disturbios que han tenido lugar en filas para comprar alimentos.

 

Foto 3: Las panaderías son otros de los lugares donde se genera mucha tensión entre los consumidores. El pan y otros productos como galletas y dulces que aquí se producen son de consumo básico y diario para las familias cubanas, de ahí el ambiente de desespero e incertidumbre que se vive frente a estos establecimientos por el temor de las personas de no alcanzar a comprar algún producto debido a la escasa oferta.

 

Foto 4: También los comercios que venden en moneda CUC con el objetivo de recaudar divisas para el Estado no escapan del desabastecimiento. Sin embargo, allí se hace menos evidente debido a que mantienen altos precios que dificulta el acceso de la población para adquirir artículos de primera necesidad. Además, en muchos casos estas tiendas no ofertan alimentos cárnicos ni aseo personal.

 

Arianna Ávila

Joven activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU). Ha participado en talleres sobre democracia, liderazgo, comunicación, redes sociales, etc. En el 2015 recibió en Trinidad y Tobago formación sobre cómo agendar una agencia de prensa.

Comentario

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.