Cuba te Cuenta

Cuando el arte se frustra por la manipulación de un régimen

Hablar de arte o manifestaciones artísticas para un cubano es tan común como hablar de las necesidades de la vivienda, del empleo, de salarios y de la comida. El cubano trae en su sangre la necesidad de la danza, la plástica, la música, la literatura, actuar, entre otras manifestaciones. Algunos valoran que es la identidad heredada desde los indios, los españoles y los negros que sumaron sus culturas y sus deidades para dejarnos esa magia. Otros ven esta motivación artística, como la vía de mostrar el sufrimiento de los cubanos por tantos siglos.

La realidad es que el arte es mayor para los jóvenes. Ellos persiguen el arte como su deseo por el sexo, la moda y la recreación. El detalle esta en que el régimen solo permite el arte revolucionario, mejor dicho, “El arte Comunista”. Es ahí donde los derechos van buscando otro rumbo y el artista se llena de frustración cuando quiere decir y no puede. Cuando quiere hacer y le amarran las manos. Cuando quiere gritar y le cortan la voz.

A lo largo de estos 60 años de régimen los medios oficialistas solo le han dado paso a los músicos que aportan a la manipulación ideológica. Mientras otros como Celia Cruz, Armando Manzanero, Willy Chirino e Isaac Delgado eran marcados en listas negras para no ser escuchados ni en los hogares de los habitantes de la isla.

Los artistas plásticos están limitados a mostrar una imagen que sea interpretada o confundida por los más revolucionarios. Una obra literaria o de teatro tiene que ser centralizada por un agente de la seguridad nacional que apruebe la publicidad o la puesta en escena. Un director de programas de radio o un locutor tiene que decir solo lo que le motiva al Estado y fuera de esto, la opinión en censurada, si sales de los limites.

Yuniel Cepena es un joven realizador de sonido y actor de un medio oficialista. Él comenta sus experiencias: “respecto a la música que se trasmite, solo es la permitida, nada de música que critique al sistema político cubano, y durante muchos años existía en las cabinas de transmisión un listado de autores e intérpretes prohibidos a radiar o promocionar. El 80% de las pautas y promociones son políticas de interés para el partido. Si sales de ahí eres expulsado de tu trabajo. Nada de críticas, el Gobierno es perfecto y lo perfecto no se critica”, así puntualizó.

Bien lo dice la recién aprobada Constitución de la República en su título III, artículo h): “se promueve la creación de la libertad artística en todas sus formas de expresión, conforme a los principios humanistas en que se sustenta la política cultural de Estado y los valores de la sociedad socialista”.

Mientras tanto, los que guardamos las lágrimas, por sentir el dolor de un régimen que no muere, pintaremos, escribiremos, grabaremos los cantos y bailaremos a escondidas para cuando el aire libre toque las puertas en Cuba para salir a las calles con todo el arte que refleja la verdadera sonrisa.

Juan Miguel Fernández

Coordinador del proyecto de comunicación independiente Palabras Abiertas y Cuba Comenta. Bloguero y periodista independiente. Auditor de profesión.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.