Cuba te Cuenta

¿Será tarea de los animales defender los derechos humanos en Cuba?

El pasado domingo 7 de abril de 2019, se realizó en Cuba la primera manifestación por el cese al maltrato animal y la aprobación de una ley que penalice tales actos. Dicho evento causó emociones diferentes, unas personas atañen esta permisividad a la presión ejercida por el voto No en las votaciones del pasado 24 de febrero, pero otras cuestionan el hecho de que el Gobierno reprime las manifestaciones por los derechos humanos.

La marcha inicio primeramente en la emblemática avenida 23, ubicada en el Vedado, La Habana, y culminó en el Cementerio de Colón, exactamente en la tumba de la norteamericana radicada en Cuba, Jeannette Ryder (1866-1931), símbolo del movimiento animalista en el país y por su trabajo a favor de esta lucha. Los activistas que salieron junto a sus mascotas, marcharon al menos dos kilómetros y medio, exhibiendo pullovers y pancartas donde se podía leer “No al Maltrato Animal”, “Cuba Contra el Maltrato animal”, “El Derecho Animal para Cuando”, entre otros. Además, se podían escuchar consignas como “Ley sí, maltrato no” y “Vivan los animales”.

Esta constituye la primera manifestación independiente que es permitida por las autoridades cubanas, convirtiéndose en un suceso inédito. En Cuba desde la llegada al poder de Fidel Castro y la instauración del comunismo, hace ya  60 años, todas las actividades de masa han estado dirigidas y organizadas por el Partido Comunista de Cuba, único legal en la nación. Críticos al régimen de La Habana se han mostrado escépticos ante la veracidad de la autonomía de este suceso, y otros se muestran indignados ante la actitud del Gobierno para permitir protestas contra el maltrato animal y reprime a los que de igual forma exigen respeto a los derechos humanos.

En Cuba cualquier iniciativa llevada a cabo por la Sociedad Civil Independiente es ferozmente reprimida por el régimen, con excesivos operativos policiales, allanamientos a viviendas, detenciones arbitrarias, encarcelamientos, golpizas y hasta destierro. Así lo evidencia, los recientes arrestos a artistas autónomos, como es el caso de Luis Manuel Otero Alcántara quien fue detenido tres veces en menos de una semana, solo por realizar un performance pocas horas antes de inaugurarse la XIII Bienal de La Habana. Otra muestra de represión, es la que sufren cada domingo las integrantes del movimiento opositor Damas de Blanco, por marchar por la libertad de los presos políticos. Al igual que las constantes detenciones y encarcelamientos que sufren los miembros de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), por su labor por el respeto a los derechos humanos en la isla.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) documentó en el pasado mes de marzo, un total de 185 arrestos arbitrarios, a cubanos cuando trataban de ejercer elementales derechos civiles y políticos, entre ellos la manifestación pacífica.  Lo que sin dudas significa que el Gobierno no tiene intención de abrir el panorama político ni reconocer la diversidad que existe. Permitir la marcha contra el maltrato animal no ha sido un paso negativo, lo extraordinario es que la disidencia cubana lleva décadas exigiendo la legalización de la manifestación pacífica y aun no hay la más mínima intención de permitirlo.

El líder de la UNPACU, José Daniel Ferrer García, expresó en un artículo referente al tema “Puede que pronto tengamos una ley que proteja a los animales, exceptuando a los animales racionales… En una nación donde reina la arbitrariedad y el absurdo, puede ser que tengamos que entrenar a nuestros perros, caballos, gatos, y demás animales, para que ya favorecidos por leyes que les protejan de abusos, luchen a favor de los derechos de los humanos.”

Lo ocurrido el pasado 7 de abril, al parecer muestra avances en derechos para los ciudadanos cubanos, pero lo cierto es, que estos solo se limitan a la defensa del derecho animal y no a los derechos humanos. Sin embargo, la permisividad sin precedentes del Gobierno, sin dudas se inclina a utilizar el hecho para vender una Cuba de cambios “tan profundos que atañen a los animales”, mientras por las calles circulan carros recogiendo perros y gatos vagabundos para luego echarlos de comida a los animales del zoológico. Porque donde no se respeta la dignidad del ciudadano menos se tienen en cuenta la integridad de los animales.  Por su parte, la actriz Judith González, famosa por su personaje “Magdalena la Pelúa” aclaró que esta marcha no tuvo apoyo gubernamental y pregunta: ¿“Qué lograron con esta marcha, han tenido alguna respuesta”? También cuestionó “¿Se ha publicado alguna vez al menos la Declaración de los Derechos de los Animales en los medios cubanos?” Por su parte, Katherine Mojena, miembro de la Dirección de la UNPACU dejando de lado el pesimismo, aunque de manera irónica y aclarando que es amante de los animales también dijo: “Si partimos del hecho que todos en Cuba somos tratados como animales, esta fue una gran oportunidad para hablar desde el silencio”.

Ernesto Oliva

Joven activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), tuitero y editor audiovisual. Reside en Santiago de Cuba.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.