Cuba te Cuenta

La Ley Helms Burton: Oficialismo vs Realidad

El pasado 17 de abril del año en curso marcó un antes y un después en la política de Estados Unidos hacia Cuba. El Gobierno de Donald Trump declaró públicamente que activará los títulos 3 y 4 de la Ley Helms Burton, donde por vez primera permitirá demandas contra empresas extranjeras que operan con propiedades en Cuba confiscadas a ciudadanos estadounidenses sin compensación de ningún tipo desde 1961 hasta 1968, por mandato de Fidel Castro. Esta activación entró en vigor el pasado 2 de mayo.

En un reporte de la cadena Telemundo y de los canales NTN 24 y América TV de acuerdo a lo expresado por el Gobierno de los Estados Unidos, dicen que La Unión Europea y Canadá, anuncian que no reconocerán las sentencias que puedan dictarse en Estados Unidos contra intereses propios en la isla. La administración de Trump también impuso restricciones a los viajes de ciudadanos norteamericanos a Cuba y a las remesas que envían los familiares de cubanos desde su país hacia la mayor de las Antillas.

El Gobierno Cubano en una hábil operación de manipulación mediática de las que hace gala de su uso por décadas, hace más de un mes viene publicando en la prensa plana y transmitiendo cada media hora en la televisión oficialista, un sinnúmero de artículos y spots en donde informan falsamente al pueblo que si se cumple la activación de estos títulos de la Ley en cuestión, los habitantes de Cuba perderán sus casas, sus centros laborales, sus hospitales, policlínicos, escuelas y otros centros de estudios públicos etc.; con la intención de confundir y generar una gran preocupación colectiva que permitirá la desviación de la atención a problemas acuciantes de la población cubana y que el Estado no ha sido capaz de resolver.

Los cubanos de a pie no comprenden a cabalidad lo que está sucediendo, al no saber que dicen los títulos 3 ni 4 de la Ley Helms Burton, ya que su única fuente de noticias son las que programan los medios de comunicación del Estado. Entonces es normal que muchas personas estén repitiendo lo que precisamente quiere la cúpula de gobernantes de la isla que repitan y no es otra cosa que una ensarta de malentendidos y mentiras. Con este comportamiento el pueblo de la isla se asemeja una gigantesca marioneta sin cerebro que hace lo que sus amos se proponen que haga.

La Ley Helms Burton fue firmada y aprobada en 1996 por el entonces presidente de los EUA William Clinton, quien incluso la iba a vetar, pero al ocurrir el lamentable hecho del derribo en aguas internacionales por parte del Gobierno de la isla de 2 avionetas de hermanos al rescate causando la muerte a personal norteamericano, deciden llevarla adelante.

Los títulos 3 y 4 de la Ley Helms Burton, si castigan financieramente al Gobierno cubano, sobre todo a través de las empresas que trafican en Cuba con propiedades que fueron usurpadas. Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es que en ninguna parte de esta Ley dice que se recuperaran estas propiedades por parte de sus dueños originales, sino dice que los ciudadanos de Estados Unidos que fueron afectados directamente por estas ilegales confiscaciones, deben recibir una retribución monetaria.

Otros aspectos no menos importantes son los que plantean que esta Ley en el titulo 3, que establece el mecanismo legal y las especificidades para que esas personas que fueron visiblemente perjudicadas, puedan efectuar demandas judiciales contra las compañías que por años trafican con estos bienes. También decir que el termino traficar tal y como lo expone la Ley, excluye completa y expresamente a los ciudadanos que viven en Cuba y dice que jamás podrán ser demandados por nadie, algo bien claro que se contrapone con la campaña difamatoria que están realizando los medios oficialistas de la isla.

La ley y en especial el titulo 4 contempla además que los edificios y establecimientos que están siendo usados para misiones diplomáticas y que no tienen uso comercial, sino uso público, no están sujetos a demandas. También hace énfasis en que ni las casas, ni las escuelas, ni hospitales, ni centros especiales de todo el país serán incluidos en las demandas, incluso cuando muchas de estas construcciones pertenecían a antiguos dueños que tuvieron que exiliarse a los Estados Unidos luego de que sin ninguna retribución se les robara su propiedad.

De acuerdo a lo enfatizado por José Antonio Évora y Álvaro Alba, periodistas y analistas de radio y televisión martí, de que las propiedades de más valor fueron expropiadas a personas que hoy están fuera de Cuba, pero la suma de las propiedades que fueron incautadas a las personas y familiares que residen dentro de la isla, es mayor de las que están en el exilio. Por lo tanto, no es descabellado pensar según estos reporteros, de que el Gobierno de la isla tenga temor precisamente de la reacción de estos que aún viven en su tierra y que tampoco fueron compensados.

Juan Camilo Seguí

Comunicador Social. Trabajó en el Departamento de Comunicación de la Diócesis Católica. Colaborador de UNPACU.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.