Cuba te Cuenta

A la espera de una ley de protección animal en Cuba

El pasado 7 de abril se desarrolló en La Habana una marcha de cientos de personas, quienes se dirigieron a la tumba de Jeannette Ryder. Esta mujer fue una filántropa norteamericana que vivió en Cuba y  fundó la organización humanitaria llamada Sociedad Protectora de Niños, Animales y Plantas. Lo más interesante de lo ocurrido no es solo el hecho del evento en sí, sino que esas personas que se dirigieron al lugar se aparecieron con pancartas, imágenes, frases referidas a que en Cuba no existe una ley de protección animal, lo que aprovecharon este momento para denunciar y exigirle al Gobierno cubano la necesidad de la existencia de esta ley.

En Cuba no existen leyes que exijan el cuidado y respeto a los animales. Tampoco se conocen las cifras por accidente o muerte de animales en las carreteras. El Estado cubano se vuelve indiferente, y simplemente no les interesa nada que tenga que ver con el bienestar social y mucho menos con los animales.

Es importante hacer referencia que esto no ocurre solo con los perros, sino con otros animales como los caballos. En Cuba existe un medio de transporte que se denomina coche, conducido por un cochero. Este último por ser propietario del caballo se cree con el derecho de maltratarlo cuando no desea caminar, en horarios donde el sol agobia al animal, que incluso es irresistible para nosotros los seres humanos, imagínese usted para ese animal que debe transportar, al menos, seis personas con distintos pesos. Además, algunos de ellos son sacrificados y su carne es vendida en el mercado negro.

Tampoco contra estos abusadores se hace nada. Nadie les exige que está en la obligación de cuidarlos y atenderlos. Y es que lamentablemente pensamos que los animales no tienen sentimientos, que por ser animales y no comunicarse no sienten dolor. Pero los animales se comunican y expresan sus sentimientos con su comportamiento. Porque cuando un caballo se resiste a caminar está diciendo que está cansado, con hambre, sed o está enfermo. De igual manera con los perros o cualquier otro animal.

Toda madre conoce a su hijo cuando es pequeño, que no puede emitir palabras claras, solo sonidos, balbuceo o llanto. Es por algunos de estas señales que sabemos si tienen sueño, hambre o dolor; lo mismo ocurre con los animales. Los dueños deben conocer las necesidades de sus mascotas, sus tiempos, gustos, disgustos, etc.

Es por ello que la marcha a favor de la protección de los animales es de interés de todos, en especial del Estado cubano, que se quiere hacer cargo de todo, responsable de todo, no quiere que nada sea privado, pero no es capaz de satisfacer las necesidades, de ser eficaz y eficiente. No tiene la capacidad de crear leyes eficientes que se cumplan en la práctica y que protejan realmente a todos los seres vivos. Y lo peor es que aquellos que queremos crear ONGs, fundaciones u proyectos que tengan estos objetivos son catalogados de contrarrevolucionarios por el mero hecho de ser independientes al Estado, o porque a ellos no se les ocurrió la idea primero, o porque en sus actividades, misión, o visión debe aparecer la palabra socialista, como si tuviéramos que agradecer a este régimen la existencia de los seres vivos.

Kirenia Flores Garcia

Directora Nacional del Frente Femenino de JACU (Juventud Activa Cuba Unida). Bloguera.

Psicóloga de profesión. Terapeuta de EMDR.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.