Cuba te Cuenta

El problema del transporte cubano y la penuria de un pueblo que se cansa

Cuesta trabajo pensar que un país como Cuba, que fue líder en América Latina en el siglo XVIII y XIX en muchos renglones e indicadores de desarrollo como el transporte, tenga hoy en día una situación tan precaria en ese sentido. El gobierno de Cuba nacido en 1959, lejos de generar acuerdos internacionales que impulsaran aún más este renglón de la economía nacional, no ha sido capaz de impulsar un programa serio que le facilite a sus pobladores un bienestar común y un servicio de calidad.

Se habla en los medios oficialistas de la isla que el gobierno encabeza un programa de mejoras en el ferrocarril, en la red de ómnibus nacionales, la aviación civil, los puertos, etc., con la entrada de nuevos equipos; pero si se observa la realidad en las estaciones de buses, terminales portuarias y aeropuertos, la realidad demuestra que no es tan así. Este fotoreportaje describe la situación de ineficiencia en la Empresa de Ómnibus Nacionales (EON), en la que se demuestra cómo la población cubana pasa un sinnúmero de dificultades para movilizarse dentro del propio país.

Específicamente se evidencia cómo es la situación real del transporte interprovincial un día común en la terminal de ómnibus Villanueva de última hora de La Habana.

Foto 1: Demuestra cómo los cubanos que desean viajar desde La Habana hacia las provincias orientales y centrales del país deben realizar largas esperas e incluso dormir dentro de las terminales, en condiciones poco favorables, para poder visitar sus familiares o retornar a sus hogares.

Foto 2: Ante la pésima situación que enfrentan los cubanos para transportarse, la corrupción aparece y se hace eco de la ineficiencia de un sistema de control de las ilegalidades.

Foto 3: Los cubanos pueden llegar a pasarse más de 24 horas en una terminal esperando transporte. En el rostro se evidencia el cansancio físico por las extensas horas de espera.

Foto 4: Demuestra que en los andenes no existen los ómnibus que necesitan los cubanos para transportarse. Además se evidencia la situación de falta de mantenimiento de los mismos; los andenes se encuentran llenos de hoyos (baches), y a los techos de la terminal le faltan tejas.

Ante situaciones como estas se impone la exigencia, la crítica y el trabajo verdaderamente constante. Cada cubano debería convertirse en velador exigente de sus dificultades y criticar abiertamente al sistema por tales realidades. Debemos aprovechar que muchos ya cuentan con posibilidad de acceso a las redes sociales y denunciar la dura realidad que nos consume, como si cada uno de nosotros fuese un periodista ciudadano.

Iván Torres

Licenciado en Psicología General. Egresado de la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba en 2014.
Joven miembro de la plataforma Juventud Activa Cuba Unida (Jacu), pertenece al equipo de formadores y en la organización es responsable de investigación. Bloguero de Aulas Abiertas.
Ha participado de los grupos de discusión (focus group) sobre temas juveniles en Cuba.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.