Cuba te Cuenta

La violencia contra la mujer en Cuba

La violencia contra la mujer constituye uno de los problemas sociales más graves y visibles en Cuba. En la sociedad cubana, el machismo, la violencia verbal y física y la violencia sexual contra la mujer, en particular ocasionada por su pareja, ex pareja o un desconocido, han alcanzado niveles escalofriantes.

En Cuba el estudio de la violencia se inicia desde diversas ciencias en la década de los ochenta del siglo XX, por el impacto que comienza a tener el problema para organizaciones como la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), instituciones académicas como el Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas, el Instituto de Medicina Legal; así como en académicos e investigadores cubanos.

Por la relevancia en el tema y en el ámbito académico y político se creó el Grupo Nacional para la Atención de la Violencia Familiar en los 90. Sin embargo, estas investigaciones se han realizado sin un diálogo efectivo entre las distintas disciplinas científicas según la revista Bohemia, medio oficialista del Gobierno, que reveló esta realidad en su edición de enero último.

Según estudios archivados rigurosamente por el Departamento de Estadísticas Nacional en la ciudad de Santiago de Cuba, en los casos ingresados entre 1990 y 2018, del total de feminicidios ocurridos en La Habana, el 45% murieron a manos de sus parejas y el 52% de estos fueron en el hogar de la víctima.

El énfasis de estos trabajos está en mostrar hoy en día las cifras de violencia contra la mujer según las diversas causas que se producen en Cuba. Esto último se ha visto obstaculizado por los desencuentros de estas instancias con el Gobierno que en su afán de no querer comprender a cabalidad la importancia de este fenómeno y manipular los hechos. Sumado a esto, desinterés por registrar estadísticas y realizar estudios.

Según la Facultad de Sociología de la Universidad de Oriente en Santiago de Cuba, en estos más de 35 años de trabajo se ha identificado todo tipo de violencia intrafamiliar contra las mujeres y las niñas, con predominio de la psicológica; y en menor medida, las violaciones no conyugales. También se constató un aumento significativo de la violencia contra las mujeres que coincide con la crisis económica cubana a partir de 1990 y que en mayor o menor medida se ha prolongado hasta hoy.

Según esta facultad, el departamento de investigación sobre violencia contra la mujer consiste en que el grado del delito de la violencia y feminicidios contra las mujeres en la pareja es significativo en Cuba partiendo de un estudio profundo realizado entre ellos y el Departamento de Planificación Física de esta misma ciudad desde 2015 a la fecha y en colaboración con la Policía Nacional. Estos comportamientos según estos profesionales del tema, son consecuencia de procesos complejos que van desde la herencia cultural, pasando por la extrema situación socioeconómica sostenida y que no ha hecho más que agudizar las problemáticas interpersonales, hasta la mala aplicación de normas jurídicas en el sistema penal cubano.

Algunos de los resultados más importantes según el Departamento de Estadísticas Nacional de Santiago de Cuba y su oficina de contabilización de homicidios arrojan que el 39,3% de todas las víctimas de delito en el país son mujeres. En el caso de homicidio existe una relación previa entre víctima y victimario del 44,4%; y en el feminicidio, del 70,5% de los casos. Se aprecian también diferencias notables en ambos roles: las mujeres son la cuarta parte de las víctimas y solo la novena de los agresores.

Según la subdirectora del departamento de Estadísticas Nacional en Santiago, la Licenciada Caridad Muñoz García, se han arrojado datos sobre homicidios hacia mujeres, el 50% de los casos son víctima de sus maridos y el 60% muere de algún tipo de vínculo con la relación de pareja: esposo, ex esposo, novio o ex novio, relación de amantes. Estos estudios según apunta esta especialista, exponen que, en los delitos de violencia criminal, las mujeres constituyen el 94,4%de las víctimas de violación y los hombres el 96% de los violadores.

De forma general, al profundizar en la comprensión de los resultados obtenidos, se encuentra que con respecto a la realidad de otros países se evidencia que el número de féminas marcadas y perpetradas es bastante parejo por proporción de habitantes. Por otra parte, lo que se publica según la Oficina de Contabilidad del Departamento de Estadísticas Nacional, describe un panorama que se ha desarrollado en general en las capitales provinciales donde se producen estos estudios y no constan muchos hechos en el interior del país donde datos extraoficiales presumen de contar 3 o 4 feminicidios al mes en zonas más aisladas.

La democratización de la sociedad, la sensibilización  y concientización serán unas de las vías para combatir estos abominables actos.

 

Juan Camilo Seguí

Comunicador Social. Trabajó en el Departamento de Comunicación de la Diócesis Católica. Colaborador de UNPACU.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.