Cuba te Cuenta

Los verdaderos culpables de la crisis económica de Cuba

El pasado día 11 de septiembre del presente año, el mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, junto a los Ministros de Economía, Transporte, y Energía y Minas comunicaron a la población a través del programa de radio y televisión Mesa Redonda, de la actual crisis energética que atraviesa el país y de las posibles afectaciones a distintos sectores de la economía. Al período lo llamo ‘’coyuntural, ’’ aunque se ha extendido más de lo anunciado.

Según Díaz-Canel la carencia del combustible se debe a las políticas ‘’genocidas’’ de la actual Administración de los Estados Unidos, que “chantajea a las empresas y cargueros que trasladan el diesel a nuestros puertos”. Pero, ¿qué tan acertadas son las palabras del mandatario? y ¿qué grado de culpabilidad tiene el sistema político y económico actual, del cual, él, se muestra como un ferviente continuista?.

Antes de 1959, Cuba era una República de orden económico capitalista y aunque en ocasiones hubo inestabilidad política y la existencia de dictaduras como la de Gerardo Machado (1925-1933), y  Fulgencio Batista (1952-1959) quien fue derrocado por la Revolución Cubana, en la Cuba Republicana los gobiernos fueron mayoritariamente democráticos.

Previo a 1959 la “Perla del Caribe”, había alcanzado grandes avances sociales para la época y una economía pujante:

  • En 1922, Cuba fue la segunda nación del mundo en inaugurar una emisora de radio, La PWX. Y  fue la segunda en emitir formalmente televisión en 1950. (Bajo el régimen actual, internet llegó a la isla 30 años después de su comercialización).
  • En 1954, Cuba poseía una vaca por cada habitante. Ocupaba el tercer puesto en Iberoamérica, luego de Argentina y Uruguay en el consumo de carne per cápita.
  • En 1956, la ONU reconoció a Cuba como el segundo país de Iberoamérica con los más bajos índices de analfabetismo, sólo el 23.6%.
  • En 1957, la ONU reconoció a Cuba como el mejor país de Iberoamérica en número de médicos per cápita, 1 por cada 957 habitantes. Además, con el mayor porcentaje de viviendas electrificadas, el 82.9%.

A pesar de su pequeño tamaño y que sólo tenía 6.5 millones de habitantes ocupaba en 1958 la posición 29 entre las mayores economías del mundo. En el año 2017 ocupó el puesto número 66. La caída del Producto Interno Bruto (PIB) ha sido exponencial, peso a que los medios de producción en el mundo cada vez son más avanzados.

Cuando en 1959 triunfa la Revolución Cubana y Fidel Castro toma el poder, esté transforma en 1961 a la Mayor de las Antillas, en un Estado oficialmente comunista al estilo soviético. Rápidamente inicia un proceso de confiscación y nacionalización de empresas extranjeras y nacionales del sector privado, y en muchos casos no hubo retribución alguna. Tales medidas tendrían devastadoras consecuencias años más tarde.

Durante el período de 1961 hasta el derrumbe del Bloque Comunista (URSS) en 1991, la nación caribeña vivió de los subsidios soviéticos, a cambio en gran medida a los favores políticos de Castro, como fueron las intervenciones militares y el apoyo logístico a guerrillas que promovían el marxismo. Se calcula que la ayuda rusa rondó los 1.800 billones de dólares, siendo cuatro veces mayor que la asistencia (Plan Marshall) de los Estados Unidos a la Europa postguerra.

Luego de la caída del Telón de Acero, la isla  tuvo una significativa reducción de sus pobres exportaciones y perdió los beneficios de la decadente economía soviética. La sociedad cubana experimentó la mayor crisis económica de su historia que hasta hoy día quedan vestigios. Ante la insostenible situación Fidel Castro realizó pálidas aperturas, como permitir nuevamente la inversión extranjera, ciertos negocios privados y la legal circulación del dólar.

Con la llegada al poder de Hugo Chávez en Venezuela, el régimen comunista de Cuba encontró en el petróleo venezolano lo que había perdido con la disolución del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME). Esto supuso una nueva era de parasitismo. El régimen cubano volvía a tener recursos, esta vez, a cambio del adiestramiento a los servicios de inteligencia chavista.

Con la sucesión antidemocrática del poder político de Fidel Castro a su hermano Raúl Castro y de esté a Miguel Díaz-Canel, la economía cubana, en casi su totalidad, continúa en las manos del Estado Socialista. El sector privado pese a estar reconocido en la recién Constitución aprobada el 24 de febrero de 2019, se le imponen amplias limitantes que desincentivan la creación de negocios y la inversión en ese sector. Un Estado que tenga como fin la igualdad económica entre sus ciudadanos está destinado a la miseria. Sin plenos derechos a la propiedad privada, ningún pueblo es capaz de generar bienestar material.

El país en gran medida sobrevive de las remesas de exiliados cubanos en el extranjero y del trabajo, mal pagado, de los profesionales, principalmente del sector de la salud, en misiones internacionales, y no de su capacidad para producir bienes y servicios.

La actual precariedad económica que vive el pueblo cubano se debe a las malas intensiones políticas del Gobierno cubano de crear un sistema donde unos pocos (la clase política que mantiene en el poder a la familia Castro) viven en la abundancia, mediante el sometimiento y la explotación al resto de la sociedad, demostrado por ellos mismos en publicaciones en redes sociales.

Expertos en el tema afirman que ninguna de las crisis que está atravesando el país sucederían si Fidel Castro hubiera instaurado un régimen democrático acompañado de una economía de mercado, en vez de una dictadura totalitaria que hasta el día de hoy viola todos los derechos y libertades recogidos en la Carta Universal de los Derechos Humanos, y que su supervivencia ha estado determinada por el parasitismo, primeramente de la URSS y después de Venezuela.

Ernesto Oliva

Joven activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), tuitero y editor audiovisual. Reside en Santiago de Cuba.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.