Cuba te Cuenta

Aves amigas

Los peores enemigos de la economía son los insectos. No todos los insectos. Algunos, como la abeja y las mariposas, son útiles. Pero hay tantos insectos que perjudican la producción.

¡Piensen en el daño que causan los insectos a los cultivos, la ganadería y la salud humana!

Con seguridad que no hay una planta que no sea atacada por algún tipo de insecto. Ustedes pueden ver fácilmente en sus huertos algunos de estos insectos. Algunas personas creen por su aspecto exterior que muchos de ellos son gusanos, pero en realidad son fases larvales de insectos. Ellos pasan  parte de su vida sin alas.

Pero les cuestan a ustedes mucho dinero. Los hombres de ciencia dicen que una décima parte de las cosechas de alimentos y fibras son destruidas por insectos.

¡Piense lo que esto significa para usted!

O, mirándolo desde otro punto de vista, camine por su finca. Cuente usted nueve tallos de maíz, el siguiente pertenece a los insectos.

De otra manera, piense en los días que trabaja, nueve de ellos labora para usted mismo y su familia, el décimo día lo hace para los insectos. Tres días de cada mes trabaja para alimentar a escarabajos, áfidos y gusanos.

¿Le parece a usted razonable? ¿Le gusta trabajar para los insectos? ¿No preferirá tener el dinero usted mismo y evitar el descuento que le están haciendo?

Recuerde usted: los insectos no atacan sólo al maíz. Acechan toda su siembra. Los tomates, frijoles, las cebollas, el arroz, la caña de azúcar, los frutales, aun las viandas que se dan debajo de la tierra como las papas, el boniato y la yuca.

¿Qué puede hacerse contra el daño de los insectos? ¿Cómo podemos reducir los días que trabajamos al mes para los insectos?

Hay muchas maneras. Unas son sencillas. Otras son en extremo complicadas. Muchas de ellas son tan caras que un campesino con un terrenito pequeño no puede darse el lujo de emplearlos. Por ejemplo, es posible rociar con productos químicos; sin embargo; la maquinaria para rociar puede costar varios cientos de pesos.

Sin embargo hay una cosa sencilla que usted puede hacer, nada cuesta y que le ayudará a pelear contra los insectos. Es una de las cosas más importantes que se pueden hacer para aumentar la riqueza de Cuba.

Ello es ¡proteger las aves!

Es así de sencillo. La mayoría de las aves, especialmente los pájaros pequeños, comen insectos. Desde que sale el sol hasta que se pone, y también durante la noche, los pájaros se alimentan de insectos.

Cada ave silvestre enjaulada le cuesta dinero al campesino.

Suponga usted que tuviera un amigo o un pariente que viviera o trabajara para usted desde muy temprano en la mañana hasta el oscurecer; que no le cobrara nada o, cuando más, sólo un poco que comer. ¿No creería usted ser muy afortunado? ¿Y no haría usted todo lo que fuera posible para hacer que la ayuda continuara?

Pues bien, eso es lo que hacen los pájaros. Trabajan para usted. Comen insectos ­- millones y millones – que atacan sus alimentos y los árboles.

La próxima vez que vea usted a alguien con un ave muerta, ábrale el estómago al animal y vea lo que ha estado comiendo. Aun pájaros que como el zorzal  causan a veces mucho daño,  comen tantos insectos nocivos y semillas de yerbas silvestres que es mayor el bien que hacen que el daño. En un estudio hecho hace tiempo en los Estados Unidos, se calculó que una especie de gorrión en un solo estado – el de Iowa- devoraba 875 toneladas de semillas de yerbas indeseables en un solo invierno. Ese limpió de 875 toneladas de semillas de yerbas indeseables las tierras de los campesinos. Todavía no se han hecho en Cuba estudios semejantes, pero hay aquí muchas aves que tienen la misma manera de alimentarse.

¿Cuántos pájaros enjaulados hay en la isla? Si estuviesen libres y protegidos por los hombres ¿cuántas crías tendrían en cinco años? Si cada uno de estos pájaros comiera cien mil insectos al año – lo que es un cálculo conservador -¡de cuánto más valor serían para el campesino que no vendidos como pájaros de jaula! Especialmente cuando pensamos en todas las larvas que han nacido de esos insectos indeseables que las aves del bosque se hubieran comido si hubiesen estado en libertad.

¡Proteja las aves silvestres; ellas le ayudan a usted a protegerse! En algunas partes del mundo se arresta a cualquiera que mate un ave canora y se le multa con dos mil quinientos pesos. Cuba, al matar y enjaular sus aves canoras, está perdiendo millones de pesos al año, mucho dinero en daños crecientes de insectos.

Las aves son nuestras amigas, si las perseguimos nos hacemos una mala faena, en Cuba es una práctica cotidiana el darles muerte. ¡Hasta cuándo estaremos cometiendo este error! ¿Por qué tanta ignorancia de nuestras autoridades?

Eduard Velázquez

Licenciado en Geografía, activista ecologista de la sociedad civil cubana y vicecordinador del movimiento Ecososcial Protegiendo la Naturaleza y el Entorno (ProNaten).

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.