Cuba te Cuenta

Hambre y otros demonios

Cuando hablamos de hambre en Cuba, muchos pensarán que es mentira lo que escribimos, que estamos exagerando, que son falsas calumnias. A lo mejor muchos han tenido la fortuna de visitar la isla, pero de turismo, a los lugares más bonitos, donde las necesidades y precariedades no pueden verse. Pero acaso pasar hambre ¿solo se refiere a la ausencia total de alimentos? Para los cubanos de a pie no es así. Cada uno tiene su propio concepto de acuerdo a la cruda realidad en la que vive. 

En mi isla bella, hambre también pasamos aquellos que solo podemos comer un alimento al día, o los que comemos solo pan y refresco, refresco y pan (si eres afortunado de tener ambos productos en casa). Muchas familias solo viven de la cuota mensual que se reparte en la libreta de abastecimiento, que apenas alcanza para fin de mes, pues es eso lo que pueden comprar con el salario que ganan honradamente. 

Qué ocurre con esas madres que deben mantener a más de un hijo por sí solas, pues el padre no se preocupa y las autoridades no hacen nada al respecto, considerando ellos que ese no es su problema. O con esas personas que viven solas y que ningún familiar los atiende, y que además no trabajan porque están enfermos, por su edad o por ambas cosas. ¿Creen que ellos no morirán de hambre?  

Si existe alguna virtud (si es así que le podemos llamar) que debemos reconocerle al cubano, es su capacidad de lucha, inventiva y sobre todo de solidaridad. Por muy difícil que parezca la situación, siempre hay una mano solidaria o el sacrificio de madres y padres que hasta caen en ilegalidades por ponerle un plato de comida a sus hijos a la mesa, o tengan el desayuno listo al otro día antes de ir a la escuela. 

Historias muchísimas, y fácilmente lo reflejan el sinnúmero de películas cubanas que no salen en la televisión nacional, pero sí en el paquete y que claramente reflejan la situación de no pocas familias en la isla.

El cubano toda su vida se la ha pasado bajo el manto del sacrificio y el dolor. No ha experimentado nunca lo que es la libertad verdadera, pues todos quieren colonizarnos y callarnos la boca. Aunque esta vez llegaron los peores colonizadores, los Castros, quienes utilizaron un arma más poderosa que cualquier otra, la manipulación de la conciencia, y trabajaron en ello por años hasta que alcanzaron el poder. 

Ahora nos persiguen nuestros demonios, nuestras malas decisiones, al confiar en aquellos que se hicieron llamar emancipadores y les pusimos en bandeja de plata lo más sagrado que tiene un ser humano luego de la vida: su libertad.  

Kirenia Flores Garcia

Directora Nacional del Frente Femenino de JACU (Juventud Activa Cuba Unida). Bloguera.

Psicóloga de profesión. Terapeuta de EMDR.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.