Cuba te Cuenta

Los cubanos en tiempos de Covid-19

La situación epidemiológica actual lo que requiere es que salgamos lo menos posible de casa y tomemos las medidas de higiene pertinentes. En Cuba, el cubano de a pie, se ve obligado por la escasez de productos de aseo y alimentos, a salir y hacer colas todos los días. 

El Gobierno no se cansa de realizar cada vez más prohibiciones durante el contexto del COVID-19. Por ejemplo, como estricta medida se ha prohibido la venta de gasolina a los particulares. Este producto en Cuba no solo es necesario para la transportación, sino se utiliza como diluyente de pintura. En momentos como estos, que se pide aislamiento social, no solo tratamos de emplear el tiempo leyendo un buen libro, o viendo una película, chateando con amigos, o realizando teletrabajo, sino que nos esforzamos por embellecer la casa. 

Si deseamos comprar un litro de este producto (gasolina), debemos adquirirlo por fuera, a los choferes de carros estatales, cuyo litro tiene un valor de 30 cup (1.20 dólares) a precio de Estado. Esto sin mencionar la ausencia de pintura, pues eso también nos vemos obligados a comprarlo en el mercado negro. 

Otra de las medidas implantadas, al menos en la provincia de Granma, municipio de Bayamo (ubicado en la zona Oriental del país), es la aplicación de multas a las personas que no lleven puestas el nasobuco (mascarilla) en la calle. Y aunque la medida para algunos pueda parecer bien, el costo de dicha multa es de 300 cup (12 dólares), precio muy elevado para la economía del cubano de a pie. 

Estas medidas solo hacen nuestra realidad más cruda, nuestro día a día. Y es que ni habiendo los productos, ni teniendo el dinero, puedes acceder a ellos. El Gobierno se las ingenia para que al final todos, por una vía o por otra acudamos al mercado negro.

Existe una escasez de productos de aseo personal. Aunque se ha tomado la medida de distribuirlos por las libretas de abastecimiento, en dependencia de la cantidad de personas que convivan en la vivienda, el costo de estos productos es a precio de las tiendas caribes (en cuc), que para el cubano que vive únicamente de su salario, aún sigue siendo difícil de pagar, pues no todos se han beneficiado del aumento salarial. Aumento que sigue siendo insuficiente.

No solo no se pueden acceder a los productos que desees, existiendo el mismo y pagando por el mismo; sino que tampoco se puede comprar la cantidad que necesite la persona. 

Todo en Cuba es difícil. No hay medida que se implante que favorezca realmente al pueblo. En vez de hacer la vida más llevadera ante la pandemia, todo se hace más complicado. 

No es menos cierto que los cubanos aún no tenemos percepción real de la pandemia a la que se enfrenta el mundo entero, porque aún se cometen muchas indisciplinas sociales, pero nuestra realidad nos obliga; o mejor dicho el Gobierno tirano que tenemos contribuye a ello. 

Cuando analizamos detenidamente nuestra realidad, vemos que por necesidad debemos acudir a la doble moral. Tema para llevar a cabo otro artículo. Los cubanos debemos decir una cosa, pero hacer otra, aunque vaya en contra de nuestra moral y principios. 

Cuantos cubanos habemos que estamos en contra de los delitos e ilegalidades y mucho menos cometerlos por algo tan simple como el mantenimiento de nuestros hogares. Pero realmente el Gobierno no nos deja otra salida

Kirenia Flores Garcia

Licenciada en Psicología Clínica por la Universidad de Ciencias Médicas
de Granma; directora de planificación y organización de la Plataforma
Social Juventud Activa Cuba Unida (Jacu); editora del portal Cuba te
cuenta y becaria de Aulas Abiertas, proyecto impulsado por el Instituto
Político para la Libertad, que facilita el diálogo, la participación y la
capacitación de jóvenes y activistas de la sociedad civil cubana.
Ha participado en distintos eventos y foros internacionales de
juventudes.

En el 2019, participó del Foro de Juventudes de América
Latina y el Caribe 2030, que organizó CEPAL en Santiago de Chile.

En el 2018, fue acreditada por la Organización de Estados Americanos
(OEA) para participar en Perú de las actividades oficiales de la sociedad
civil previas a la VIII Cumbre de las Américas. Además, fue reconocida
como Lideresa Latinoamericana por la Red de Mujeres Iberoamericanas
(RMI) por su compromiso, esfuerzo y trabajo a favor de la democracia en
el continente.

En el 2017, participó como panelista del Foro de Liderazgo Juvenil de
América Latina y el Caribe, que organizó el Young Americas Business
Trust (YABT) en Washington, D.C.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.