Cuba te Cuenta

La pandemia del Covid-19 y la complicidad del Gobierno cubano

China fue el primer país donde esta pandemia comenzó a tomar poder y expandirse sobre la especie humana, socavándola ferozmente y diezmándola de modo alarmante. Varias vacunas han sido empleadas por diversos países y ofrecidas para combatir este terrible virus que hoy amenaza la humanidad, pero ninguna ha sido 100% efectiva. Cuba fue uno de esos países que vendió medicamentos a otras naciones, cuyos fármacos están desaparecidos de la red de farmacias en el país.

Seguido de China fueron contagiados varios países, entre ellos está Italia, España y Estados Unidos con los mayores números de infectados y fallecidos después del gigante asiático (del cual se supone haya falseado la cifra exacta de los fallecidos). Inmediatamente de hacerse pública la noticia del coronavirus en China, la mayoría de los países cerró sus vuelos e intercambios turísticos con ese país, mientras que el Gobierno cubano afirmó que mantendría en normal efecto todas sus relaciones con China y los demás países. Otras naciones del continente europeo fueron infestadas, como las antes dicha “Italia y España”, países de los cuales permanecían ingresando turistas en Cuba, por los que afloró el Covid-19 dentro de nuestro país confirmándose los primeros infectados con el coronavirus.

Pero, ¿será que, debido al flujo permanente de chinos y europeos a Cuba, es el número en aumento de infectados dentro de la isla, y el Gobierno lo ha estado disimulando para no verse culpable al no prohibir a tiempo los vuelos con China y Europa? ¡Por supuesto! 

¿Qué postura ha adoptado el gobierno cubano ante este alarmante y peligroso virus declarado por la OMS como una pandemia de amenaza mortífera mundial? 

Mientras otros países cancelaron de inmediato sus vuelos con esas naciones altamente transmisoras del coronavirus o Covid-19, Cuba continuaba dándoles la bienvenida a los turistas de esos países; por ende la existencia de la pandemia dentro de la isla. Dado el alto peligro que esto representa para la vida, todavía el Gobierno cubano no ha tenido la prudencia de declarar a Cuba en Estado de emergencia; tuvo demoras imprudentes al cancelar los vuelos con los países que presentan niveles de contagios con el citado virus, y así cerrar fronteras.

El día 11 de marzo, el Gobierno cubano daba a conocer oficialmente los 3 primeros casos, justo cuando afirmó que no era necesario tomar suficientes medidas como la de cierre de frontera, entre otras, acción que le fue muy criticada al régimen. Por sus varias imprudencias y en su afán de populismo mediático, 30 días después, el 11 de abril se contabilizaban ya 669 casos confirmados con la Covid-19; 10 días después, ya el día 21 de abril, y a solo 40 días de los primeros 3 casos, se registraba en Cuba la suma de 1189 infectados, (casi el doble de la cantidad de infectados existentes 10 días atrás), cuyas cifras van en aumento alarmante cada día; 3425 ingresados con sospecha y 40 fallecidos; 3425 ingresados en hospitales para vigilancia clínico epidemiológica, (1146 más que los 2279 del día anterior); otras 7337 personas se vigilan en sus hogares desde la Atención Primaria de Salud (entre los que se encuentran los “341 recuperados”).

Fue vergonzoso que el Gobierno de Italia, como otros, hayan sido quienes cancelaran los vuelos a Cuba, demostrando de cierto modo más interés en prevenir la prolongación del Covid-19 así como de salvaguardar la vida de los cubanos, que el propio Gobierno cubano, “prudencia tomada por esos gobiernos, no por Cuba”. Aun así, el régimen en la Isla insistía que no era necesario cerrar fronteras, lo cual ha despuntado en los más de 457 casos positivos, cifra que cada día va en aumento. Estos hechos de por sí, demuestran cuanto más le interesa al régimen de Cuba el lucro, aunque este ponga en riesgo la vida de los cubanos. Es el modus operandi obvio y típico de un gobierno terrorista, asesino, criminal, genocida y déspota, que le interesa mucho más el capital monetario de los extranjeros que visiten Cuba y sus instalaciones turísticas, que la vida y la salud de su propio pueblo. Por ende, nuestro pueblo hoy sufre la desgracia de vivir el pánico y estar a expensas de contraer ese terrible virus que ha menguado considerablemente la humanidad y, de hasta causar la pérdida de familiares queridos o de nosotros mismos en el peor de los casos.

El régimen cubano, contraproducente a un interés lógico por cuidar y proteger al pueblo, afirmó que no pensaba cerrar fronteras ni limitar la entrada de turistas al país; lo cual devela la verdadera naturaleza genocida y despiadada que los caracteriza, mientras el sufrido pueblo cubano se bandea diariamente entre la incertidumbre, el estrés, el desespero y la preocupación por la penetración del Covid-19 a la isla, cuando permanecen en escasez numerosos productos de aseo y de limpieza, alimentos y medicamentos en las farmacias. Tuvo que ocurrir una lluvia de críticas a la postura indolente del régimen ante este hecho, para que al fin adoptaran la necesaria decisión de cerrar fronteras y limitar vuelos; todo para cuando ya teníamos en Cuba el Covid-19.

En los medios de difusión masiva, el régimen cubano presenta cierta postura de preocupación, no coherente con los hechos antes mencionados, que en efecto se ven a diario dentro de la isla, como su culpabilidad por la propagación del virus y el desabastecimiento en las tiendas, tanto de alimentos y de aseo, como de medios de protección contra el contagio. La manipulación mediática continúa siendo el plato fuerte de la dictadura cubana, que, por el afán y el lucro de apoderarse de más capital monetario internacional, ha puesto en alto riesgo la vida y la salud de la población cubana sin medir las consecuencias, quedando así como el principal culpable y cómplice de esta lamentable y letal tragedia, y teniendo presente que se desconoce cuánto estrago puede causar a nuestro pueblo.

Jesús Silva

Reside en Pinar del Río. Periodista independiente y delegado del partido Cuba Independiente y Democrática (CID).

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.