Cuba te Cuenta

La vacuna cubana para la COVID-19

La dinámica mundial cambió hace poco más de seis meses, cuando se dio a conocer la noticia de la aparición del SARS-CoV-2, causante de la COVID-19. Por esos primeros días se pensaba que era algo controlable en China. La realidad fue demostrando lo contrario con el paso de los días. Cuando despedíamos el año 2019, las personas de mayor edad comentaban, “los años bisiestos son peligrosos”; los jóvenes apegados más a la ciencia y las tecnologías no le prestamos atención a esos comentarios. Como para enseñarnos comenzamos el 2020 con la declaración de la OMS sobre la pandemia generada por dicha enfermedad.

La propagación de la enfermedad fue más rápida de lo que muchos previeron. Cuba no estuvo exenta a ser contagiada. Los primeros casos tuvieron lugar en la villa de Trinidad, provincia de Sancti Spíritus el día 12 de marzo con tres viajeros procedentes de Italia. El pueblo al conocer la noticia se alarmó, pero el Gobierno lo dio todo por tranquilo. El flujo de turistas se mantuvo normal y los casos fueron en aumento, el pueblo pidió cerrar las fronteras, pero las dictaduras son sordas y ciegas.

Cuando los grandes pensadores decidieron mandar a cerrar las escuelas, centros recreativos y otras actividades, incluido el turismo. Se estableció una especie de toque de queda, sin llegar a decirlo, pero no se podía salir solo a cuestiones esenciales.  Nuestro pueblo, que tanto ha sufrido después de 1959, comenzó a avituallarse para esperar un nuevo periodo especial”. Esto trajo consigo la aparición de enormes colas en los escasos establecimientos que quedaron abiertos, para vender alimentos, artículos de primera necesidad, medicamentos y otros servicios muy básicos.

En la medida que los días fueron pasando, los casos fueron en aumento, pasando de ser contactos de extranjeros hasta llegar a los autóctonos, algunos asintomáticos. Nada de esto impidió que el pueblo se viera obligado a buscar insumos, aunque para ello fuera necesario hacer largas colas. Al principio existía algo de organización entre las personas, por el temor al contagio. La gran mayoría de los cubanos y cubanas tienen algo de médicos y muchos escuchando al Dr. Duran llegaron a la conclusión de que nadie se contagiaba en las colas. Entonces fue cuando la vorágine de personas tomo las calles, no para protestar por el déficit de productos o por los pésimos servicios médicos; todo lo contrario, el fin era hacer colas para comprar hasta lo que nunca habían comprado. En estas aglomeraciones podemos ver bien representada casi toda la pirámide sexo-etaria cubana; personas tosiendo, respirándose una encima de otras e incluso compartiendo agua para poder resistir la larga espera. 

Volviendo al panorama mundial, vimos como muchos países continúan aumentando su número de contagiados y fallecidos. Estos y otros países tomaron medidas para hacer llegar insumos necesarios a los necesitados de forma gratuita. También establecieron toques de queda y otras restricciones, por lo que no es frecuente ver aglomeraciones en las afueras de los establecimientos abiertos. Las principales potencias científicas están enfrascadas en la búsqueda de una vacuna que permita frenar la COVID-19, pero nadie ha mirado la experiencia cubana y no me refiero al Interferón Alfa IIB recombinante. Usted dirá, y entonces a que se refiere con la vacuna cubana, si el Gobierno no lo ha hecho público. Muy sencillo, la vacuna está en la diferencia que tenemos en Cuba con el resto del mundo para adquirir insumos. La solución cubana a la pandemia y que ha funcionado como vacuna son las colas que hace el ciudadano común para poder adquirir un determinado, normado y escaso producto, el cual, en muchos casos, luego de horas al sol o bajo la lluvia, no alcanza a llevar a su vivienda.

Eduard Velázquez

Licenciado en Geografía, activista ecologista de la sociedad civil cubana y vicecordinador del movimiento Ecososcial Protegiendo la Naturaleza y el Entorno (ProNaten).

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.