Cuba te Cuenta

¡Dejemos de vivir cada día en jaque!

Foto: #MicartelparaelcambioenCuba (Tomada del Facebook de Claudia Gnelui)

Antes de llegar enero de 1959 muchos cubanos creían que luchaban por alcanzar sus sueños, pues años antes se había orquestado el inicio del gran engaño, que se materializaría poco después. Aquellos rebeldes se aprovecharon de la mayor parte de la población cubana para presentarles un proyecto social en el que supuestamente todos iban a ser “iguales” y gozar de los mismos derechos.

Desde sus inicios la dictadura de los Castros lo planeó todo. En un primer momento mostrarían una idea y luego cambiarían el rumbo hacia donde realmente ellos querían. Lo primero, la campaña de alfabetización, luego las leyes de reforma agraria y urbana, así como disimiles nacionalizaciones de empresas extranjeras radicadas en la isla.

Para aquel pueblo engañado todo aquello que ocurría era muy bueno, además Fidel Castro se encargaba de satanizar a los Estados Unidos. Pero hasta el momento no se decía que sistema político, social y económico imperaba en la isla. No fue hasta 1961 cuando se realiza la Segunda declaración de la Habana, cuando fue declarado por los Castros y su camarilla, el Carácter Socialista de la Revolución Cubana.

Este pequeño bosquejo nos da pie a poder analizar la Cuba socio-comunista después de los años 90, cuando se produce el Derrumbe del Campo Socialista en los países de Europa del Este hasta la actualidad.

En estos años de crisis la economía cubana perdió su suministro constante de productos, lo que llevo al pueblo a sufrir carencias de toda índole. Comenzaron los apagones de más de ocho horas, los productos alimenticios eran racionalizados al máximo, al igual que los de aseo, el transporte se paralizó, en resumen, los cubanos comenzaron a vivir cada día en jaque. Aun así, el régimen no podía perder el poder sobre los oprimidos y echó mano a todo cuanto pudo para no perder sus acomodados puestos y vidas lujosas.

Con el pasar de los años el gobierno, a base de propuestas burlescas sobre la sociedad civil, fue eliminando algunas restricciones, con el único propósito de mejorar su imagen ante la opinión pública internacional. Porque con el salario medio de un trabajador del Estado no alcanzaba para llegar a comprar lo mas imprescindible, así que pensar ir a un hotel, poder viajar al exterior eran sueños que nunca se cumplirían para esos entonces.

Como presagio de la sabiduría de los abuelos, cuando dicen que los años bisiestos son malos, llegó un ser microscópico, la Covid-19, para invitarnos a la reflexión sobre nuestra manera de vivir, nuestra forma de pensar y en múltiples cuestiones más.

La realidad de la sociedad civil cubana de forma general vuelve a parecerse a la que vivió casi tres décadas atrás, solo que hoy no somos aquellos campesinos, obreros y jóvenes que estaban engañados. Las interminables colas, la ausencia de productos de primera necesidad, la racionalización de los productos impensables en una sociedad normal, la violación a los derechos más esenciales, es lo cotidiano en la vida de los cubanos.

Hoy el régimen ha vuelto a aferrarse a cualquier tronco que pase cerca y me refiero a que hoy acepta los dólares del país que ellos llaman el más terrorista del mundo. Por todo esto propongámonos el cambio, ya. ¡Dejemos de vivir cada día en jaque!

Eduard Velázquez

Licenciado en Geografía, activista ecologista de la sociedad civil cubana y vicecordinador del movimiento Ecososcial Protegiendo la Naturaleza y el Entorno (ProNaten).

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.