Cuba te Cuenta

Violencia vicaria: la aniquilación del alma y la vida en dos palabras

La mujer, históricamente, ha sido víctima de violencia en todas sus manifestaciones. Entre todas existe una que en mi opinión es de las más dolorosas denominada violencia vicaria

Imagen (redamu.wordpress.com)

La mujer, históricamente, ha sido víctima de violencia en todas sus manifestaciones. Entre todas existe una que en mi opinión es de las más dolorosas denominada violencia vicaria. Aunque se han realizado investigaciones al respecto donde explican las características, manifestaciones y causas, los resultados prácticos siguen siendo escasos.

La violencia vicaria es un tipo de violencia intrafamiliar donde a menudo los niños y las niñas son los más perjudicados, pues son dañados física o psicológicamente por los padres, quienes utilizan a los menores como instrumento para dañar, chantajear y manipular a las madres y que sean sumisas. También constituye una manera de demostrar su fortaleza o poder sobre lo que mal llaman “el sexo débil”(las féminas), y así demostrar que los hombres constituyen el sexo dominante.

Este tipo de conducta violenta en el agresor se debe en su mayoría desde el punto de vista psicológico a traumas adquiridos en la infancia donde en esa etapa fueron abusados y violentados, causando en ellos sentimientos de inferioridad dolor ,impotencia y resentimiento que se refleja agresivamente en su adultez mediante la violencia hacia los  “más débiles”.

Esto solo nos ayuda a entender la problemática pero no debe ser motivo para tomarles lástima porque luego se convierten en agresores por voluntad propia. Todos tenemos la capacidad de decidir el camino que queremos tomar y ellos mayormente eligen el de la violencia. Entonces, no hay motivos para justificar ni seguir permitiendo comportamientos salvajes e inhumanos como estos.

Ejemplos de conductas violentas encontramos muchas, algunas de ellas son: la desfiguración del rostro de las víctimas, romper objetos preciados o amenazar con hacer daño a otros seres queridos, en fin, siempre buscando dañar cosas por lo que la mujer sienta cariño o apego.

En Cuba, no existe data confiable al respecto, como ocurre con la mayoría de las problemáticas que al régimen no les conviene registrar o difundir, porque así se demostraría la ausencia o ineficacia de políticas públicas y leyes que protejan a la mujer y a sus seres queridos. También porque incidiría negativamente en las estadísticas de salud de la isla, y en su imagen mundial de ser una potencia médica.

En medios digitales principalmente, podemos encontrar muchos ejemplos de casos de niños y niñas asesinados, muchos en el período de custodia compartida tras el divorcio de sus padres, y otros dentro del mismo seno familiar.

Los traumas en las víctimas tanto en los niños como en la propia mujer son muy fuertes. Los menores  tendrán secuelas físicas y psicológicas muy difíciles de superar, mientras que la mujer quedará con traumas y sentido de culpabilidad por no haber podido defender a sus seres queridos.

Es el miedo el principal instrumento utilizado por el agresor para seguir manipulando y torturando psicológicamente a la víctima. Porque es el miedo, quien a pesar del dolor y el sufrimiento que se trata de ocultar por parte de las agredidas, estas no se divorcian y no denuncian a los que aniquilan su cuerpo y alma.

Por lo antes expuesto hago un llamado a la reflexión, pues es de vital importancia unirnos en la lucha por esta causa. La exigencia al gobierno cubano por una Ley Integral que proteja a las mujeres víctimas de cualquier tipo de violencia es necesario. No importan donde te encuentres, ni de que país seas. La lucha debe ser una sola. De este tipo de violencia es muy difícil la salida. La madre lo aguanta todo por proteger lo que más aman en la vida: sus hijos.

Seas hombre o mujer si eres testigo de una agresión a una mujer, a sus hijos o cualquier otro ser querido de la víctima y no lo denuncias, te conviertes en cómplice del maltratador. Pongamos nuestro granito de arena uniéndonos en este grito: Mujer, no calles, se valiente, atrévete y denuncia a tu agresor, ¡No estás sola!, muchas te apoyamos y luchamos por un alto a la violencia.

Julia Berlanga

Trabajadora por cuenta propia. Activista del Frente Femenino para la sociedad civil de JACU. Trabaja principalmente con jóvenes de su comunidad fomentando los valores democráticos e inspirándolos a promover el cambio.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.