Cuba te Cuenta

La contradicción de una dictadura sobre un pueblo marginado y pobre

El pueblo de Cuba está padeciendo la desfachatez de un gobierno totalitario y abusador, que lo ha sumergido en la pobreza y la miseria.

El pueblo de Cuba está padeciendo la desfachatez de un gobierno totalitario y abusador, que lo ha sumergido en la pobreza y la miseria. Es sumamente indignante, que ante la situación que padece la población cubana, el régimen le haya pedido hace varios meses que hagan “donaciones en dinero efectivo”. Mientras las personas se bandean entre la escasez de todo y la falta de dinero, cuando es el pueblo el que necesita que se le paguen lo suficiente para solventar los gastos de vida diaria.

Las sugerencias a consumir verduras y vegetales, frutas y viandas, entre otras, son otras de las desfachateces de la dictadura, cuando la realidad es otra muy diferente. En momentos donde los mercados agropecuarios permanecen prácticamente vacíos, y en los hogares no hay ni uno solo de esos alimentos. Los precios se han disparado a niveles desproporcionales, tanto en establecimientos estatales como en particulares.

Han sugerido a la población que consuma yogurt de soya, que producen las fábricas lácteas, cuyo producto es uno de los más utilizados por una parte reducida de la población, como uno de los alimentos fundamentales al no haber otro. Agregando a esto, es importante señalar que la cantidad que abastecen es sumamente inferior a la demanda de la población.

Otro de los ejemplos que demuestran las contradicciones del régimen, fue el operativo realizado en una panadería, donde se detectaron varias irregularidades o hechos de corrupción. Estos hechos son provocados por el propio régimen, por su incapacidad de suministro, abastecimiento y soluciones a las necesidades de la población. El testimonio de un trabajador de dicha panadería lo demostró, cuando una periodista le preguntó sobre un pequeño estuche, con un poco de harina de trigo que este había separado. El ciudadano le respondió “es para hacer unas croquetas en mi casa; si usted trabajara en este lugar, y le hiciera falta un poco de harina para hacer unas croquetas, también lo haría, porque hay hambre y miseria”. Ese testimonio es bastante claro.

El acaparamiento es el tema central de las autoridades cubanas en los últimos meses. Pero, ¿qué se esconde en verdad detrás de esto? La respuesta es la incapacidad del régimen de suministrar bienes y servicios a la población. Imponen las restricciones de compras de los escasos productos que abastecen, como para no dar a entender tanto déficit, para demostrar un supuesto suministro estable y balanceado. Cuando la realidad es: “incapacidad, casi total, en producciones, suministros, abastecimiento y soluciones, ante las necesidades y altas demandas de la población”. Por consiguiente, el llamado acaparamiento se impone aún más fuerte, pues las necesidades de la población son cada día más elevadas.

Siempre hay quienes tienen facilidades para adquirir, “por la izquierda o mercado negro”, productos que escasean, para así revenderlos después a la población. Varios han sido los ejemplos que ha usado el régimen en actos de “operativos policiales”, que demuestran estos hechos. De lo cual es altamente culpable, al no querer dar las libertades económicas y de producción. Solo se enfoca en mantener su sistema de economía socialista, sin futuro y centralizada, que además de no ser funcional, ha sumergido al país en una crisis prolongada que ya sobrepasa las seis décadas.

Varios han sido los casos denunciados en el NTV (Noticiero de la Televisión Cubana), donde se han ejecutado numerosos operativos realizados a diferentes ciudadanos. Han ocurrido decomisos a cantidades considerables de alimentos y bebidas, camiones, autos y otros equipos de motor. Como es el caso de un ciudadano al que se le decomisó un camión, un auto Audi, una gran variedad de alimentos, entre otros productos.

Pero, en varios de estos casos muy particulares, ¿qué de cierto puede haber en todo ese hecho de “corrupción”, si no mencionaron nombres, ni alguna otra identificación de los individuos?, como sí lo han hecho con otros casos televisados. ¿Será que esos implicados “sin nombres” son gente de renombre y se prefirió ocultar la identidad de los mismos? Son varias hipótesis que caben ante tantas mentiras, manipulaciones y secretismos, acostumbrados a emplear por el régimen dictatorial del Partido Comunista de Cuba (PCC), en su proceder gubernamental.

A tono con lo antes dicho; muy a menudo en los medios de difusión masiva el régimen presenta una variedad de producciones de alimentos, tanto agrícolas, ganaderos, porcinos, apícolas, avícolas, de pesca, así como industriales. Pero, se pregunta todo cubano, ¿dónde están esos alimentos? Los establecimientos permanecen vacíos en su totalidad, no se ve por ningún lado lo que dice el gobierno que se produce.

Ahora el nuevo reordenamiento, que lejos de solucionar los problemas, más bien ha creado otros mayores. Productos que han subido hasta diecinueve veces su precio anterior, como el pan de la canasta básica.

Seguidamente mostramos algunos ejemplos en precios estatales, mientras se mantiene la misma mala calidad anterior, nada ha cambiado en estos productos, solo los precios:

  • Pan de la canasta: 0.05 centavos de CUP, valor actual 1.00 CUP
  • Pan con hamburguesa: 4 a 5 CUP, valor actualmente 20 CUP
  • Pan con mortadela, de muy mala calidad: 3-4 CUP, valor actual 10 CUP.
  • Almuerzo para ancianos, por el “Bienestar Social”: 1 o 2 CUP diario, valor actual entre 15, 20 y 25 CUP diario.
  • Yogurt de Soya: 3 CUP la bolsa, 11 pesos en los primeros días de enero, y actualmente 5 CUP cada bolsa.
  • Cuota de la libreta de abastecimiento por persona: ha rebasado 10 veces su valor anterior en CUP.
  • Ómnibus hasta 20 y 30 kilómetros de la ciudad: 1 CUP, valores actuales 7, 11 y 15 CUP.

Así sucesivamente con todo lo demás. Un alza de salarios que ha sido muy inferior en porcentaje a la subida de precios de productos, sobre todo a los de primera necesidad. Mientras el régimen ha alegado que del salario “sobrará un poquito” para pasar todo el mes. No puede existir mayor desfachatez.

La población percibe el alto grado de mentira y manipulación del régimen sobre el tema alimenticio en los medios informativos. Con el único fin de mantener engañado a un pueblo que está ansioso de un cambio de vida en la isla, a lo cual los gobernantes de la dictadura no quieren contribuir, ni en lo más mínimo.

Jesús Silva

Mi nombre es Jesús Silva Gala, desde 2011 que me titulé de capacitación general en periodismo por la Universidad Internacional de la Florida, me desempeño como periodista, en lo que he laborado para varios medios de prensa como las antiguas revistas socioculturales Renacer, Rayito de luz (revista infantil), Nuestra Voz (Semanario noticioso). Después trabajé durante 5 años para el medio de prensa Panorama Pinareño, en el que me desempeñé como periodista, editor y redactor. Posteriormente trabajé como bloguero del portal Cuba Te Cuenta en el siclo noviembre 2019-junio 2020, para el cual deseo volver trabajar. Me mantengo trabajando como articulista del sitio CubaCID.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.