Cuba te Cuenta

La grandilocuencia del oficialismo perverso en Cuba

Oficialismo perverso en Cuba: Los gobernantes corruptos cubanos temen a perder el control de un país que ha sido víctima, por décadas, de dictaduras sanguinarias y perversas

Desde el pasado año, y en los primeros de este 2021, se ha evidenciado en los distintos medios oficialistas de prensa cubano, un aumento de los pronunciamientos periodísticos en contra de los medios alternativos independientes. Sobre todo, ese aumento de “horas de reflexión” llegó tras los crecientes hechos de oposición realizados en La Habana en contra de los bustos de José Martí (el apóstol de la independencia cubana); y por los «shows montados por el régimen» entorno a la figura política de José Daniel Ferrer (líder del movimiento Unión Patriótica de Cuba_ Unpacu).

Después de ello, la maquinaria mediática del descrédito oficialista de la dictadura cubana arremetió contra pronunciamientos de extrema derecha, realizadas por personas en el exterior de Cuba. Y en este análisis, el punto no es defender si estuvo bien o mal lo que expresaron esas personas, que están en el derecho civil de expresarse como deseen. Acá la reflexión está en cómo los periodistas del oficialismo cubano han sido capaz de utilizar estos materiales de la web para «meter en el mismo saco» a todo el que se oponga a los designios del comunismo para Cuba.

Personalmente considero que lo que ha estado sembrando el gobierno cubano, a través de sus peones del periodismo oficialista, es un sentimiento de discriminación y odio en contra de otros cubanos. No hay por qué cuestionarse si una persona dijo esto o aquello. Cada persona es libre de opinar como desee, en tanto no perjudique de manera directa a otros con sus acciones. ¿Qué hay de malo en percibir un salario, estipendio, contribución, o como quiera llamarse, por hacer un trabajo profesional como el que realizan periodistas, abogados, psicólogos, artistas, y demás entes independientes?

Las huelgas de hambre y sed alrededor del Movimiento San Isidro (MSI), han sido justificantes que la maquinaria periodística, al servicio del régimen, ha utilizado en más de una vez para justificar sus salarios. En tan solo una semana, múltiples programas de debate, reportes periodísticos y materiales multimedia se produjeron con el fin de desacreditar lo que hacían. Y las preguntas que me surgen son: ¿acaso no es lícito, en una sociedad democrática, protestar por algo que se perciba como incorrecto o errado? ¿por qué temen tanto a que se produzca una inevitable manifestación de descontento popular?

Las respuestas a esas preguntas son obvias. Los gobernantes corruptos cubanos temen a perder el control de un país que ha sido víctima, en muchos años, de dictaduras sanguinarias y perversas. Les da miedo a los gobernantes; a esos mismos que hoy manipulan a su antojo los medios de comunicación del país, que sobre ellos caiga todo el peso de la ley, en la Cuba democrática que por mandamiento divino ha de venir en cualquier momento. A esa justicia de Dios es a la que temen, porque saben que están actuando de manera incorrecta y deliberada.

Recientemente, han caído en la desvergüenza de criticar a Tania Bruguera, a Laritza Diversent, y otra vez a José Daniel Ferrer. También han arremetido en contra de Luis Manuel Otero y los valientes jóvenes del MSI. Están desacreditando descaradamente y con toda intención de minimizar, a los jóvenes valerosos que han formado parte de las manifestaciones al frente del Ministerio de Cultura.

Se vanagloria la dictadura comunista de Cuba con sus acciones vulneradoras de derechos humanos en todo el país. De poseer el control absoluto sobre todos los medios de prensa. Saben que sin la posibilidad de llegarle al pueblo cubano de manera directa, y sin censura, es más escabroso el camino hacia la definitiva liberación de nuestra patria; lo que no significa que no se pueda lograr. Se jactan de ser los que controlan la policía represora, y a los funcionarios que cierran el camino en fronteras de quienes buscan la ayuda de organizaciones caritativas del mundo. Nada más mezquino que eso.

La grandilocuencia de los medios oficialistas de prensa continuará trabajando por desacreditarnos; pero es nuestro deber no caer en su juego y seguir luchando por una Cuba libre, democrática y llena de oportunidades para todos. Al final, se verá en la constancia diaria, quién es el que tenía la razón.

Iván Torres

Licenciado en Psicología General por la Universidad de Oriente de
Santiago de Cuba, investigador y director ejecutivo de la Plataforma
Social Juventud Activa Cuba Unida (Jacu), activista-defensor de los
derechos humanos, editor del portal web Cuba te Cuenta y becario de
Aulas Abiertas, proyecto impulsado por el Instituto Político para la
Libertad, que facilita el diálogo, la participación y la capacitación de
jóvenes y activistas de la sociedad civil cubana.

En el 2019, participó del Foro de Juventudes de América Latina y el
Caribe 2030: “Construyendo un presente distinto”, que se realizó en la
sede de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe
(CEPAL), en Santiago de Chile. Ese mismo año, organizó en La
Habana el Diálogo Nacional de la Juventud Cubana rumbo a la 49
Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En el 2017, participó como panelista del “Foro de Liderazgo Juvenil de
América Latina y el Caribe: Educación, Emprendimiento y Oportunidades
Económicas para los Jóvenes”, que organizó el Young Americas
Business Trust (YABT) en Washington, D.C.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.