Cuba te Cuenta

La ineficiencia del gobierno de Cuba ante la COVID-19

Cuba vive a diario la total ineficiencia de las instituciones del Estado, fundamentalmente el Ministerio de Salud y el gobierno en todos sus niveles.

Imagen cortesía del autor

Más de dos millones de fallecidos y una cifra superior a ciento tres millones de personas infectadas con la COVID-19, son datos alarmantes en el cierre de enero del año en curso. Al igual que más de ciento noventa naciones, Cuba también ha sido víctima de la pandemia, reconociendo además la agravante de la crisis económica, la casi paralización del transporte y el turismo internacional como factores que golpean al mundo en general.

Pero la realidad de Cuba es diferente. La nación antillana vive a diario la total ineficiencia de las instituciones del Estado, fundamentalmente el Ministerio de Salud y el gobierno en todos sus niveles. Los medios oficialistas explican diariamente cómo el país asume el control de la pandemia, algo que nadie cree. Los números de infectados en toda la isla, dejan al descubierto el telón de mentiras y fracasos en la política del estado para luchar contra la COVID-19.

Alexander Verdecia Rodríguez, es uno de los tantos cubanos que ve con indignación la falta de voluntad política del gobierno y sus instituciones. Y es de los pocos que dice su nombre al hablar lo que está en boca de todos: “Las personas están falleciendo y no pasa nada”, explicó Verdecía, quien asume una postura crítica por las justificaciones que en medios televisivos y de prensa intentan ocultar la realidad. “No hay guantes, ni mascarillas, tampoco existen desinfectantes que nos protejan contra el virus”, expresó Verdecía Rodríguez, quien no ve la luz al final del túnel.

Según Alexander y una gran mayoría, la realidad de Cuba hoy es crítica y la opinión de los expertos es que de no aplicar un protocolo más efectivo, los casos aumentarán en una forma incontrolable. Según datos del sistema de salud en Cuba, solo en el mes de enero del 2021 se confirmaron 15 536 casos positivos y 60 fallecidos. Esto expresa la magnitud del problema. Sin embargo, hay que tener presente que los datos ofrecidos no son completamente fiables. Cabe preguntarse cuál sería ese protocolo más efectivo ahora que el daño está hecho.

¿En qué falló el que dice ser el mejor sistema del mundo? ¿Por qué no se aplicaron mejores protocolos de contención en fronteras? ¿Por qué en cada provincia no hay un laboratorio para el estudio de muestras aunque ya se estén construyendo apresuradamente algunos? ¿Cuándo comprarán vacunas para el personal de la salud y a las personas más vulnerables sin tener que esperar a los candidatos vacunales cubanos? ¿Hasta cuándo tendremos  que aguantar personas sin conocimiento en cargos que se equivocan una y otra vez  y no pasa nada?

Estas líneas son el sentir y el dolor de muchos cubanos que han perdido o temen perder a un ser querido. Son una invitación a reflexionar sobre el deber de ser críticos por lo justo, que no debemos callar ante los errores de un gobierno que pretende ocultar la barbarie, la inoperancia e ineficiencia de un sistema obsoleto que para nada se preocupa por la vida de los cubanos. Seamos críticos para bien de la vida, por la verdad, para el futuro de los hospitalizados y de todos los cubanos en general.

Henry Couto

Miembro de la organización Unión Patriótica de Cuba. Colabora con la ONG People In Need como observador, y monitorea sobre vulneraciones a los derechos humanos en el país. Colabora con los distintos espacios de Radio Martí en el programa Cuba al Día.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.