Cuba te Cuenta

La Tarea Ordenamiento y sus contradicciones

el pueblo ha sido engañado y traicionado una vez más. La Tarea Ordenamiento solo ha traído más carencias de las que antes teníamos

Imagen tomada del espacio oficialista Mesa Redonda

Desde inicios del año 2021, el gobierno cubano comenzó a implementar una serie de cambios referentes a la economía. A este nuevo experimento económico lo llamó Tarea Ordenamiento, lo cual es una estrategia económica- social para el impulso de la economía y el enfrentamiento a la crisis mundial provocada por la Covid-19. Así, desde enero, el conocido espacio oficialista Mesa Redonda, ha dedicado la mayoría de sus programas a anunciar y explicar a la población los nuevos cambios.

Entre los encargados de dicha tarea se encuentra Alejandro Gil Fernández, Ministro de Economía y Planificación del país; Meisi Bolaños Weis, Ministra de Finanzas y Precios; Marino Murillo, Jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos; entre otros. En su momento, cada representante ha pasado por el set del programa en más de una ocasión, “tratando de desenredar el enredo”. Pues la realidad es que para el pueblo cubano la Tarea Ordenamiento representa un gran enredo donde todo se complejiza y al final, nunca da la cuenta entre salarios y precios.

Estos cambios iniciaron con la promesa de que, con su implementación, todo iba a mejorar a partir de enero de este año. Que tendríamos más libertades económicas, un salario que nos permitiría adquirir todo lo necesario y la anhelada posibilidad de exportar e importar. Sin embargo, la realidad ha sido muy diferente.

Es cierto que el gobierno ha “aflojado un poco la mancuerna”, en lo referente a libertades que hace poco tiempo un cubano común no pensaba en tener. Por poner un ejemplo: hace un año atrás para un cubano ejercer la medicina veterinaria por cuenta propia, era un sueño imposible, pues estaba prohibido. Ahora el ministro Alejandro Gil, aseguró que se reconoce la actividad por cuenta propia de la medicina veterinaria, pero (y aquí la limitante), solo para los animales afectivos, o domésticos, entre los que se encuentran perros, gatos entre otros similares. El resto de los animales, como: reces, equinos y similares perseguidos y vigilados por el Estado, sigue a cargo del régimen.

Otro ejemplo de contradicciones y limitantes a la actividad por cuenta propia, es el hecho de que, en más de una ocasión, estos funcionarios han reconocido que existe en Cuba mucho talento y personas con capacidad de aportar a la economía. Sin embargo, lejos de darle la libertad y el apoyo que necesitan para desarrollar todo su potencial, constantemente limitan sus actividades y son obligados a realizarlas bajo un estricto control. Por ejemplo: la ministra de Finanzas y Precios aseguró que para la realización del trabajo por cuenta propia, se mantiene la norma de utilizar materias primas y equipos de procedencia legal y a través de los mecanismos existentes en el país.

Esta situación pone entre la espada y la pared a quienes laboran en este sector privado, que,  muchas veces se ven obligados por el mismo gobierno a incurrir en la ilegalidad, al tener que acudir al mercado negro para obtener materias primas. Pues el gobierno no cuenta con un mercado mayorista capaz de satisfacer sus demandas.

Con respecto a la exportación e importación de productos la ministra de Finanzas dejó muy claro que aunque se permiten tales actividades, en el caso de la exportación solo se podrá realizar mediante entidades estatales designadas que mediaran el proceso. En el caso de la importación esta solo será permitida con el fin de importar materias primas, queda aún prohibido para los cubanos la venta de productos importados, lo cual se suma a la lista de limitantes.

¿Y qué decir de los que trabajan en el sector estatal y viven de su salario? Este grupo se encuentra entre los más afectados pues el anhelado incremento salarial ha venido acompañado de una desmedida subida de precios de productos e impuestos. Las familias con menos ingresos no logran llegar a fin de mes, después de pagar las tarifas de corriente, agua y los alimentos de la canasta básica no queda para nada más.

La situación lejos de mejorar ha empeorado pues a pesar de la eliminación del CUC, seguimos con dos monedas, pues este ahora es sustituido por el dólar o MLC. Con la diferencia que este último es mucho más caro y más difícil de adquirir. Añadiendo a esto que la mayoría de los productos y alimentos se encuentran en las tiendas en MLC, donde la mayoría de los cubanos no los pueden adquirir.

Lo cierto es que el pueblo ha sido engañado y traicionado una vez más. La Tarea Ordenamiento solo ha traído más carencias de las que antes teníamos. Vez tras vez escuchamos en la televisión y demás medios oficialistas, la promesa de que nadie iba a quedar desamparado, sin embargo, la realidad es que esta solo fue otra promesa sin cumplir.

Zaray Fernández

Periodista independiente y delegada del partido Cuba Independiente y Democrática (CID) en Pinar del Río. Colaboró como periodista ciudadana para el medio de prensa Panorama Pinareño durante 3 años.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular