Cuba te Cuenta

¿Por qué sufrimos por salud los latinoamericanos?

La crisis sanitaria actual por el COVID-19 nos ha demostrado, a cada uno de nuestros países, lo mal que estamos en salud. El presupuesto que se destina a salud no se ejecuta del todo, no se prioriza el enfoque preventivo sino se actúa cuando la persona ya está enferma, los medicamentos resultan ser muy caros o escasos.

Por Esteban Arias.

La crisis sanitaria actual por el COVID-19 nos ha demostrado, a cada uno de nuestros países, lo mal que estamos en salud. Los problemas han sido varios: nuestra inversión es baja en comparación con los países más desarrollados, el presupuesto que se destina a salud no se ejecuta del todo, no se prioriza el enfoque preventivo sino se actúa cuando la persona ya está enferma, los medicamentos resultan ser muy caros o escasos y, por supuesto, la corrupción se lleva bastante de las vidas que sufren por todo esto.

Pero, puntualicemos en cada uno de estos factores.

Sobre el presupuesto destinado a salud: la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere que el porcentaje del PBI destinado a este presupuesto no debería ser menor al 6%. A datos del 2017, los únicos dos países que cumplen con esto son Cuba, que invierte el 10%, y Uruguay, un 6%.

¿Cuál es la situación del resto de países? Entre el 4 y el 6% están El Salvador, Honduras, Paraguay, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Colombia y Panamá. Entre el 2 y 4% del PBI están Argentina, República Dominicana, México, Perú, Guatemala, Brasil y Chile. Y con menos del 2% encontramos a Haití y a Venezuela.

Si bien hay una relación entre calidad de salud y cantidad que se invierte, esta no es definitiva. Y uno de los mejores ejempos de esto es Cuba, país que más invierte pero que, sin embargo, sufre de constante escasez de medicamentos y mala atención médica hacia los cubanos, sobre todo si no son aliados del partido gobernante.

Esto es así porque los demás factores son igual o más importantes. Conectando con el siguiente punto, es bien sabido que los presupuestos públicos, incluso los destinados recientemente para atender la pandemia, no se ejecutan o se ejecutan mal. Esto se debe a que las autoridades electas no son competentes (a nivel de conocimientos de gestión pública) o no tienen interés en actuar a favor del ciudadano. Ven al Estado como un ente para servirse y no como un conjunto de instituciones que deban servir al ciudadano. Este comportamiento, además, abre espacio a la corrupción, la cual le roba el dinero a la gente y lo deja de usar para salvar vidas.

Ahora bien, dentro de esta gestión es importante que la salud se enfoque, sobre todo, desde la prevención. Es lógico, esto no solo evitará más muertes sino que ahorrará muchísimo dinero a los Estados, es decir, a todos sus ciudadanos.

¿Y qué hacemos para evitar que los medicamentos sean muy caros o escaseen? Pensemos en medidas que generen libertad. ¿Cómo es eso? No controlemos precios… El Estado no puede saber cuánto le cuestan las cosas a un vendedor y a un comprador mejor que los que lo venden y lo compran. Controlar precios genera que los vendedores suban precios y por ende se abran mercados negros donde los precios se disparan aún más. Así, los vendedores ya no querrán vender ese producto porque no les conviene tanto y, si a esto se le suma una crisis sanitaria, los medicamentos serán cada vez más escasos porque no hay gente que los venda y sí mucha gente que los necesite. Para reducir su precio, es ideal que el Estado permita una alta competencia entre la mayor cantidad de productos posibles: reducir trabas burocráticas para hacerlo es clave para esto. Dejar de proteger legalmente farmaceúticas grandes sobre pequeñas también. Finalmente, la inversión e innovación con medicamentos nacionales también ayuda a aligerar estos costos. Hay muchas medidas, solo es cuestión de hacer y promover las más eficientes.

Entonces, ¿cómo logramos todo esto? El papel como ciudadano es clave. Debemos difundir estas buenas ideas, ser activistas por ellas, promover la elección de buenos candidatos que tengan proyectos basados en la defensa de la libertad.

Hoy más que nunca debemos trabajar juntos por una mejor salud que nos dé humanidad y progreso.

CubaTeCuenta

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.