Cuba te Cuenta

Votaciones: manual para elegir a una autoridad

Por Esteban Arias Suárez

No en todos los países de América Latina existe un sistema electoral democrático, libre y que garantiza una alta y variada competencia de los postulantes. Sin embargo, en la medida en que se logre esto, debemos tener buenos criterios para elegir a las autoridades.

El primer pilar que recomiendo es el ético. Nuestras futuras autoridades deben tener una fuerte consistencia ética. Y esto no es algo intuitivo como se cree. No basta con tener una hoja de vida limpia (que es algo básico) o tener un discurso moral coherente. No sé si han visto la serie Breaking Bad (si no la han visto, recomiendo que lo hagan), pero ahí se cuenta la historia de un simple profesor de química que, ante una situación conflictiva en su vida, ve la oportunidad de hacer algo inmoral y lo hace… el problema es que una vez que empieza, su desmoralización se vuelve progresiva e inminente. Lo cierto es que uno no esperaba que un ciudadano común, que no está acostumbrado a la vida delictiva y que se ha formado en valores, vaya a tener tales comportamientos. Pues lo cierto es que sí es posible, y de hecho más de lo que creemos, porque la ética no son solo unos valores que uno aprende con sus padres o en el colegio. Es una práctica de virtudes durante toda la vida, es un entendimiento de que siempre hay una forma correcta de lograr los mismos objetivos. Por eso nuestro análisis aquí debe ser minucioso. Se deben revisar las obras y actividades en las que participó el postulante en su carrera profesional, los aliados que tuvo y, sobre todo, la postura que adoptó si alguno de estos aliados luego cometieron actos inmorales.

Por otro lado, Hannah Arendt ya nos había enseñado que para cometer el mal, se requiere menos que cinismo: basta con la ignorancia y la banalidad. Es por eso que, sí, para tomar el camino más virtuoso, se requiere de inteligencia y una buena formación. Y ese es el segundo pilar: una autoridad debe estar preparada para el puesto al que postula. El conocimiento técnico es importantísimo y, para las áreas en las que no es experto, debe tener un equipo multidisciplinario que lo nutra.

El tercer pilar es el compromiso de un candidato con la institucionalidad. Naturalmente, esta se debe ver no solo en sus palabras sino en sus acciones pasadas. Las decisiones que tome deben respetar las reglas de juego y, si deseara cambiar alguna, ese cambio debe ser responsable y consensuado con distintos expertos y ciudadanos.

El cuarto pilar es que las futuras autoridades deben hablar con la razón. Si bien es válido partir de la emoción o apuntar a los corazones para llegar a la gente, no está bien proponer cosas que no pueden cumplir porque no está en su capacidad o cosas que generarían más daño al ciudadano que pretende ayudar. Es por ello que debemos contrastar bien las ideas que tengan: no porque algo suene bonito quiere decir que sea bueno. Y para este pilar, me gustaría hacerle una crítica constructiva al ciudadano latinoamericano: muchas veces votamos por un candidato porque nos cae bien, porque es carismático, porque es amigo de la familia o porque se ve buena persona. Eso está mal: una autoridad no tiene por qué ser tu amigo, tu tío o tu padre; debe ser una persona inteligente con ganas de mejorar la gestión pública y darte más libertad para formar tu propio proyecto de vida. Del mismo modo, no rechaces al candidato de inmediato solo porque tuvo una opinión que no te gustó, revisa los pilares que he mencionado e intenta ser racional. Este ejercicio ayudará a que termine elegida la mejor de las opciones que se tengan.

Finalmente, nuestro rol como ciudadanos fiscalizadores debe estar no solo en las marchas, sino tanto en las campañas electorales como con las autoridades ya electas. La mejor forma de fortalecer la democracia es participando todos los años de gobierno de las autoridades, criticando lo que se considere criticable, apoyando y participando de las buenas ideas.

Ha llegado el momento de cambiarle la cara a nuestra región. Sumemos y elijamos bien.

CubaTeCuenta

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.