Cuba te Cuenta

Evangelino Sánchez denuncia abandono del régimen cubano

El hecho de estar enfermo y vivir en condiciones infrahumanas no ha sido obstáculo para ser amenazado y reprimido por la Seguridad del Estado

Evangelino Sánchez, imagen cortesía del autor

Evangelio Sánchez Alayo tiene 58 años de edad padece varias enfermedades que le impiden trabajar, sin embargo, a pesar de su compleja situación de salud, no ha recibido ayudas de Asistencia Social, tales como colchón, alimentos o medicamentos.

Sánchez vive en la comunidad de Alto Songo, en la provincia de Santiago de Cuba, y sufre hipertensión arterial, artrosis generalizada, hernia testicular, cataratas y una enfermedad pulmonar crónica. Este señor afirma que depende de la caridad de buenos amigos. A veces logra recopilar materia prima que luego vende para comprar sus medicinas o alimentos.

El paso del Huracán Sandy en el año 2012, que azotó con gran intensidad la provincia santiaguera, empeoró su situación, pues perdió casi todas sus posesiones. Aunque ha realizado gestiones y solicitado ayuda al gobierno, nunca ha recibido respuesta. “Muchas han sido las veces que los trabajadores sociales me han visitado, pero todo se queda en papel”, expresó.

Actualmente, Evangelio está viviendo en casa de su madre, quien tiene una edad avanzada. Depende de una chequera de 1200 CUP (50 USD), cantidad que solo le alcanza para adquirir la canasta básica y algunos medicamentos. Alega, además, que su mamá también está enferma; tuvo una fractura de cadera que requiere de cuidados.

Tras la aparición de la COVID-19 el pasado año, Evangelio vive un calvario porque sabe que su padecimiento pulmonar lo hace muy vulnerable a esta enfermedad. De contagiarse, su vida corre peligro.

Evangelio declara que las autoridades del municipio conocen su situación y no le han brindado ayuda. Debido a la tensa condición que vive el país con la pandemia, le aprobaron una ayuda social de 1260 CUP (52 USD) por solo 7 meses. De acuerdo al proceso de cambio monetario, esta ayuda no se ajusta a los nuevos precios y no cubre sus necesidades mínimas.

Desde el 1 de enero de este año, el gobierno cubano implementó la tarea Ordenamiento Económico con el fin de mejorar la economía del país. Son muchos los casos como el de Evangelio, e incluso peores, que se han quedado esperando por el cumplimiento de promesas de vivienda y asistencia social que jamás se han cumplido.

Antes le resultaba difícil; pero ahora, con el alza de los precios en el sector privado y los precios establecidos por el Estado, Evangelio dice que no puede comprar sus alimentos en los comedores estatales.

El hecho de vivir en condiciones infrahumanas y que sea una persona vulnerable a enfermedades respiratorias, no ha sido obstáculo para ser amenazado y reprimido por la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y el Departamento de la Seguridad de Estado (DSE). Evangelio apoya un cambio de sistema en el país y ha ofrecido entrevistas a medios de prensa independientes, en las que habla sobre la precaria situación que vive la isla.

También ha sido multado en más de tres ocasiones con cuotas de hasta 100 CUP (4 USD), por aparecer en vídeos pidiendo libertad para los presos políticos y por tener vínculos de amistad con opositores al gobierno en su comunidad. Sin tener en cuenta sus patologías, en vez de ayuda ha sufrido discriminación y represión por parte de las autoridades.

Evangelio, preocupado por su salud y por mejorar su calidad de vida, solo aspira a una pensión fija que le permita adquirir productos de primera necesidad y vivir con dignidad.

El país enfrenta una triste realidad en cuanto al índice de pobreza,  la  que se acentúa aún más con el nuevo ordenamiento económico implementado por el Estado. Según publicó el medio digital Diario de Cuba, el país no muestra data sobre el promedio del salario mínimo ni el costo de los alimentos; pero estudios independientes en la población dan a conocer que existe entre 40-51 % de pobreza

El acceso a las medicinas necesarias es otro punto en la extensa lista de precariedades que enfrentan las familias cubanas. Largas colas y falta de medicamentos influyen de forma negativa en la sociedad. En el caso de Evangelio, este dice que ha tenido que buscar alternativas en los remedios caseros con plantas medicinales para aliviar los dolores que le causan la artrosis generalizada y la afección pulmonar.

Este complejo escenario contradice las declaraciones de Marino Murillo Jorge y otros dirigentes, quienes han expresado repetidamente que “nadie quedaría desamparado”. Sin embargo, casos como el de Evangelio dicen que la realidad es otra, cuyo desenlace pudiera ser un estallido social provocado por el descontento popular.

Arianna Ávila

Joven activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU). Ha participado en talleres sobre democracia, liderazgo, comunicación, redes sociales, etc. En el 2015 recibió en Trinidad y Tobago formación sobre cómo agendar una agencia de prensa.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.