Cuba te Cuenta

El 4 de abril en Cuba y su triste realidad

El objetivo del régimen con esta organización pro-gubernamental es adoctrinar a los pequeños desde sus edades más tempranas.

Cada 4 de abril se celebra en todas las escuelas del régimen cubano el Día del Pionero. Es la fecha en la que se conmemora la fundación de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM); creada por el gobierno, y que agrupa a todos los niños de la enseñanza primaria (1ro a 9no grado).

El objetivo de la dictadura con la participación de esta organización pro-gubernamental era muy claro; adoctrinar a los pequeños desde sus edades más tempranas, y encaminarlos en sus etapas posteriores hacia sus organizaciones de masas, afines políticamente.

La Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y el Partido Comunista de Cuba (PCC), son las organizaciones políticas que el régimen utiliza para supervisar que en el sistema de enseñanza todo funcione de acuerdo a sus propósitos. De igual modo ocurre en todos los centros laborales del país. Sucede que en cada centro educacional o laboral, supeditado a las ordenes del gobierno cubano, hay un núcleo de PCC y de la UJC encargado de monitorear los movimientos en estos sitios.

La OPJM es la organización creada para los niños de escuelas primarias. Le continúa la Federación Estudiantil de la Enseñanza Media (FEEM), destinada a adolescentes de enseñanza secundaria, escuelas técnicas de formación de oficios, y los Pre-Universitarios. En tanto, la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), desde 1959 distorsionada, como lo indican sus siglas es la destinada a los estudiantes universitarios. Todo un entramado de organizaciones pro-gubernamentales creadas por el régimen, con las que se intimidan y comprometen mediante la coacción a los cubanos desde las primeras edades de estudio.

Esta celebración, que para muchos puede parecer inofensiva, no lo es como se muestra. Tanto en las escuelas, como en los medios de difusión oficialistas cubanos, se le da una marcada propaganda, con cortos televisivos, donde se presenta la falsa imagen de una “infancia feliz” que el régimen siempre trata de enfatizar, y que no existe en la vida real. Se intenta convencer a los pequeños de que es un día de fiesta dedicado a ellos.

Sin embargo, la realidad ha evidenciado que desde el comienzo hasta el final de la supuesta “fiesta”, se realizan una serie de actos políticos, disfrazados de actividades culturales; cargados de un amplio repertorio de vehemencias político-ideológicas. Lo más lamentable de todo es que las niñas y niños, al no tener suficiente nivel de discernimiento, no se percatan de los verdaderos objetivos del régimen. Es lo que explica que luego de alcanzada la etapa de madurez psicológica, muchos jóvenes cubanos reflexionen a modo de insight y luego se definan como líderes de oposición; o simplemente disientan de las ideas socio-comunistas “aprendidas” como resultado de años de adoctrinamiento.

Lo mismo ocurre con los padres de esos infantes, quienes en la mayoría de las ocasiones no toman en cuenta hasta qué punto es perjudicial el sistema de educación cubano, profundamente basado en un alto nivel de  manipulación y adoctrinamiento ideológico.

El contenido de estas “actividades culturales” es netamente político e imponente. Es parte de ello la repetición (base del adoctrinamiento), que incita a los niños a decir constantemente consignas como: Patria o muerte, venceremos”, o “Pioneros por el comunismo, seremos como el Che”, y otras similares. Se sugestiona de tal manera que los pequeños entonan himnos y hacen cantos políticos. Se les incita a portar numerosos carteles, y a llevar imágenes de Fidel, Raúl, Díaz Canel, el Che Guevara, entre otros líderes del comunismo. Recitan poesías que exalten las figuras del “comandante en jefe, y de los principales artífices de la Revolución”.

En este escenario entran a relucir, con desventaja, las ideas religiosas de ciertos niños y niñas. Algunos, por motivos religiosos o de conciencia, se niegan a participar de tales actividades, por lo que son sometidos a un fuerte bullying, por parte de profesores y otros alumnos. Esto se expresa a través de burlas discriminatorias, humillaciones públicas, hasta pasar por todo tipo de amenazas.

Ejemplo de las consecuencias de la negativa del niño pueden ser, la pérdida del título de sexto grado, la suspensión de exámenes y de grados o años escolares, etc. Todo por causa de la Fe.

Lo mismo ocurre en los demás niveles educacionales. Por citar varios ejemplos de algunas de estas consecuencias tenemos las vergüenzas, segregaciones y abusos, de los Testigos de Jehová, los cristianos protestantes Pentecostales, los Adventistas del Séptimo Día, entre otros. Todos ellos son ridiculizados y amenazados constantemente por no acatar las reglas de adoración y adoctrinamiento político emanados de las escuelas cubanas.

Por otra parte están las niñas y niños, hijos de opositores al régimen comunista, quienes en días como éstos se vuelven más tenebrosos debido a lo que para ellos representan esas celebraciones. Este es otro de los puntos donde más se aplica la discriminación, el bullying, el chantaje, la humillación, entre otros actos inhumanos y degradantes, que comete el régimen mediante sus organizaciones afines, a través de las escuelas.

Así se repite, año tras año, el mismo guión de represión y coacción ideológica en los distintos niveles de enseñanza en Cuba. Como resultado, se ha creado todo un sistema de manipulación a gran escala, que utiliza al sistema de enseñanza controlado 100% por el gobierno, para obtener seres humanos adoctrinados e irracionalmente dependientes de sus gobernantes comunistas.

Importante resulta destacar que aunque esta Organización de Pioneros José Martí porta el nombre de nuestro apóstol nacional; sus enseñanzas y procederes van totalmente en contra del pensamiento martiano. De igual modo se replica este patrón con las demás organizaciones que aprueba y defiende el gobierno.

Utilizar la figura de José Martí para justificar actos inhumanos, y lograr la sumisión general producto a la simpatía o por miedo, fue una práctica de imposición y hasta cierto punto “estalinista” que Fidel Castro inculcó con su pensamiento maquiavélico. Llegó al punto, incluso, de atribuirle el asalto del Cuartel Moncada a Martí, llamándolo su autor intelectual. Es solo una muestra de lo cínicamente descarado y manipulador que fue Fidel Castro Ruz; de quien todavía hoy en día se siguen las acciones que empleó durante sus décadas de mandato, y que ha destrozado la psicología, la sociedad, el pudor, el respeto mutuo y el decoro del pueblo cubano.

José Martí, a quien múltiples cubanos tenemos como nuestro apóstol nacional de la independencia, dedicó gran parte de su obra a los niños. Él nunca hubiese estado de acuerdo en someterlos a tales adoctrinamientos. Cuba tiene que volver a nacer como una patria nueva, verdaderamente martiana, y digna.

Jesús Silva

Mi nombre es Jesús Silva Gala, desde 2011 que me titulé de capacitación general en periodismo por la Universidad Internacional de la Florida, me desempeño como periodista, en lo que he laborado para varios medios de prensa como las antiguas revistas socioculturales Renacer, Rayito de luz (revista infantil), Nuestra Voz (Semanario noticioso). Después trabajé durante 5 años para el medio de prensa Panorama Pinareño, en el que me desempeñé como periodista, editor y redactor. Posteriormente trabajé como bloguero del portal Cuba Te Cuenta en el siclo noviembre 2019-junio 2020, para el cual deseo volver trabajar. Me mantengo trabajando como articulista del sitio CubaCID.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.