Cuba te Cuenta

La actual precariedad de los servicios de Salud en Cuba

Salud Pública en Cuba: Es doloroso ser testigo de la muerte de un familiar, amigo o conocido, que pudo haberse salvado, si la ambulancia hubiera llegado a tiempo.

La ineficiencia del Sistema de Salud en Cuba y la escasez de medicamentos, no es un problema nuevo para los cubanos. Pero en medio de la crisis agudizada por la pandemia de la Covid-19, la situación se ha vuelto caótica.

Sin embargo, a través de los medios de difusión oficialistas el régimen continúa presumiendo de ser una potencia médica que salva vidas en el mundo entero.

La precariedad que sufren los cubanos llega hasta los centros hospitalarios en todo el país. Los profesionales no cuentan con instrumentos e insumos necesarios para brindar a los pacientes una atención con calidad.

En redes sociales aumentan las denuncias de personas que han llegado con una situación médica de urgencia, al cuerpo de guardias de cualquier hospital y no han podido contar ni siquiera con suero de rehidratación.

En las farmacias no es diferente, las quejas son constantes ante la ausencia de fármacos tan básicos como analgésicos o antibióticos.

La lista de medicamentos en falta que es extensa y va desde antibióticos, analgésicos, antinflamatorios, vitaminas hasta un simple mentol, afecta a todos pero en especial a las personas de la tercera edad.

Un gran por ciento de los ciudadanos cubanos padecen hipertensión arterial (HTA) o diabetes. El tratamiento que corresponde a estos padecimientos está constituido por varios fármacos que por lo general están en falta. Esto, unido a la mala alimentación y la ausencia de una dieta, hace que sea aún más baja la calidad de vida de personas de la tercera edad en Cuba.

Pero la ineficiencia de Salud Pública en Cuba no se limita a la escasez de medicamentos. Servicios tan necesarios como el envío de las ambulancias para casos de urgencias son objeto de fuertes crítica por parte de la población. Se ha vuelto común que un paciente en estado de gravedad tenga que esperar hasta más de diez horas, a que llegue una ambulancia para ser trasladado hasta un hospital.

Hace poco más de dos semanas, fue noticia la muerte de una cubana por negligencia médica. La víctima es una paciente de 47 años de edad con antecedentes de hipertensión arterial y diabetes mellitus, identificada como Yamilian Tamayo Labrada.

En muchas ocasiones, son los familiares quienes recurren a utilizar por medios propios transporte para llevar al enfermo hasta el hospital, en carros alquilados y en última instancia en vagones de carga, que no cumplen con las condiciones requeridas para el traslado de una persona en estado de gravedad.

Son muchas las vidas que se pierden por la negligencia y la ineficiencia del sistema de salud cubano. Es doloroso ser testigo de la muerte de un familiar, amigo o conocido, que pudo haberse salvado, si la ambulancia hubiera llegado a tiempo o se le hubiese administrado el medicamento que necesitaba con prontitud.

Resulta indignante que a en medio de este desolador panorama, el régimen cubano, repita una y otra vez: “Cuba Salva, Cuba Por la Salud”, para alardear de ser la gran potencia médica que realmente no es. Además, de el ya gastado discurso del bloqueo, con el que justifican descaradamente su incompetencia e incapacidad.

Zaray Fernández

Periodista independiente y delegada del partido Cuba Independiente y Democrática (CID) en Pinar del Río. Colaboró como periodista ciudadana para el medio de prensa Panorama Pinareño durante 3 años.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.