Cuba te Cuenta

¿Es Cuba un Estado de Derecho?

Cuando los regímenes se perpetúan en el poder, se convierten en dictaduras, donde el deseo y la voluntad de sus magnates, se vuelven órdenes que violan las normas jurídicas establecidas.

Imagen tomada de Pixabay

Imagino que muchos cubanos, cuando ven la represión, el hostigamiento y las sanciones que el régimen aplica contra la sociedad civil, piensen: ¿hasta qué punto esas personas están infringiendo ley? ¿O es el Estado quien viola los derechos de las personas?

Una democracia que se rija por un Estado de Derecho, “como el nuestro”, debe someter cualquier medida o acción a los procedimientos estrictos regulados en los derechos fundamentales de los ciudadanos. Puede que algunos incrédulos piensen que sucede así, pero no.

Un Estado de Derecho es un modelo de orden a seguir, regido por un sistema de leyes escritas e institucionales que giran alrededor de una Constitución. Ello constituye el fundamento jurídico para que autoridades y funcionario, se sometan a ella.

Estado de Derecho es aquel en el que las leyes guían la conducta de los ciudadanos. Por ende, se facilita la efectividad, la prevención y la solución pacífica de los conflictos que tributan al desarrollo armónico de la nación. En estos países, las leyes fijan límites en los derechos y toda acción está sujeta a normas jurídicas previamente aprobadas y de conocimiento público.

En Cuba no hay Estado de Derecho, aunque la más reciente Constitución se empeñe en reconocerlo. Cuando los regímenes se perpetúan en el poder, se convierten en dictaduras, donde el deseo y la voluntad de sus magnates, se vuelven órdenes que violan las normas jurídicas establecidas.

A diferencia de otros, en Cuba no hay organizaciones ni instituciones que velen por el apego al cumplimiento estricto de la ley y, por ende, que controle sus actos y les ofrezca garantías a los ciudadanos. Estas contradicciones siempre darán prioridad al comunismo y al colectivismo por encima de los derechos individuales.

El control de la isla recae en unos pocos que ejercen el poder legislativo, ejecutivo y judicial. Ese poder absoluto es lo que limita el ejercicio de las libertades fundamentales para que haya una transformación política en la isla. De ahí que no haya libertad de expresión, reunión, de información y petición a las autoridades.

Al estar vetadas las opciones pacíficas y democráticas, no queda de otra que la lucha armada para revocar el sistema. Y por si quedaran dudas de la intención de afianzar el régimen al poder, desde la reforma constitucional de 2002 se dispuso que el socialismo es irrevocable.

En los Estados de Derecho, toda acción social y estatal encuentra sustento en una norma. En Cuba, es el Estado quien subordina el orden jurídico a sus intereses, cuyo resultado es la creación de ambientes poco transparentes, de no credibilidad e irrespeto por el ser humano, sus derechos y el orden público.

De modo que el artículo 41 de la Constitución, que hace un llamado al goce y ejercicio de todos los derechos humanos, entra en contradicción con la realidad. Tampoco en las leyes complementarias, los activistas cubanos encuentran seguridad ni garantías para el ejercicio de sus derechos, pues son víctimas de todo tipo de represión cuando ejercen y promueven sus derechos humanos.

Pudiéramos añadir además que la democracia cubana no es participativa, como intenta venderse. Ni su sistema electoral ni selección parlamentaria responden a este principio, dado que el pueblo no toma partido en ninguna. De igual forma, el sistema cubano se basa en la miseria y la opresión, la negación de los derechos humanos, la segregación racial, la desigualdad sexual, la persecución política y religiosa y la desinformación social, elementos contraproducentes a un Estado de Derecho.

Eddy Delgado

Se graduó como arquitecto del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echevarría (CUJAE). Atiende el tema de la divulgación de la organización Centro de Estudios Políticos y Alternativos para la Transición Democrática (CEPADT), y está al frente del trabajo con los jóvenes.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.