Cuba te Cuenta

Gobierno cubano declara zonas de interés y seguridad nacional

Las medidas incluyen lugares donde residen ministros, militares de alto rango, entre otros funcionarios; así como sus zonas de estancia habitual y las vías frecuentes de movimientos

El régimen cubano, mediante sus medios oficialistas Granma, Radio Rebelde, el Noticiero de la Televisión (NTV), así como en la Gaceta Oficial Ordinaria No.20 Acuerdo 8999/2021 del Consejo de Ministros; ha dado a conocer una nueva y abarcadora extensión de las “zonas y vías de interés para la seguridad y orden interior en La Habana”. La intención es la de ampliar y garantizar una férrea seguridad para la cúpula del gobierno, fortificando sus zonas estratégicas de individualidad y confort, por temor a un posible estallido social.

Las medidas incluyen lugares donde residen ministros, militares de alto rango, entre otros funcionarios; así como sus zonas de estancia habitual y las vías frecuentes de movimientos. También sitios donde figuran áreas con presencia de embajadas, residencias diplomáticas, empresas extranjeras, organismos de la administración central del Estado, y de interés turístico. Así tienen a mano una ley que los justifica y ampara para reprimir cualquier tipo de protesta frente a sus ministerios e instituciones gubernamentales.

En la Gaceta se detallan varios Consejos Populares, y vías específicas de la capital, que pasarán a ser una especie de “zonas especiales” o “congeladas”, controladas totalmente por el Ministerio del Interior (MININT). Estas zonas son: Siboney-Atabey, Cubanacán, La Coronela, Plaza, Vedado, Príncipe, Colón-Nuevo Vedado, Ceiba-Kholy, Vedado-Malecón, Sevillano, Tallapiedra; y las vías específicas de los municipios Marianao, La Lisa, y Boyeros. También la zona de Antilla, en la provincia de Holguín. En estas áreas el MININT establece regulaciones para informar o solicitar la aprobación de las actividades a realizar por las personas naturales o jurídicas.

 

En el Acuerdo 8999/2021 no se ofrece ninguna explicación a la población, sobre los motivos por los cuales estos lugares, de un día para otro, pasaron a ser zonas de “interés para la seguridad y el orden interior”. Los medios oficiales tampoco arrojaron detalles sobre esta repentina disposición, y solo se limitaron a reproducir íntegramente el texto.

Varios acontecimientos de importancia política y social han ocurrido, en las inmediaciones de estos lugares, ahora vedados, desde hace varios años en contraposición a la propaganda del régimen; ejemplos:

  • El 10 de agosto de 2019, aproximadamente unos 200 usuarios de la Street Network en La Habana (SNET), se concentraron de manera sorpresiva frente al Ministerio de las Comunicaciones, para exigir el respeto de su red inalámbrica.
  • El 27 de noviembre de 2020, un grupo de artistas e intelectuales se plantó a las afueras del Ministerio de Cultura en protesta por el violento desalojo al que fueron sometidos los activistas acuartelados del Movimiento San Isidro. En pocas horas la pequeña manifestación se volvió una masa de cientos de personas, muchas de estas, personalidades de la cultura cubana. El régimen respondió con el uso de gas pimienta, el corte deliberado de servicios de internet, y la represión a la que posteriormente sometieron a los organizadores del evento.
  • El 27 de enero de 2021 ocurrió otro plantón, nuevamente frente al Ministerio de Cultura, con otras desagradables y abusivas acciones por parte del régimen.
  • El pasado 19 de febrero de 2021, un grupo de animalistas realizaron una protesta pacífica frente al Ministerio de la Agricultura (MINAGRI), para exigir la definitiva aprobación del prometido Decreto Ley de Bienestar Animal.

Cuando se analizan los hechos, nos percatamos que son una sucesión de acontecimientos manifiestos, que van consolidando a la sociedad civil cubana (no reconocida por los gobernantes), en la idea de que los plantones frente a los ministerios son un buen método de protesta. Obviamente, bajo una dictadura, no podía faltar alguna ley que impida esos actos pacíficos, y para ello crean el Acuerdo 8999/2021. Uno de los objetivos que parece perseguir es someter las zonas y vías mencionadas a la voluntad del MININT. Significa que, en lo adelante, cualquier acción que se ejecute en sus inmediaciones vedadas, será inmediatamente cuestionada “desde la legalidad”.

En consejos populares como Siboney-Atabey, Kholy y Nuevo Vedado se ubican las viviendas oficiales de la élite política y militar del país. Las vías de Marianao, La Lisa y Boyeros mencionadas en el acuerdo, completan entonces la ruta diaria de la élite del régimen, marca el camino de sus casas a sus habituales centros de trabajo, incluyendo el Aeropuerto Internacional José Martí.

Han creado como herramienta “la justificación y el método legal perfecto”, para blindar el poder político y militar contra todo tipo de manifestaciones ciudadanas en la capital, que pudieran poner en peligro a sus instituciones, líderes, repartos, vías específicas y otras zonas de su interés supremo.

Como comentaba en el tercer párrafo, otra “zona con regulaciones especiales”, es la localidad de Antilla, en Holguín. La idea ha sido declarar al núcleo urbano de ese municipio holguinero, en el cual el poderoso consorcio económico-militar GAESA (Grupo de la Administración Estatal S.A) construye un complejo hotelero de lujo. En cuanto a la declaración de Antilla bajo estas características especiales, el Consejo de Ministros dijo: “…constituye una zona de alta significación para el turismo”. GAESA construye su complejo turístico en la península de Ramón de Antilla, perteneciente al municipio de igual nombre.

La declaración de “zona con regulaciones especiales” permite al Gobierno “negociar con los propietarios la compra o reubicación de sus viviendas” en éstas áreas; e incluso llegando a la expropiación, con el único argumento de que se destinará a la construcción de hoteles e instalaciones diversas.

De acuerdo con la Gaceta Oficial número 20 del 24 de febrero/2021, también se establece que los procedimientos y regulaciones para informar o solicitar la aprobación de las actividades a realizar en dichas zonas, por las personas naturales o jurídicas, quedan comprendidos en la Resolución 13 del Ministro del Interior. El Decreto-Ley 331, de las Zonas con Regulaciones Especiales, establece dentro de los tipos de zonas con regulaciones especiales, las zonas de interés para la Defensa y la Seguridad, la cual comprende la categoría de Zonas y Vías de interés para la Seguridad y el Orden Interior.

Según reporte de la Agencia Cubana de Noticias (ACN), ésta norma jurídica “…resulta necesaria para establecer el procedimiento para informar o solicitar la aprobación de las actividades a realizar en estas zonas”, “con el objetivo de garantizar la protección y el cumplimiento de las misiones relativas a la Seguridad y el Orden Interior que se generen en estos sitios”.

El temor a un estallido social acorrala a la dictadura a tal punto de llevarlos a tomar estas medidas con urgencia después de 60 años. Las significativas manifestaciones que se han originado en diferentes puntos de Cuba, le deja saber al régimen que un posible estallido social puede estar muy cerca de efectuarse.

Jesús Silva

Mi nombre es Jesús Silva Gala, desde 2011 que me titulé de capacitación general en periodismo por la Universidad Internacional de la Florida, me desempeño como periodista, en lo que he laborado para varios medios de prensa como las antiguas revistas socioculturales Renacer, Rayito de luz (revista infantil), Nuestra Voz (Semanario noticioso). Después trabajé durante 5 años para el medio de prensa Panorama Pinareño, en el que me desempeñé como periodista, editor y redactor. Posteriormente trabajé como bloguero del portal Cuba Te Cuenta en el siclo noviembre 2019-junio 2020, para el cual deseo volver trabajar. Me mantengo trabajando como articulista del sitio CubaCID.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.