Cuba te Cuenta

El deterioro de la masa ganadera en Cuba

La comercialización de carne de res estuvo considerado un acto penado por la ley, era considerado un tema de seguridad nacional y orden interior.

Imagen tomada de Pixabay

El régimen cubano ha sostenido, como tesis, que el deterioro de la masa ganadera del país se debe a un inadecuado manejo por las formas productivas, lo que ha traído aparejado un notable decrecimiento de la producción lechera y cárnica.

Ahora, con el agua al cuello, prevén estimular la producción de alimentos y satisfacer las demandas no cubiertas del sector, por lo que fueron aprobadas recientemente 63 nuevas medidas. Estas, en principio, dan respuestas a viejos problemas estructurales, organizativos y productivos, así como a otros generados por el ordenamiento monetario (que no reconocieron); pero tampoco satisfacen las verdaderas necesidades del sector.

La explosión en redes sociales de memes asociados al sacrifico de ganado mayor, muestra las pocas expectativas que tiene la población con las medidas aprobadas. Detrás de los memes hay un enjambre de críticas que abarca desde los que sufrieron prisión por hurto y sacrificio, hasta quienes están conscientes que nunca verán esa carne en su mesa.

A lo largo de varias décadas, la comercialización de carne de res estuvo considerado un acto penado por la ley. Era considerado un tema de seguridad nacional y orden interior. Reuniones, plenarias y sanciones no pudieron contener la ausencia de conteos físicos, los faltantes de cabezas de ganado, la incorrecta estabulación, la falta de cercados perimetrales, así como las muertes por sequías y falta de alimentación.

La colectivización social y centralización económica planificada, incluso de los privados, fue enterrando la producción ganadera y desestimulando a los productores quienes tampoco, al igual que los usufructuarios y pequeños agricultores, podían disponer de su ganado.

El prohibicionismo también dejó secuelas en el sector ganadero. Las regulaciones impositivas y coercitivas de la Ley Ganadera (Ley 1279/74) sobre la compraventa, traspaso y traslado de animales, fue punto de conflicto entre ganaderos durante todos estos años.

Por si fuera poco, la rama ganadera careció históricamente de incentivos comerciales. Los campesinos tenían que vender sus crías y carnes al gobierno. La libra de carne bovina no sobrepasaba los 4.47 CUP, cuando su precio en el mercado negro rondaba los 75 CUP. Similar situación sucedía con la leche que el Estado le pagaba al campesino a 4.50 CUP, cuando informalmente se cotizaba a 15.00 CUP.

Esta fue otra de las razones por las que las formas productivas estatales, luego de cumplir sus encargos, burlaron los Registros de Control Pecuario (Res. 93/1974, ahora, 462/2008) al no declarar en los términos establecidos los hechos y actos relacionados con los nacimientos, pérdidas por extravíos o sustracción, muertes, compra-ventas, traslados u otro tipo de operaciones. De igual forma, desviaban las producciones de leches y otros derivados.

El cúmulo de ataduras legales originadas con la Revolución, ha sido la verdadera causante del decrecimiento físico-productivo del ganado mayor en Cuba. Antes de 1959, la isla tenía más de 8 millones de cabezas de ganado y estaba entre los 5 primeros países productores y exportadores de carne vacuna de América Latina. Las leyes de Reforma Agraria, las nacionalizaciones y las expropiaciones sentaron las bases del paulatino estanco ganadero que, unido a las matanzas, la corrupción y el mal manejo, desembocaron en el panorama actual que viene agudizándose desde los años ´90.

Eddy Delgado

Se graduó como arquitecto del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echevarría (CUJAE). Atiende el tema de la divulgación de la organización Centro de Estudios Políticos y Alternativos para la Transición Democrática (CEPADT), y está al frente del trabajo con los jóvenes.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.