Cuba te Cuenta

Régimen cubano deja en total desamparo a una comunidad en Pinar del Río (I)

Pinar del Río: Una pequeña comunidad de 15 familias ha denunciado la indolencia del régimen cubano ante su deplorable situación. 

Una pequeña comunidad de Pinar del Río ha denunciado la indolencia del régimen cubano ante su deplorable situación.

A tan solo 11/2 kilómetro, antes de llegar al Consejo Popular Briones Montoto, perteneciente al municipio Pinar del Río, se encuentra enclavado un pequeño asentamiento poblacional. Allí malviven 15 familias en muy pésimas condiciones.

Desde hace mucho más de 50 años se erigió este asentamiento poblacional, y aún no cuentan con servicio eléctrico, agua potable, y telefonía pública. Además de que existen varias viviendas en peligro de derrumbe, por su gran deterioro.

Por encima de este lugar hay una red eléctrica de voltaje 33000 V, que abastece de fluido eléctrico a varias granjas de gallinas ponedoras y a dos escuelas deshabilitadas. La Empresa Eléctrica (subordinada al Estado), pudiera aprovechar esas propias líneas y crear una subestación cercana que le pueda ofrecer ese servicio a los pobladores de esas familias, pero no lo hacen. Las autoridades del gobierno les dicen a los vecinos que “no hay recursos, que sobre todo no tienen transformadores para instalar uno en esa zona que les pueda servir”.

Sin embargo, relativamente cerca de esa zona, existen varios postes de soporte eléctrico, que tienen en su cima dos y tres transformadores respectivamente que están en desuso desde hace aproximadamente 10 años. Siendo así, el Gobierno y la Empresa Eléctrica no han querido tomar uno de esos ejemplares, instalarlo en ese barrio marginado y facilitarles la electricidad que tanto necesitan estas familias.

Los residentes de esa localidad, después de diez años pidiendo ayuda a las autoridades gubernamentales, y ante la falta de una respuesta satisfactoria, decidieron por sus propios medios solucionar la problemática. Consiguieron algunos cables viejos, y desde una vivienda muy distante (que sí estaba electrificada), decidieron realizar algunas instalaciones mediante muchos empates y llevaron una conexión de muy baja calidad a casi todas las viviendas. Esto no les solucionó el problema, ya que la conexión solo les sirve para el funcionamiento de solo una lámpara LED, que cada casa tiene en algún lugar estratégico que brinde luz para toda la vivienda, pero la mayor parte del tiempo no encienden por la mala calidad de la rústica tendedera eléctrica. No pueden tener refrigerador, televisor, radio, ni cualquier otro equipo electrodoméstico, solo una lámpara LED que muy pocas veces funciona.

Estas familias se ven obligadas a pasar todas las malas noches en la oscuridad. Se alumbran la mayoría de las veces con lámparas rústicas, hechas con frascos de cristal medianos al que le echan petróleo o queroseno, cuando tienen, y un pedazo de tela que mantenga el fuego que les sirve de lámpara para alumbrarse en las noches.

Eulalia Iglesias Sánchez, una de las vecinas de la localidad expresó: “Es una falta de respeto hacia las familias de aquí. El gobierno nos dice que no hay recursos, pero garantiza la electricidad a las granjas y otras entidades estatales cercanas; mientras practica un total desprecio hacia nosotros. La red eléctrica pasa por encima de nuestras casas y no nos instalan la electricidad. Hace más de 50 años que vivimos aquí, llevamos 15 años pidiéndole ayuda a las instancias estatales, y no hacen nada”.

Además de la falta de fluido eléctrico, varias viviendas del lugar permanecen en peligro de derrumbe, debido al deterioro tan grande que presentan; poniendo en alto riesgo la vida de varias familias.

La falta de agua potable es otro de los males que padecen los vecinos cercanos de Briones Montoto. Tienen que trasladar el agua de consumo de sus viviendas en tanques de hierro oxidados, desde largas distancias, en carretas o carretones alados por bueyes, o en carros alados por caballos. No cuentan con una tubería de agua, a pesar de haber varias entidades estatales cercanas a esas viviendas, de donde el Estado puede sacar una línea abastecedora de calidad que ayude a mejorar la calidad de vida de estos pobladores.

Cerca de este asentamiento poblacional existe un antiguo centro pre-universitario, el cual está en desuso desde hace muchos años. Cuenta con un pozo y una turbina que bien pueden ser la solución más económica para el Estado y para esas familias respecto al servicio de agua potable. Según los vecinos, al plantearles esa posible solución a las entidades gubernamentales, les dicen que “no es permitida esa solución”. Cerca también hay, como habíamos dicho antes, varias granjas de gallinas ponedoras con abastecimiento de agua potable las 24 horas del día. Cualquiera de esas opciones puede ser una solución eficaz, pero el Estado no ejecuta ninguna decisión favorecedora de esas familias, a pesar que se lo han solicitado innumerables veces.

Tienen que cocinar sus alimentos diariamente con leña, ya que tampoco cuentan con otras facilidades como las cocinas eléctricas o de gas licuado. La mayoría de las mujeres en este sitio presentan problemas de salud en sus pulmones, debido a tanta inhalación de humo diario. Los días de lluvia prolongada, después que se les agota la leña que tienen almacenada, esas familias se quedan sin poder cocinar sus alimentos, ya que todas las maderas de los montes se moja. Esto empeora aún más en temporada ciclónica y en las temporadas altas de lluvias comunes.

A todos los problemas antes mencionados se le debe agregar la falta de telefonía fija. No tienen siquiera un teléfono público que les pueda servir en casos de urgencias; permanecen prácticamente incomunicados de todo.

Las 15 familias afectadas están integradas por personas humildes, trabajadores de todas las edades, y malviven en una pobreza desoladora. Entre ellos hay niños menores de edad, jóvenes, personas adultas y ancianos; muchos de ellos con diversos padecimientos de salud.

Hace varios meses, se unieron para redactar una carta que entregaron en las oficinas de gobierno municipal y provincial. Lograron recaudar más de 40 firmas, de los vecinos afectados y de varias personas residentes en otros sitios que se solidarizaron con ellos. En ella pidieron al gobierno que les habilite el fluido eléctrico adecuado, agua potable, un teléfono público y que solucione las malas condiciones de viviendas que tienen varios vecinos.

El gobierno les dio un plazo entre 15 días a un mes para dar solución a tales problemas. Ya han pasado más de 6 meses y nadie los ha asistido. A las autoridades gubernamentales no les ha preocupado los problemas que allí tienen esas familias, que también son seres humanos.

Jesús Silva

En 2011, se tituló de capacitación general en periodismo por la Universidad Internacional de la Florida. Se desempeña como periodista y activista político y de DDHH. Ha laborado para varios medios de prensa como las antiguas revistas socio-culturales Renacer, Rayito de luz (revista infantil), Nuestra Voz (Semanario noticioso). Trabajó durante 5 años para el medio de prensa Panorama Pinareño, en el que se desempeñó como periodista, redactor y editor. Ha trabajado como bloguero del portal Cuba Te Cuenta en los ciclos noviembre 2019 - junio 2020 y octubre 2020 - junio 2021. Es activista defensor de Derechos Humanos del OCDH. Es editor y articulista del sitio CubaCID y actualmente dirigente del CID en Pinar del Río.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.