Cuba te Cuenta

Sesenta Mayos de esclavitud laboral

Utilizaron la fecha del Primero de Mayo para concentrar en desfiles a miles de trabajadores en todo el país, y así vender una imagen distorsionada de la clase obrera cubana.

En los años cincuenta, el fallecido dictador Fidel Castro Ruz denunciaba las precarias condiciones de trabajo que tenían que enfrentar los cubanos. Además, prometía que con el triunfo revolucionario todo cambiaría, que un futuro próspero y sin explotación afloraría para todos los trabajadores en general.

La Revolución triunfó en el año 1959 y, desde el principio, el aparato de propaganda y represión desarrolló proyectos con la finalidad de engañar y tomar el control absoluto de todas las esferas de vida de la República de Cuba.

El gobierno nacionalizó empresas, recursos, decomisó o cerró pequeños negocios, entre otras estrategias para eliminar las empresas y negocios privados. Utilizó la fecha del Primero de Mayo para concentrar en desfiles a miles de trabajadores en todo el país, y así vender una imagen distorsionada de la clase obrera cubana.

En las seis décadas de la Revolución, el pueblo de Cuba y en especial la clase obrera, ha sufrido una y otra vez los fracasos de una dictadura que viola sistemáticamente los derechos y tratados en materia laboral. En la Cuba de los comunistas, las personas que piensan diferente, han sido y son expulsados de sus centros laborales sin que exista compensación o institución que defienda sus derechos como trabajadores. Para nadie es un secreto que los organismos sindicales son una farsa y responden a las directrices del partido comunista.

El gobierno cubano utiliza a sus trabajadores como esclavos de nuevo tipo, al realizar contratos por altas sumas de dinero, pagándoles solamente con diplomas y algunas migajas. Ejemplo de esto son las brigadas médicas, deportistas y personal calificado en contratos con empresas extranjeras. También hay que recalcar que los trabajadores cubanos han sido víctimas de los salarios más bajos en comparación con otras naciones.

La actualidad y el futuro de Cuba se torna negro pues la problemática de más de seis décadas es la misma, incluso peor. La falta de insumos, tecnología, adiestramiento y  libertades, hacen de la vida del trabajador cubano una odisea. En enero del año en curso, el gobierno aumentó los salarios provocando un problema más grande, la hiperinflación.  De esta manera, los sectores laboral y productivo, quedaron expuestos a la guerra de precios y a la falta de bienes y servicios.

Tanto es el abuso del gobierno, que ahora el régimen impuso un mercado en dólares (MLC) para que la clase obrera adquiera productos para trabajar o de primera necesidad, la mayoría de producción nacional y vendidos en la moneda en que no se paga. Por ejemplo, una tonelada de pienso animal hecho en Cuba, cuesta al campesino 350 dólares. Sin embargo, a la hora de vender el gobierno paga ese pienso en CUP y a bajo precio. Así pasa también con las pinturas, cueros, textiles y todo lo que pueda necesitarse.

Estas líneas solo reflejan una parte de la realidad de los trabajadores cubanos, realidad que no ilustra el interés del gobierno por el bienestar y la prosperidad que han prometido y en sus discursos gastados de mentiras. El bienestar no está en la Revolución; está en la libertad que el trabajador cubano busca día a día enfrentando a un régimen que viola sus  derechos.

Henry Couto

Miembro de la organización Unión Patriótica de Cuba. Colabora con la ONG People In Need como observador, y monitorea sobre vulneraciones a los derechos humanos en el país. Colabora con los distintos espacios de Radio Martí en el programa Cuba al Día.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.