Cuba te Cuenta

LMOA: una vida en peligro

Luis Manuel Otero Alcántara, líder del Movimiento San Isidro (MSI), se ha convertido en uno de los rostros más visibles y carismáticos de la disidencia dentro y fuera de Cuba. Luisma, como cariñosamente es llamado por amigos y seguidores en redes sociales, pudiera convertirse en la figura clave para el cambio tan esperado por la sociedad cubana.

Este joven de 33 años, vecino del barrio San Isidro, en La Habana Vieja, ha protagonizado huelgas de hambre, manifestaciones y performances, con el propósito de denunciar ante el mundo la represión, hostigamiento, y falta de libertades que enfrentan los cubanos que, como él, tienen el valor y la dignidad de exigir mejores condiciones de vida, el respeto a los derechos humanos y el fin de un sistema político totalitario.

En febrero de este año, Eliécer Márquez Duany, conocido artísticamente como el Funky, y Maikel Castillo Osorbo, ambos miembros del MSI y residentes en Cuba, hicieron historia al aparecer en el video viral “Patria y vida”, un himno de esperanza y libertad que enfureció al régimen cubano.

A ojos de muchos, esto marcó un aumento de la persecución contra Luis Manuel, hasta que en el mes de abril su vivienda fue allanada por la policía y confiscadas todas sus obras. El artista protestó comenzando una huelga de hambre y sed.

Posteriormente, el domingo 2 de mayo Luis Manuel fue sacado de su casa en contra de su voluntad y llevado por las fuerzas represivas del régimen hacia el hospital Calixto García, en La Habana. Hasta el momento lo mantienen secuestrado y prácticamente incomunicado en dicha institución de salud y bajo la custodia de la Seguridad de Estado.

El régimen ha dado a conocer que el artista está ingiriendo alimentos voluntariamente y que se encuentra estable y fuera de peligro; sin embargo, se desconocen detalles de otras fuentes porque no se le permiten visitas. Existe incertidumbre total de lo que puede estar sucediendo en relación con este caso, y el último video publicado en medios que responden al oficialismo, prendió las alarmas por el visible deterioro físico de Luis Manuel.

“Ante la falta de acceso a Luis Manuel, las condiciones en que fue llevado al hospital, las constantes violaciones a los derechos humanos a los que ha sido sometido y la campaña de estigmatización en medios oficialistas, su estadía en el hospital podría constituir una detención arbitraria con serias afectaciones a su derecho a la vida, salud e integridad”, denunció Erika Guevara, directora de Amnistía Internacional para las Américas.

Lo sucedido con Luis Manuel Otero Alcántara es un método que ha utilizado el gobierno cubano en repetidas ocasiones, que consiste en intentar desacreditar a los líderes de la oposición y, si no basta, utilizar cualquier pretexto para encarcelarlos y suprimir cualquier tipo de información sobre la persona. No obstante, las circunstancias han cambiado y lo que pueda acontecer con Luisma ya no es solo preocupación de unos pocos miembros del MSI. Cuba y el mundo siguen los acontecimientos con mirada crítica.

Arianna Ávila

Joven activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU). Ha participado en talleres sobre democracia, liderazgo, comunicación, redes sociales, etc. En el 2015 recibió en Trinidad y Tobago formación sobre cómo agendar una agencia de prensa.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.