Cuba te Cuenta

Cuba: La realidad que enfrentamos

La economía no está separada de la política, la primera depende absolutamente de las directrices y designios de la segunda. Sería inteligente que las manifestaciones pacíficas no cedan, y cada día sean mayores dentro de Cuba; motivadas por los deseos de todo cubano de acabar con la pesadilla que vivimos, para cambiar el sistema político.

Desde hace más de un año, Cuba ha entrado en una recesión económica, solo teniendo como precedente los inicios de los años 90. Si nos detenemos a analizar el contexto, se puede percibir la arrogancia del gobierno colocando diariamente en sus medios informativos, cosechas en diferentes lugares del país; pero nada de eso llega objetivamente al pueblo.

En medio de una pandemia se populariza un gobierno que literalmente está “innovando” con candidatos a vacunas; y con otros artículos tecnológicos como el nuevo teléfono celular que se está fabricando en Cuba, mientras no dan nada de comer al pueblo. Exportan, sin medida, todo aquello que pueda generar riquezas, sin ofertarles ninguno de esos productos a la población, que padece de hambre y profundas necesidades.

Esas acciones demuestran la desesperación del régimen, en su afán desenfrenado de recepción de monedas extranjeras, a raíz de lo quebrantadas que ya se han tornado sus arcas financieras. Cada día más, están en peligro de mantenerse en el poder, pues su incapacidad de “solución” ante las carencias de la población son gradualmente más notables e insostenibles. A tono con abrir fronteras y la inconformidad de la población, el régimen decidió pasar a un “retorno a confinamientos masivos”. Nótese que esto ha ocurrido después de darse como hechos, varios actos de manifestación que han suscitado en varias localidades del país en los últimos meses.

Es necesario destacar y reconocer, que tales hechos de descontento popular han puesto en nervios a las autoridades. A pesar de la paulatina e intensificada represión impuesta por ellos contra la población, pues han volcado a uniformados contra los propios cubanos. Tales acontecimientos los han hecho reaccionar, lo que se traduce en algunas transformaciones emergentes. Sobre todo si esos cambios van cargados de una dosis de mediatización ideológica, con apoyo de los medios de prensa oficialistas.

Para algunos, esto parecerá más de lo mismo. Creo que bien se pudiese tomar como una especie de “victoria”, de la cual el pueblo debe reconocer cuanto valor tiene “el poder de los sin poder”, como dijera Vaclav Havel, ex-presidente checo. Ese poder que, como pueblo, podemos ejercer, para lograr que el régimen responda a todas las necesidades la familia cubana.

Tomar como experiencia que gracias a las presiones hechas por algunas personas y grupos, tanto opositores como personas en pequeños colectivos de forma autónoma, han realizado algún tipo de manifestación. Las que han servido para presionar, en alguna medida, a que las autoridades hoy se muevan y simulen tener la disposición de hacer algunos cambios en la isla.

La economía no está separada de la política, la primera depende absolutamente de las directrices y designios de la segunda. Sería inteligente que las manifestaciones pacíficas no cedan, y cada día sean mayores dentro de Cuba; motivadas por los deseos de todo cubano de acabar con la pesadilla que vivimos, para cambiar el sistema político que es el verdadero “bloqueo interno”. Enfocados todos los cubanos en ese propósito, y habiéndose terminado éste sistema impuesto por el PCC en Cuba, nos liberaremos de todas las trabas e imposiciones. De esa manera si podemos acabar con el hambre y la miseria existentes.

En los últimos años el régimen cubano no ha demostrado ser capaz de lidiar con la crisis económica, social, psicológica, e incluso política que se ha estado desatando paulatinamente dentro de la isla. Entonces, ¿estamos bajo una crisis generalizada?, ¿es la oportunidad de romper el yugo? Pues sí, estamos sumidos en una crisis humanitaria, y es hora de romper las ataduras que nos ha esclavizado durante más de 60 penosos y oprobiosos años, para construir una Cuba libre y próspera.

Jesús Silva

En 2011, se tituló de capacitación general en periodismo por la Universidad Internacional de la Florida. Se desempeña como periodista y activista político y de DDHH. Ha laborado para varios medios de prensa como las antiguas revistas socio-culturales Renacer, Rayito de luz (revista infantil), Nuestra Voz (Semanario noticioso). Trabajó durante 5 años para el medio de prensa Panorama Pinareño, en el que se desempeñó como periodista, redactor y editor. Ha trabajado como bloguero del portal Cuba Te Cuenta en los ciclos noviembre 2019 - junio 2020 y octubre 2020 - junio 2021. Es activista defensor de Derechos Humanos del OCDH. Es editor y articulista del sitio CubaCID y actualmente dirigente del CID en Pinar del Río.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.