Cuba te Cuenta

El derecho a queja en la Constitución cubana

La Fiscalía General de la República es la institución del Estado que debe velar por los derechos constitucionales. Sin embargo, resulta vergonzoso que sea instrumento de las falacias del régimen al estigmatizar y reprimir a los ciudadanos si estos disienten del sistema

El derecho a queja está refrendado en la Constitución de Cuba aprobada en abril de 2019. Sin embargo, como derecho elemental ha sido uno de los más vulnerados por las instituciones y los funcionarios del régimen, sobre todo si cuestionan el sistema político, económico y social del país.

En el artículo 61, anteriormente el 63 de la Constitución de 1976, se cita que “las personas tienen derecho a dirigir quejas y a recibir respuestas oportunas en el plazo establecido por la ley”.

No obstante, a pesar de que la nueva redacción resulta superior a la anterior, después de dos años de aprobada la Constitución, es un derecho que sigue siendo vulnerado. Desde el 2020 y el comienzo de la pandemia, la vulneración es además justificada al no permitirse la confluencia de personas en las instituciones estatales. Tampoco se han emitido las leyes complementarias, ni se han entronizado los organismos mencionados con la voluntad política, para que el derecho sea respetado.

De igual forma, han sido postergados los plazos estipulados para que las autoridades emitan las respuestas pertinentes y las sanciones penales y/o administrativas por violar lo establecido, así como las causas por las que se niegan a hacerlo. Tampoco los ciudadanos cuentan con una vía alternativa para cuando no se sientan satisfechos con la respuesta recibida o ésta sea incongruente.

La Fiscalía General de la República (FGR), es la institución del Estado que debe velar por los derechos constitucionales. Sin embargo, resulta vergonzoso que sea instrumento de las falacias del régimen al estigmatizar y reprimir a los ciudadanos si estos disienten del sistema. En Cuba no existen organizaciones independientes reconocidas por el Estado, como la Defensoría del Pueblo que existe en otros países, que hagan valer el estricto cumplimiento constitucional y el apego a la ley.

Otras de las entidades corruptas que violan el ejercicio efectivo del derecho a queja, son los Departamentos de Atención a la Ciudadanía, correspondientes al Ministerio del Interior (MININT), los Consejos de la Administración (CAM) y las Asambleas Municipales del Poder Popular (AMPP). Estas no entregan constancia documental de la presentación de las quejas y mucho menos las radican o asientan por escrito en los libros de entrada. Esta práctica garantiza que no haya evidencia documental de lo planteado, para que no sea probatorio ante ningún organismo internacional.

En fin, que un derecho aparezca reflejado en la Constitución, no es suficiente para que se cumpla, al menos en Cuba. Ello depende de leyes complementarias que lo regulen e instituciones que hagan efectivo su apego constitucional. Mientras dispongamos de un partido único, dictadores títeres e institucionales no independientes, sino asociadas a los intereses del régimen, no podremos lograr el pleno ejercicio del derecho a queja.

Eddy Delgado

Se graduó como arquitecto del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echevarría (CUJAE). Atiende el tema de la divulgación de la organización Centro de Estudios Políticos y Alternativos para la Transición Democrática (CEPADT), y está al frente del trabajo con los jóvenes.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.