Cuba te Cuenta

El Gobierno cubano mintió sobre los precios de medicamentos

Cuba: El alza de precios ha incluido el sector de la salud, lo que supone un tema muy sensible para la población

Desde la implementación, a comienzos de este año, de las nuevas medidas económicas que acompañan la llamada Tarea Ordenamiento, se ha observado un notable aumento de precios en todos los productos que ofertan tanto particulares como el propio Estado.

El alza de precios ha incluido el sector de la salud, lo que supone un tema muy sensible para la población, pues el hecho de que la gran mayoría de los medicamentos ya no estén subsidiados supone que muchos ya no puedan tener acceso a ellos.

Por ejemplo, el Mebendazol es un antiparasitario de mucha demanda en la población no solo por su efectividad principalmente en el tratamiento a niños, sino también porque es prácticamente el único que no ha desaparecido de las farmacias. Dicho medicamento antes tenía un precio de 0.45 centavos, su precio actual es de 27 pesos ò 1.08 dólares cada blíster. Para un ciclo completo con este medicamento se requieren cuatro, lo que equivale a 108 pesos, serían 4.32 dólares.

Teniendo en cuenta el alto costo de la vida a pesar del aumento salarial, muchas familias se quedarán sin acceso a este medicamento debido a que simplemente no pueden pagarlo. Otros medicamentos muy demandados y que antes estaban subsidiados ya no están al alcance de muchos que se ven obligados a prescindir de ellos aun poniendo en riesgo su salud.

Estos envases vienen con el precio anterior impreso. Sin embargo se venden de acuerdo a los nuevos precios impuestos, esto resulta contradictorio ya que el gobierno aseguró que los medicamentos se venderían a su precio anterior hasta que estos se agotaran. O sea, que serían los que se fabricaran a partir de la fecha de implementación de las nuevas  medidas  los que ya no estarían subsidiados, que corresponde a los que fueran fabricados a partir del pasado 1ro de enero de 2021.

Este hecho está ocurriendo en todas las farmacias del país. Es una manera sencilla de comprobar que nos mintieron descaradamente con el objetivo de que todos aceptáramos sin protestar los cambios; con el falso consuelo de que todo se haría de manera paulatina, sin brusquedades, y que así nos iríamos adaptando a ello.

De la noche a la mañana los medicamentos, que ya eran difíciles de obtener debido a los largos periodos sin aparecer en las farmacias, se volvieron casi inalcanzables para el cubano que vive de su salario.

Los cubanos somos prisioneros del estrés que implica intentar poner comida en la mesa, ahora, prescindir de los medicamentos es ya parte de nuestra larga lista de privaciones. Nos hemos visto obligados a recurrir a remedios naturales sin efectividad comprobada, y hasta contraindicados por los médicos, o incluso a acudir a curanderos como en los tiempos antiguos.

Esta es la realidad de un sistema de salud que asegura ser el mejor del mundo pero que en realidad esconde una gran ineficiencia, con toda la insensibilidad que supone aplicar un cambio tan brusco en momentos tan difíciles, marcados por una pandemia que tantas afectaciones ha causado en la vida de todos.  Para un  pueblo que ha sufrido tanto, las nuevas medidas económicas han supuesto un duro golpe y un enorme retroceso.

Zaray Fernández

Periodista independiente y delegada del partido Cuba Independiente y Democrática (CID) en Pinar del Río. Colaboró como periodista ciudadana para el medio de prensa Panorama Pinareño durante 3 años.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.