Cuba te Cuenta

Cuba: Economía post-Ordenamiento según el economista Elías Amor

Desde de que el Gobierno cubano puso en práctica la llamada Tarea Ordenamiento, el pasado primero de enero, la economía ha tenido un progresivo deterioro, marcado por las tensiones inflacionistas y el aumento del costo de la vida.

Desde de que el Gobierno cubano puso en práctica la llamada Tarea Ordenamiento, el pasado primero de enero, la economía ha tenido un progresivo deterioro, marcado por las tensiones inflacionistas y el aumento del costo de la vida.

Con el objetivo de conocer más sobre este y otros temas, el equipo de Cuba te Cuenta realizó algunas preguntas al economista español Elías Amor.

Con la implementación de la llamada Tarea Ordenamiento, los niveles de inflación y el costo de la vida se han incrementado estrepitosamente. ¿Cuál es su opinión al respecto?

La economía cubana siempre ha padecido los efectos de una inflación latente, lo que acaba generando racionamiento, colas, escasez. Aunque nunca los aumentos de precios han sido tan intensos y a la vez concentrados en el tiempo, como los causados por la Tarea Ordenamiento.

Por citar un ejemplo, si se tiene en cuenta la evolución de la inflación en Cuba desde 1997-2019, el incremento de los precios en la isla ha sido de un 80%, una tasa media anual del 4%. En el mismo período, la inflación acumulada, por ejemplo, en EE.UU fue solo de un 30%, lo que implica una tasa media anual del 1,3%.

¿Por qué la economía cubana es en extremo inflacionista?

En primer lugar, porque la crisis estructural de ofertas es en todos los sectores, no solo alimentación. El sistema productivo nacional produce menos de lo que demanda, y eso genera tensiones inflacionistas al permanecer un continuo exceso de demanda que tira al alza los precios.

También está el descontrol monetario. Hay mucho más dinero papel en la economía que mercancías y servicios, y esa distorsión genera aumento de precios, porque el dinero se desprecia de valor continuamente, debido a la falta de control de la política monetaria.

Por otra parte está la persistencia del déficit público y su incremento espectacular en 2020. Los abultados déficits, provocados porque el Estado ingresa menos de lo que gasta, se financian con la emisión de bonos soberanos que compra el Banco Central, y eso, una vez más, inyecta papel moneda a la economía, despreciando el valor del dinero.

Además, por motivos coyunturales, la Tarea Ordenamiento trae consigo efectos inflacionistas evidentes. De un lado por el incremento del salario sin ir acompañado de un aumento de la productividad, lo que supone un crecimiento de los costes monetarios del trabajo; y a esto hay que añadir el efecto de la devaluación del peso sobre el precio de los productos y servicios importados.

Teniendo en cuenta los actuales niveles de desabastecimiento y el excesivo precio de los bienes y servicios. ¿Qué le deparará el futuro próximo a las familias cubanas?

Ante todo un empobrecimiento muy notable, provocado por la erosión de los salarios y pensiones, como consecuencia de una inflación que irá en aumento, conforme el régimen tenga que continuar devaluando el peso en este año y siguientes.

El empobrecimiento afectará sobre todo a los que reciben rentas en moneda nacional, mientras que el nivel de vida de quienes perciben o tengan monedas duras será superior.

A la par podrá aparecer el desempleo conforme las empresas estatales dejen de recibir los subsidios, una vez que pase el tiempo establecido por el régimen para recuperar la insolvencia.

La situación tiende a agravarse. Cómo ya se está viendo, los subsidios del régimen no van a llegar a toda la población, disminuyendo el importe de la canasta normada y obligando a la gente a ocupar dos o tres empleos, para incrementar sus rentas.

En fin, el nivel de ahorro de los cubanos y el inexistente patrimonio van a condicionar la dinámica del proceso, acentuando las diferencias económicas y sociales.

Hay quienes comparan la crisis actual con el llamado Período Especial de los años 90. ¿Qué piensa usted sobre esto?

No es igual. El derrumbe del Producto Interno Bruto (PIB) en el Período Especial fue mucho más intenso que el actual, y la pérdida de referencias internacionales, con la URSS y el bloque del telón de acceso, tuvo una mayor incidencia que ahora; ya que Cuba comercia y recibe inversiones de la mayoría de países en el presente.

El problema está en que el régimen no ha llevado a término las reformas estructurales que necesita la economía cubana, para superar situaciones de crisis como la vigente, y por ello, los márgenes para salir a flote son escasos.

Ante la critica situación que atraviesa la isla, la gestión privada sería un aliciente para la economía. ¿Qué cree de las disposiciones post-Ordenamiento para el Trabajo por Cuenta Propia?

Primero, para trasvasar de la economía informal a agentes que operan en este ámbito sin pagar impuestos ni cotizaciones, porque sus niveles de productividad son muy bajos y no compensan oficializar las tareas. Ahora se pretende contar con la economía informal y generar actividad oficial.

En segunda, recaudar más por impuestos. El régimen ha visto que el impuesto de ingresos personales, que recae solamente en los trabajadores por cuenta propia, ha aumentado un 160%, mientras que toda la recaudación tributaria lo ha hecho solo un 18%. Le interesa crear cuentapropistas para recaudar más y gastar más.

En tercera, liberalizando por cuenta propia consigue transmitir a los observadores internacionales falsas señales de que en Cuba se está modernizando la economía, y se hacen reformas económicas, con el objetivo de atraer inversiones. Esto es pura propaganda.

Yadira Serrano

Joven activista de derechos humanos y miembro del Frente Juvenil de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu). En su organización se desempeña como tuitera y facilitadora de talleres.

Correo: yadiraserran@gmail.com

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.