Cuba te Cuenta

“En definitiva, todo se traduce en libertad económica”

Unas de las peores zancadillas del régimen cubano al sector privado es la inestabilidad o prácticamente la inexistencia de un mercado mayorista.

Imagen tomada de Diario de Cuba

En febrero pasado, el Consejo de Ministros aprobó la eliminación del listado de 127 actividades para ejercer el trabajo por cuenta propia, como parte de la “estrategia de desarrollo socioeconómico del país”.

Con la medida, dicha lista fue ampliada a 2100 actividades “autorizadas”, tomando en cuenta los datos del Clasificador Nacional de Actividades Económicas.

El economista español Elías Amor nos brindó algunas pautas en una entrevista anterior, y ahora accedió a profundizar más sobre este tema, que resulta del interés de los miles de cubanos que ejercen la actividad privada en el país.

Para Amor, el trabajo por cuenta propia en Cuba, puede ser una tabla de salvación, “pero ello requiere más que autorizar 2000 actividades”.

“Se necesita construir un marco jurídico que dé estabilidad y confianza a los pequeños emprendedores privados. Además, hay muchas empresas estatales que si se gestionasen con criterios privados, podrían ser rentables y generar riquezas y empleos” explicó.

Cabe mencionar que en 2020 alrededor de 136 000 trabajadores privados en la isla perdieron sus empleos, debido al Coronavirus, y también por la mala aplicación de las leyes por parte del Gobierno.

“Esto es incomprensible, si se tiene en cuenta la experiencia de 10 años que lleva funcionando el trabajo autónomo en Cuba. La legislación se queda corta y no abre espacios para la libertad” continuó el economista.

Es por ello que las medidas -implementadas en el contexto de la llamada “Tarea Ordenamiento- “tienen buena letra, pero desafinan en la música” añadió el experto.

Por ejemplo, ¿dónde se ha visto que arquitectos, periodistas o ingenieros no puedan trabajar por cuenta propia?, o mejor dicho, ¿a qué teme el régimen y por qué condiciona estas profesiones a listas negras, que no autorizan el ejercicio independiente?” se cuestionó. Sin lugar a dudas estás trabas deberían haberse eliminado a la par con la creación de nuevas actividades.

Datos oficiales revelaron que solo 600 000 cubanos son cuentapropistas patentados, alrededor de un 13% del empleo total que sigue siendo mayoritariamente estatal, el 70% depende del Estado en empresas o en el sector presupuestado. Esto significa que las limitaciones impiden que el sector privado crezca.

“Creo que la figura del autónomo merece un marco jurídico distinto, que le permita avanzar su proyecto, asociarse con otros para aumentar el tamaño y dar mejores y mayores servicios, recibir inversiones del capital extranjero y liderar sus actividades, sin injerencias” dijo al respecto Elías Amor.

Unas de las peores zancadillas del régimen cubano al sector privado es la inestabilidad o prácticamente la inexistencia de un mercado mayorista.

De hecho, recientemente el Titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, reconoció que el “déficit de insumos” ha impedido estabilizar dicho mercado.

Por otro lado, a las limitaciones se le ha sumando la hostilidad de la pandemia. Con la paralización del turismo -que ya en 2019 había decaído un 9% y 20% en enero de 2020- se han visto afectados cientos de negocios de arrendamientos de viviendas, paladares y transportación privada.

Al mismo tiempo, el cierre de negocios y disminución de horarios, en aquellos dedicados a la prestación de servicios; ha impactado directamente en la rentabilidad de estas actividades.

En este contexto, más de 250 000 trabajadores por cuenta propia suspendieron su licencia de forma temporal, detalló Gil Fernández.

Manuel del Río, vecino de Alto Songo, es dueño de una cafetería, que antes de la pandemia, le reportaba muy buenos ingresos.

No obstante, desde 2020 y hasta la fecha apenas ha podido trabajar y ha gastado sus ahorros en el día a dí, al punto de que se plantea vender el local.

“Se me han ido 5 años de trabajo en unos meses. No me queda casi nada del fondo, y cómo uno nunca ha podido tener otras inversiones(legales) y más bienes; te gastas los tres kilos que acumulaste en un abrir y cerrar de ojos. Con todo esto yo quiero deshacerme de la cafetería y entregar la patente” lamentó.

Referente a lo anterior, Elías Amor cree que “si los agentes económicos no tienen reconocido sus derechos de propiedad, si la acumulación de riquezas no está permitida, y se limita/condiciona el marco de actuación con todo tiempo administrativas y burocráticas; el sector privado no se desarrolla.

Casi al finalizar, el economista volvió a hacer énfasis en los problemas de fondo de las medidas antes mencionadas.

“El sector privado de un país, no se crea autorizando el ejercicio del trabajo por cuenta propia en una serie de actividades, por muchas que sean” resaltó, haciendo alusión a las 2100 actividades aprobadas por el Consejo.

Es válido destacar que en la misma normativa también se limitaron total o parcialmente 124 actividades, entre estas: La pesca de especies prohibidas, el empleo infantil y el trabajo forzado.

Por último, a modo de resumen, el experto señaló:

“En definitiva, todo se traduce en libertad económica; chinos y vietnamitas ya lo han hecho, y no existe razón para que los comunistas cubanos no cedan al poder económico, a la iniciativa  privada empresarial. Pierden el tiempo con tanta ideología y poco sentido práctico”.

Yadira Serrano

Joven activista de derechos humanos y miembro del Frente Juvenil de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu). En su organización se desempeña como tuitera y facilitadora de talleres.

Correo: yadiraserran@gmail.com

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.