Cuba te Cuenta

La odisea de los motoristas en Santiago de Cuba

Desde siempre, el Gobierno cubano ha mostrado cierta “mala voluntad” para con los transportistas privados, especialmente hacia los motoristas.

Para Luis Alberto Mustelier, de 30 años, su motocicleta no representa lujo alguno, y sí, la única forma de sustentar a su familia. Sin embargo, desde que comenzó el rebrote de la Covid-19 en Santiago de Cuba, donde reside, la vida se le ha complicado sobremanera.

“La verdad es que yo no tengo papeles, comencé a tirar pasajes con un motor ajeno y luego poco a poco me compré el mío. Siempre me alejaba de las zonas céntricas para evitar la policía, y así resolvía el diario. Desde que llegó la Covid aquí a Santiago ya me han puesto tres multas. Ya casi ni salgo”, confesó el joven.

Desde siempre, el Gobierno cubano ha mostrado cierta “mala voluntad” para con los transportistas privados, especialmente hacia los motoristas.

En febrero pasado, un grupo de ellos protagonizaron una protesta en la oriental provincia, justamente ante la insistencia de las autoridades por obstaculizar la legalización de la actividad que realizan; y no hacerla rentable para poder afrontar el costo de la vida en estos tiempos de escasez y aumento de precios.

Aproximadamente 40 personas se dirigieron hasta las oficinas del Ministerio del Interior (Minint) en la urbe y expusieron sus demandas. La protesta fue dada a conocer por medios de prensa independientes.

“Ya nosotros no podemos vivir con 500 pesos a la semana, porque nos vamos a morir de hambre. Si todo subió, es lógico que los motoristas también hayamos subido el precio de las carreras. Al final, tenemos que pagar los dos ojos de la cara para comprar piezas de repuesto y gasolina. Casi todo se va en eso”, explicó Ángel Garbey, también transportista santiaguero.

Después de que el primero de enero entrara en vigor la Tarea de Ordenamiento Monetario, tanto transportistas públicos como privados subieron las tarifas de los viajes. Los motoristas, que antes cobraban 10 pesos como promedio, ahora cobran alrededor de 50.

Ante esto, y con la excusa de controlar el rebrote desmedido de Covid-19 en el territorio, el Consejo de Defensa Provincial aprobó un paquete de medidas el 22 de mayo, entre las que figuraba “la prohibición de transportar pasajeros en moto”.

Siendo Santiago de Cuba la ciudad con mayor cantidad de motos, casi 10 000, según cifras oficiales; solo podría transportarse en estos vehículos el conductor “sin excepción”.

“Yo soy dueña de una moto. Desde hace dos años un vecino me la maneja y no había problemas hasta que nos mandaron a parar de transportar. Aunque teníamos que seguir pagando patente y seguridad social. Enseguida nos unimos y nos quejamos; y al final tuvieron que retractarse” , comentó Susana Martínez de 52 años, vecina de la barriada Los Maceo.

En efecto, el 13 de junio, el Grupo Temporal de Trabajo para el Enfrentamiento a la Covid-19 en la provincia santiaguera anuló dicha prohibición. Las nuevas normas autorizan a los motoristas patentados a circular con pasajeros para “aliviar las necesidades de transportación en el horario de 5.00 a.m a 8.00 a.m y de 4.00 p.m a 7.00 p.m”

Ante las quejas de los motoristas sin patente, que no estaban incluidos en la anulación de la prohibición, las autoridades locales publicaron una rectificación para incluirlos.

Siguiendo el mismo orden de los transportistas que no están patentados, es sabido que el Gobierno continúa poniendo trabas para la legalización de la actividad.

Al respecto, autoridades de Tránsito en la provincia revelaron que de “9972 motos registradas en el territorio, solo 40 contaban al cierre de 2020, con la licencia operativa para desempeñar la actividad de transportación de pasajeros”

Asimismo la coordinadora del Consejo de Gobierno para la atención al transporte, Maira Pérez González, explicó que del total, 4374 aceptaron regularizarse inicialmente. No obstante, en el proceso solo 114 nuevos motoristas obtuvieron de la licencia para operar.

“Una cifra de 1344 no clasificaron para legalizara en la primera etapa, 1107 equipos no reúnen las condiciones técnicas exigidas, 160 pertenecían a personas fallecidas, 48 tienen a los propietarios en el exterior, 19 casos han emigrado y 10 se encuentran recluidos en centros penitenciarios” añadió la directiva en entrevista con el medio local CMKC.

Aunque para Elio Benavides, que también es del ramo, los argumentos de las autoridades no son más que excusas para denegar la licencia.

“Siempre es lo mismo con esta gente (el Gobierno). Le ponen mil zancadillas a uno para que desista, y lo bueno es, que si uno perdiera la licencia después que te la dan, tienes que seguir pagando patente. Eso sí no tiene ningún problema. Ya me tienen harto”, aseguró.

Yadira Serrano

Joven activista de derechos humanos y miembro del Frente Juvenil de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu). En su organización se desempeña como tuitera y facilitadora de talleres.

Correo: yadiraserran@gmail.com

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.