Cuba te Cuenta

Del colon del Papa a la cola de San Pedro

Nada de lo acontecido en la isla hasta la fecha, apunta a la previsión del Papa. Y es que para ser profeta hay que ser concreto. Al cojo y al muerto hay que decirles: “¡Levántate y anda!”; y al hambriento hay que darle pan, no doctrina.

En julio de 2021, el Papa Francisco estuvo en cama. Según informó la prensa oficial del Vaticano, se trataba de una dolencia relacionada con el colon. El mundo estuvo pendiente de la salud del Papa en esos días.

Se llegó a decir que la operación del Papa podía cambiar su pontificado. Si la dolencia era grave, intentaría acelerar las reformas que había aventurado desde el momento en que escogió el nombre de Francisco, gesto pretencioso como pocos. Más allá de doctrinas y tendencias, el Poverello de Asís sigue siendo admirado incluso por los no cristianos, y se le ha llamado el alter Cristo. Escoger Francisco como nombre para un pontificado, era tanto como escoger el de Jesús. Los bromistas lo explicaron diciendo que no se podía esperar otra cosa de un argentino.

El Papa no dejó de agradecer la preocupación del mundo y pedía que rezaran por él. Él reza por la gente y pide a la gente que no lo olviden en sus oraciones. Parece un convenio justo, aunque nunca será lo mismo rezar por Pepito que por José. A Pepito lo conocemos, es cercano, podemos imaginarlo perfectamente. A José… ¿qué José? Yo conozco tres José González y cinco Hernández. ¿Cuál de ellos? Pues, no sé… Mientras cientos de personas sitúan el nombre y los rasgos del Papa Francisco en su oración cotidiana, el Papa Francisco reza por el mundo y, a lo sumo, por los difuntos y los vivos de su familia, y por la esposa del chofer que, según le dijo éste, ha estado padeciendo de estreñimiento por sintonía espiritual.

La oración por un pueblo es más fácil y desentendida que la oración por una persona concreta. “Los llevo en mi corazón”, ha dicho el Papa Francisco (y tantos otros) refiriéndose a países en conflicto, a zonas de guerra, a ciudades convulsionadas por disturbios. Lo dijo para Cuba a raíz de las manifestaciones del 11 J y probablemente lo tenga agendado para los días posteriores al 15 N. Mientras tanto, Angelus, audiencias protocolares y seguir intentando que la Iglesia no se vaya a pique entre escándalos de pederastia y banqueros corruptos.

La oración por un pueblo… El domingo 24 de octubre, en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, cientos de cubanos fueron rechazados en su intento de participar en la oración del Angelus. Los pretextos han sido varios, desde la no admisión de la demanda política en un evento que es netamente espiritual, hasta “exceso de celo” por parte de la policía italiana, encargada de la seguridad del Vaticano.

Los cubanos han declarado que su intención era llamar la atención del Papa sobre la situación de Cuba y los acontecimientos venideros, que amenazan violencia. En ningún momento pretendieron convertir la Plaza de San Pedro en la Plaza de la Revolución. Y sus gestos y palabras lo demuestran, a pesar de la frustración. Es particularmente emocionante, la imagen del muchacho arrodillado que sostiene la bandera con las manos extendidas, cubriéndose el rostro y el cuerpo. Él no importa en ese momento. Importa su gente amenazada.

Lo irónico es que ese día el Papa comentaba el episodio bíblico del ciego de Bartimeo, ensalzando su fe al gritar por encima de todos: “Jesús, Hijo de David, ¡ten compasión de mí!” La gente se molesta, intentan acallarlo; pero él sigue gritando y logra que Jesús se detenga y lo escuche, sin preguntarle si había pedido audiencia. Tampoco de dónde había salido su clamor de Patria y Vida, sencillo, esencial, directo. Jesús no estaba en la Plaza de San Pedro el domingo 24 de octubre.

Quizás el Papa olvidara que, en el año 2016, se refirió a Cuba como posible “capital de la unidad”. Lo dijo al reunirse con Kirill, Patriarca de Moscú y de toda Rusia, en el aeropuerto de La Habana. La cita exacta es la siguiente: “No quiero irme sin dar un sentido agradecimiento a Cuba, al gran pueblo cubano y a su presidente aquí presente. Y agradezco su disponibilidad activa, si sigue así, Cuba será la capital de la Unidad”.

Nada de lo acontecido en la isla hasta la fecha, apunta a la previsión del Papa. Y es que para ser profeta hay que ser concreto. Al cojo y al muerto hay que decirles: “¡Levántate y anda!”; y al hambriento hay que darle pan, no doctrina. Llevarlos en el corazón, es como proponer el juego de la Gallinita Ciega a los asociados de la ANCI: “Sigan ciegos, que la culpa es del bloqueo”. Esperemos, sentados, la disculpa. Y esperemos no llegue después del 15 N.

Tony Pino

Técnico Medio Nuclear. Trabajó como profesor en el Politécnico de la Central Electronuclear, en Cienfuegos. En 1990 fue separado del magisterio por cuestionamientos políticos a la viabilidad de la construcción de una planta nuclear en Cuba. Fue jubilado por enfermedad en 1992.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.