Cuba te Cuenta

La otra pandemia: El hambre en Cuba

Según encuestas recientes, realizadas por CubaData, son muchos los cubanos que concuerdan que tanto la llegada de la COVID-19, la implementación de la llamada Tarea Ordenamiento, y el bloqueo interno, han empeorado la situación económica en el país. En el escenario de una pandemia, el gobierno cubano decidió implementar una serie de medidas que, según Díaz-Canel tenían como objetivo reordenar la economía. Estas se han traducido en discriminación con la dualidad monetaria, ya que la mayoría de los cubanos no pueden adquirir el MLC, productos elevados de precios, y otros factores más que influyen directamente en las necesidades y el hambre que sufre la población cubana.

Tiendas en MLC: Una afrenta a la población cubana

La apertura de las tiendas en Monedas Libremente Convertibles (MLC), ha dificultado, aún más, el acceso a los alimentos y productos básicos. Muchas familias se han visto envueltas en situaciones muy complejas al no tener forma de adquirirlos como consecuencia de la dualidad monetaria, la discriminación que ella consigo provoca, los altos precios, el abastecimiento de productos solo en tiendas por MLC, y la imposibilidad de la mayoría de los cubanos a adquirir el MLC. El hambre y la escasez han llegado a niveles extremos, solo vistos en los años 90.

Los productos alimenticios que se están produciendo dentro de la isla, como langostas, croquetas, pescados, jamones, refrescos, leche, jugos, carne de res, cerdo y de pollo, han sido puestos a disposición por parte de las autoridades cubanas solo en MLC, por lo cual se necesita un familiar en el exterior que deposite en las tarjetas destinadas para ese fin.

No hay nada para los niños, lo poco que sacan lo llevan para las tiendas en moneda extranjera, y a nosotros no nos pagan con esas monedas

Madre de dos niños pequeños

El alza de precios de los productos en CUP

El alza desproporcionada de precios en CUP de alimentos básicos para los cubanos como el arroz, las viandas y otros cereales, también han causado serias dificultades ya que se encuentran muy escasos, y por ende su precio se ha elevado a niveles insostenibles entre personas particulares, dado que el gobierno no los está ofreciendo de forma liberada y constante.

Literalmente estamos pasando hambre, no hay nada para comer, todo ha subido de precio y los alimentos no se encuentran en ningún lugar

Padre de familia

Entre los sectores de la población más afectados están los niños, los enfermos y personas de la tercera edad, quienes necesitan una alimentación adecuada y estable, lo cual se vuelve imposible en Cuba bajo las políticas administrativas existentes.

La culpa no cae al suelo

El gobierno cubano responsabiliza al llamado bloqueo de los Estados Unidos por la crisis económica en que se encuentra el país. Sin embargo, se puede observar en los pocos productos que se venden, que muchos proceden directamente de dicho país, como el pollo vendido cada cierto tiempo por la libreta de abastecimiento en bodegas; incluso en las tiendas donde se comercializa por MLC.

Debido a la extrema situación de escasez, muchos países han enviado barcos cargados con alimentos, donados para el pueblo cubano. Sin embargo, estas donaciones no han solucionado ni siquiera en una pequeña parte las necesidades de la población, que lejos de disminuir aumentan más cada día.

 No hay comida, no hay nada; lo más importante de una sociedad es la alimentación y no tenemos ni eso. Mientras no se le de libertades a los campesinos, y al cubano en general para producir y cosechar, no habrá comida

Madre de familia

La difícil situación económica y la ausencia de mejorías, han llevado a muchos jóvenes a buscar soluciones más drásticas a sus problemas, intentando huir del país; muchas veces de formas peligrosas y riesgosas para sus propias vidas. Al Estado cubano no le basta con la represión que impone contra sus propios ciudadanos; además, hace pasar hambre, miseria, necesidades y carencias de todo tipo al pueblo prohibiendo las libertades de producción y distribución autónoma, sobre todo de alimentos, que funcionan muy bien con una economía capitalista sostenible. Además, impone una moneda extranjera con la que no le paga a ningún trabajador, como medio para efectuar pagos a productos de primera necesidad, incluido los alimentos.

Zaray Fernández

Periodista independiente y delegada del partido Cuba Independiente y Democrática (CID) en Pinar del Río. Colaboró como periodista ciudadana para el medio de prensa Panorama Pinareño durante 3 años.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.