Cuba te Cuenta

Ley 35: La nueva era de represión a la libertad de expresión

Foto: AFP

Vivimos en una era digital colmada de adelantos en las telecomunicaciones donde las tecnologías de la información y la comunicación desempeñan un papel protagónico en el desarrollo político, económico y social de cualquier país del mundo. En Cuba, el desarrollo de estas herramientas en redes sociales desata alarmantes controversias, sobre todo cuando se trata del lenguaje multimedia que refleja una cruda realidad en el archipiélago cubano.

Durante años, la isla estuvo privada de todo tipo de conectividad a internet. Incluso fue denominado el país con peor conectividad del mundo, superado solo por Haití según BBC News. Sin embargo, en el año 2018 comenzaron a extenderse progresivamente los servicios de internet y en la actualidad más de cinco millones de cubanos se conectan a la red, principalmente a través de datos móviles. Al tener mayor acceso a redes sociales, los cubanos descubren una nueva forma de alzar su voz evidenciando las constantes violaciones a los derechos humanos en Cuba a través de sus dispositivos móviles.

Tras las marchas del pasado 11 de julio en la isla, distintos territorios del país salieron a las calles a exigir y defender sus derechos. No cesaron las agresiones, el maltrato físico, las detenciones sin motivos y la represión arbitraria contra jóvenes y el pueblo en general por parte de un sinfín de uniformes verdes, negros y azules. Por primera vez el pueblo desafiaba sin miedo a los miembros del gobierno cubano. Han transcurrido más de cuatro meses de las masivas protestas que sacudieron al país y que provocaron disputas a nivel internacional. A raíz de estos sucesos una nueva ley colmaría a los cubanos de mayor ira, creada especialmente para infundir miedo, el 17 de agosto de 2021 se proclamó el Decreto-Ley No. 35 de las telecomunicaciones, las tecnologías de la información y la comunicación y el uso del espectro radioeléctrico.

La página oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) asegura que el Estado busca ofrecer “una internet ética y buena para la población”.  ¿Cómo pueden hablar de ética? cuando no se reconocen los derechos humanos y se reprime a quienes buscan un cambio para tener un mejor sistema y calidad de vida.

Esta ley entre líneas, castiga cualquier contenido crítico y lo que las autoridades consideren como noticias falsas o inciten a manifestaciones. No es más que la oficialización de la censura que se percibe a diario en la isla. Esta ley será solo la primera de muchas que irradiarán el pánico en la sociedad y mantendrán nuestras calles militarizadas. No estamos hablando de combatir las violaciones de mujeres, la pornografía infantil u otro delito. La regulación cubana menciona estos actos como difusión y distribución de material pornográfico, y lo clasifica como un nivel medio de peligrosidad.

El Gobierno trata de incrementar leyes que controlen los contenidos de todos los navegadores y sancionar  a un ciudadano por el simple motivo de compartir su opinión. A esto le llama “alta peligrosidad” y subversión social porque pretende alterar el orden público y promueve la indisciplina social, según el régimen.

Ana Palomino

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.