Cuba te Cuenta

La crítica alimentación de los “Sistemas de Atención a la Familia”

La alimentación del adulto mayor es un tema alarmante ante los constantes cambios que sufre nuestro país por la incompetencia del régimen ante una crisis económica y sanitaria.

En el territorio cubano fueron creados los Sistemas de Atención a la Familia (SAF) donde un gran número de personas, la mayoría jubilados que viven solos, así como otras con discapacidades físicas, asistidos por la seguridad social, o considerados casos sociales por sus insuficientes ingresos y necesitados de ayuda; acuden a los (SAF) diariamente para almorzar y comer pagando un precio elevado por una comida mal elaborada y baja en proteínas.

El SAF lo integran unidades gastronómicas cuya actividad básica es prestar servicios de alimentación a adultos mayores y otros casos sociales con insuficiencia de ingresos y carentes de familiares que puedan ser un soporte económico. Entre los casos de prioridad se encuentran los discapacitados, jubilados, personas de la tercera edad que viven solas, embarazadas con riesgo y en sentido general todo aquel que no puede acceder de manera independiente a la elaboración del alimento, aseguró Cuba Debate. Las personas que son aptas para acudir a este servicio deben ser aprobadas por el Consejo de la Administración Municipal y cumplir con una serie de requisitos para poder recibir la ayuda al enviar la solicitud.

Según el medio de prensa oficialista Agencia Cubana de Noticias (ACN), el Estado cubano creó estos servicios con el objetivo de mejorar la calidad alimenticia de las personas más vulnerables como el adulto mayor, discapacitados y casos sociales, no dejando, supuestamente, desamparado a nadie.

La verdad de los SAF

En el territorio de Güira de Melena, provincia Artemisa, se observa como la comida de los ancianos y asistidos reflejan la crítica situación en la que se alimentan los adultos mayores en Cuba. EL SAF en la localidad güireña ofrece el desayuno en el horario de 8:00 a.m. a 9:00 a.m. Si tenemos en cuenta que, en el centro urbano de la ciudad, solo existen dos locaciones, a muchos no les da tiempo de llegar en la hora determinada. Solo se dispone de una hora, el almuerzo de 12:00 p.m. a 1:30 p.m. y la cena de 5:00 a 7:00 p.m.

Anteriormente los precios de cada comida oscilaban entre los 13 y 15 cup, pero luego del cambio a causa de la Tarea Ordenamiento en la actualidad los precios superan los 30 pesos. Aún con el aumento a los asistenciados y casos sociales los precios son muy altos para una alimentación de tan pobre calidad.

Los platos frecuentemente se componen de un arroz sucio, sopas o frijoles aguados, viandas y a veces, ensaladas. Los platos que se ofrecen no cuentan con los nutrientes necesarios para las poblaciones de riesgo a las que sirven, sino que ofertan comida como hamburguesas o croquetas. ¿Cómo es posible que esto suceda en un municipio agrícola que es referente nacional en Cuba? Las unidades del Sistema de Alimentación a la Familia en el territorio deberían brindar y surtir cada local de atención especial con menús variados y que contribuyan a un balance nutricional, no que la producción de nuestro territorio sea exportada a todas las provincias del país y de forma internacional, o termine en la mesa solamente de los dirigentes en la localidad.

Comida ofrecida en los SAF

Nos cuesta creer nuestra realidad, pero ya no es algo que sorprenda. Los ancianos acceden a una alimentación basada en un arroz mal hecho, un huevo hervido y una salchicha o revoltillo, mientras que otros degustan platos de carne con exquisitos arroces y preparaciones con pescados o mariscos. Para el cubano de a pie, pese a estar rodeados de mar, no existe la venta de pescado. La situación seguirá así mientras no se ponga un alto al abuso y el pueblo se mantenga de brazos cruzados ante la incompetencia del régimen.

Ana Palomino

Bloguera de Cuba te cuenta.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular