Cuba te Cuenta

La mentira del perfecto sistema de salud cubano

A lo largo de sesenta años, el gobierno de la República de Cuba se ha vanagloriado de los resultados del sistema de salud; incluso datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), dan a Cuba entre los países de avanzada en este sector. Es bueno resaltar como positiva la labor de las brigadas de médicos y equipos de apoyo a la salud como anestesistas, estomatólogos, enfermeros, etc. El país  también ha producido vacunas y fármacos en sus centros de investigación, con resultados positivos dentro y fuera de la isla. ¿Es esa la realidad también para los habitantes de la isla o es una herramienta propagandística usada por el régimen para ganar legitimidad internacional y perpetrarse en el poder?

Durante las últimas décadas, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP), ha sido objeto de grandes críticas, desaciertos y fracasos dentro del país; ocasionado por el mal manejo de los recursos materiales, económicos y humanos. La realidad de Cuba al año 2021 es muy crítica, ya que el sistema de salud colapsó ante la pandemia de COVID-19. La falta de medicamentos, camas, oxígeno medicinal, ambulancias, una alimentación inadecuada o la falta de recursos, al punto de ver como trasladan a enfermos en vagones de construcción, son algunas de las situaciones que el gobierno se empeña en ocultar ante los ojos internacionales.

Es inconcebible que antibióticos de vital uso en centros hospitalarios sean vendidos en las calles a precio de 5,000 pesos ($208 aproximadamente); como es el caso de la azitromicina, por mencionar uno de los tantos que son vendidos. El problema principal es la corrupción en el sistema de salud y las administraciones hospitalarias, quienes son los máximos encargados de velar por el cumplimiento de lo establecido y asegurar su calidad. Sin embargo, las personas que laboran en los centros para combatir la pandemia no cuentan con guantes, mascarillas, trajes; lo que hace más difícil brindar un servicio de calidad. Cabría preguntarse, ¿por qué los médicos especialistas son enviados a otros países, mientras en los pasillos de nuestros hospitales fallecen personas humildes y trabajadoras?

¿Cómo podemos contribuir para mejorar esta realidad?

  1. El uso de las redes sociales es vital para visibilizar la realidad del sistema de salud cubano a nivel internacional y denunciar sus fallas.
  2. Utilizar los espacios de debate, como los centros de trabajo o reuniones, para expresar cada idea y contribuir a la búsqueda de soluciones.
  3. Abogar por la restructuración del Ministerio de Salud y exigir más inversión en hospitales, policlínicos, clínicas estomatológicas y consultorios de la familia.
  4. Potenciar la inversión en materias primas, con el propósito de incentivar la producción de medicamentos y otros productos de salud; además de incrementar las investigaciones en medicina.

Cuba y su pueblo necesitan de cambios para dejar atrás una serie de fracasos en diversos sectores, abriéndose camino en busca de un futuro mejor donde todos sean escuchados. Uno de los pilares básicos de cualquier sociedad es la salud pública, y debería ser una prioridad de todos contribuir a asegurar su calidad y plena disposición a todos los cubanos.

Henry Couto

Bloguero de Cuba te cuenta. Miembro de la organización Unión Patriótica de Cuba. Colabora con la ONG People In Need como observador, y monitorea sobre vulneraciones a los derechos humanos en el país. Colabora con los distintos espacios de Radio Martí en el programa Cuba al Día.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.