Cuba te Cuenta

Criptomonedas: otro negocio en la mira del régimen cubano

A corto plazo, las criptomonedas pudieran convertirse en la próxima meta del régimen cubano para amortiguar la debacle económica que devora a la isla.

A corto plazo, las criptomonedas pudieran convertirse en la próxima meta del régimen cubano para amortiguar la debacle económica que devora a la isla. Además de ser una tendencia que va en ascenso, reconocimiento y revalorización; en los últimos años las criptomonedas se han convertido en una alternativa de intercambio económico y financiero, independiente y descentralizado, del sistema financiero internacional.

A finales de abril pasado, en Cuba y en la comunidad internacional, causó mucho revuelo la detención de los líderes de la plataforma Trust investing en la isla, incluido su director Ruslan Concepción, natural de La Tunas. Este negocio de criptomonedas, registrado legalmente en Panamá, se presenta como una plataforma de gestión de inversiones que genera beneficios sin la necesidad de ser un experto; y por estas facilidades, ha llegado a agrupar a más de 300 mil cubanos, a pesar de que algunos conocedores del tema lo definen como una plataforma de esquema piramidal.

Por tal motivo, estas personas estaban siendo acusadas por presunta estafa y actividad económica ilícita. Sin embargo, los jóvenes emprendedores fueron liberados tras cuatro meses ya que nunca se les celebró juicio.

Tras su liberación en agosto, se vinieron un grupo de reportajes sucesivos de la prensa oficialista, incluso pronunciamientos resoluciones emitidas por el Banco Central de Cuba (BCC), que más allá de alertar sobre las estafas piramidales y los negocios on-line, mantuvo por primera vez una postura neutral con respecto al uso de las criptodivisas. Sin embargo, lo más interesante fue que dichas declaraciones dejaron entreabiertas las puertas para regular su eso y tenencia, así como su posible entrada al mercado si “resultara de interés socio-económico para el país”, según declaró el BCC.

Esta “apertura” se realizó en el marco del agravamiento de la crisis económica en el país, luego de que entraran en vigor las más de 243 sanciones impuestas por la administración del expresidente norteamericano Donald Trump, entre 2017 y 2021. Estas medidas deprimieron aún más el panorama que más tarde sería agudizado por la pandemia del Coronavirus.

En este contexto, lo más curioso no es que Cuba se haya sumado a esta tendencia internacional, como lo hizo recientemente El Salvador, sino los reales intereses detrás de la decisión. Algunos analíticos auguran que el régimen intentará utilizar la brecha para tratar de evadir las comisiones y, por otro lado, dejar de recibir las penalizaciones por el uso del dólar estadounidenses. Cabe recordar que por estas sanciones el Gobierno cubano tuvo que suspender la aceptación de depósitos bancarios en efectivo en dólares de los Estados Unidos, luego del 21 de junio pasado.

Ahora bien, los detalles de cómo Cuba podrían “invertir” en esta tecnología (que es bastante cara y energéticamente poco eficiente)[1] son un acertijo que, presumiblemente, nunca se harán públicos, teniendo en cuenta que su mayor objetivo siempre será beneficiar a las empresas militares que, dicho sea de paso, sostienen y perpetúan la hegemonía del régimen con el sacrificio y el sudor del pueblo.

No obstante, el abanico de opciones es amplio, y un ejemplo inmediato de sus beneficios pudiera ser el de retomar alternativas para el envío de remesas. De hecho, este 16 de noviembre, la compañía Financiera Cimex S.A. (Fincimex) informó de la apertura del sitio web Tocopay con ese fin.

Otro uso sería, de acuerdo con expertos, la implementación de criptoactivos para las recargas telefónicas desde el exterior, por parte del monopolio de las telecomunicaciones, ETECSA S.A. Sobre esto último, es conocido que desde antes de que el Estado diera luz verde al uso y tenencia de las criptomonedas, ya existían emprendedores particulares que operaban con los activos, a través de plataformas digitales como BitRemesas y QvaPay.

Recientemente entró en funcionamiento la “exchange” cubana Havanex que, en síntesis, ofrece ventajosas prestaciones a la comunidad cubana que posee criptomonedas. Al punto de que monetiza directamente a sus tarjetas magnéticas, en CUP y en MLC. También se habla sobre la creación de una nueva plataforma cubana llamada Runa Club, que operará con la moneda UMI, gestionada por desarrolladores rusos.

[1] Se hace referencia al minado en la nube de criptomonedas.

Orlando Pérez

Bloguero de Cuba te cuenta.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.