Cuba te Cuenta

Cuba: ¿Democracia sin elecciones ni pluripartidismo?

El sistema político cubano niega el verdadero ejercicio de la democracia. Su único objetivo es la obstinada supervivencia de un sistema ineficaz e incompetente que, arropado con supuestos resultados en materia social, mantiene la premisa de conservar el poder.

Represión en Cuba, Imagen tomada de El País

Por mucho que se empeñen en ratificar lo contrario, es un hecho que el sistema político cubano niega el verdadero ejercicio de la democracia. Su único objetivo; la obstinada supervivencia de un sistema ineficaz e incompetente que, arropado con supuestos resultados en materia social, mantiene la premisa de conservar el poder.

Sin embargo, todavía hay en la isla algunos, aunque cada vez más pocos, que creen que el sistema político cubano es el más justo, humano y transparente. Y no es de extrañar, pues el régimen se ha encargado de adoctrinar al pueblo con su propaganda roja por 62 años.  Al mismo tiempo, le ha mantenido entretenido con la existencia del supuesto “enemigo del norte, causante de todos los males”, delegando en el embargo comercial y financiero de Estados Unidos hacia Cuba, toda la responsabilidad de su incompetencia. A ello también atribuye la profunda crisis por la que atraviesa la isla.

Entonces, en medio de semejante precariedad, la vida del cubano solo se basa en sobrevivir. Conseguir alimentos, medicinas u otro producto necesario, es la única prioridad para la mayoría. Así, el Gobierno les ha mantenido ocupados y apartados de la política. Afortunadamente un grupo no despreciable de ciudadanos ha decidido ver más allá y hoy se cuestionan, por ejemplo, la falta de derechos y libertades elementales. En ese aspecto, muchos se preguntan, ¿por qué no hay elecciones libres, plurales y transparentes? o ¿por qué existe un solo partido?.

En Cuba, ya ni siquiera el discurso del Estado es democrático. El sistema diseñado por el ya fallecido mandatario cubano, Fidel Castro, ha sido en extremo totalitario desde sus inicios y, por ende, es supresor de todos los derechos humanos, desde sus inicios. En este contexto, el pueblo no participa en la elección del presidente y vicepresidente, porque solo la Asamblea Nacional tiene la “competencia” para hacerlo. En condiciones normales esta sería una muestra de democracia indirecta o representativa, en la que los ciudadanos eligen a sus representantes mediante el voto, pero en Cuba no funciona así.

En teoría, se deberían elegir los delegados a las asambleas municipales, provinciales y diputados al Parlamento, estos últimos supuestos representantes de los intereses de sus electores. Sin embargo, en la práctica, estos personajes son desconocidos que salen a relucir durante las votaciones. Los designados estarán por un período de dos años y medio. Siendo así,  la manipulación del proceso es  inherente al mismo.

Recientemente el general de división Luis Alberto Rodríguez López-Calleja fue electo diputado a la Asamblea Nacional  del Poder Popular por el municipio de Remedios, Villa Clara, en la Cuarta Sesión Extraordinaria de XVII Período de mandato efectuada el pasado 23 de octubre en esa provincia. Pero, ¿Quién este señor?.

Aparte de ser jefe del consorcio económico de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) conocido como el Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), López-Calleja está en el círculo familiar y de poder más cercano a Raúl CastroEs el padre de Raúl Guillermo – el Teniente Coronel conocido como “El Cangrejo”, encargado de la seguridad de Raúl – y de Vilma, los nietos del general por parte de su hija Deborah. En la actualidad es miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC) y desde antes fue ascendido al Comité Central. En la actualidad también funge como “asesor del Presidente” Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Tales vínculos detallan el perfil “privilegiado” del parlamentario, mismo que nada tiene que ver con el pueblo, y sí con los intereses de la alta cúpula castrista. De hecho, el 30 de septiembre de 2020 Rodríguez López-Calleja fue incluido en la lista de Lista de ciudadanos especialmente designados y personas bloqueadas (SDN) de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (“OFAC”) del Departamento del Tesoro de EEUU porque “ayuda a financiar la opresión del régimen en Cuba y la interferencia en Venezuela”.

Por otro lado, tampoco pueden coexistir diferentes partidos políticos en Cuba. Según la Constitución vigente, el PCC es “único” así como el socialismo es irrevocable. Por ende, el régimen obvia cualquier iniciativa, proyectos u organizaciones con visiones y alternativas diferentes, en su lugar, censura y reprime a sus promotores.

Fuentes fidedignas aseguran que el Partido comunista, solo agrupa el 6% de la población nacional. Además, en su empeño de aparentar una unidad que es utopía, este se proclama “suficiente” y una “guía del Estado y la sociedad”. No obstante, las históricas protestas del 11 de julio pasado, demostró que cientos de miles de cubanos quieren un cambio de sistema.

 

 

Orlando Pérez

Bloguero de Cuba te cuenta.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.