Cuba te Cuenta

Memoria histórica: los cubanos nunca han dejado de luchar por sus derechos

Derechos humanos: Quien manda es el Partido Comunista y no el pueblo. Y es ese Partido, dirigido por Canel, Castro y la cúpula en el poder, el que controla la vida de los ciudadanos, que pueden o no ser merecedores de las “bondades” de la Revolución, dependiendo de su pensamiento.

Hace seis décadas, la jornada del 10 de diciembre, es oscura para el pueblo cubano. Cada año en que se conmemora el Día Internacional de los Derechos Humanos, el régimen totalitario reafirma que el comunismo es sinónimo de represión y de supresión total de esos derechos.

Pero en los últimos años, lo hemos podido contar, y más importante aún, hemos podido demostrar al mundo que no, que los cubanos no nos hemos resignado; y que hemos luchado incansablemente por el derechos de los cubanos a tener derechos.

Y gracias a que nuestra voz ha llegado más lejos y con más fuerza; gracias a que logramos cambiar ese mito de que “en Cuba todos son felices”; gracias al fenómeno de internet; hoy podemos decir que nunca el castrismo había estado más vulnerable, al menos, en cuanto a la opinión pública. Incluso, a sus propios admiradores se les complica defender lo indefendible.

Y eso, es una victoria tan grande como la verdad que que finalmente logramos demostrar. Porque si Cuba sufre una dictadura de 62 años, si Venezuela vive un caos antes impensable, si el continente se tambalea en una constante inestabilidad democrática; es culpa también de esa tolerancia, del romanticismo de buena parte del mundo.

Y aunque casi nunca es tarde si la dicha es buena, si es muy alarmante la cifra de presos políticos (Cuba es el país del hemisferio con más presos políticos); que la dictadura en pleno 2021 amenace con cárcel y muerte en televisión nacional a los ciudadanos que intenten ejercer el derecho a manifestación. Es preocupante que Miguel Díaz Canel y Raúl Castro crean que pueden llevar a cabo impunemente un Tiananmen en Cuba, si fuera necesario para preservar su poder. Y que, aún así, el régimen se pavonee con la cara dura, aunque ya desfigurada, en eventos democráticos.

En Cuba, se violan los 30 artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Si leemos el artículo 4 de la Constitución cubana, nos encontramos lo siguiente: “el sistema socialista que refrenda esta Constitución es irrevocable”, por lo cual toda acción ejercida en su contra es ilícita.

Luego, en el artículo 5 leemos: “El Partido Comunista de Cuba, único, martiano, fidelista, marxista y leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, sustentado en su carácter democrático y la permanente vinculación con el pueblo, es la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado”. Es decir, que quien manda es el Partido Comunista de Cuba y no el pueblo. Y es ese Partido, dirigido por Canel, Castro y la cúpula en el poder, el que controla la vida de los ciudadanos, que pueden o no ser merecedores de las “bondades” de la Revolución, dependiendo de su pensamiento.

Ayer, por ejemplo, varios cubanos opositores pacíficos al régimen, fueron detenidos ilegalmente, impedidos de salir de sus viviendas, amenazados y hostigados por agentes del Ministerio del Interior, órgano represivo del régimen.

Entre ellos, está el joven de 18 años, Daniel Ferrer Cantillo, hijo del preso político José Daniel Ferrer García, que coordina el movimiento opositor Unión Patriótica de Cuba y promueve la iniciativa ciudadana Cuba Decide.

Daniel, a su corta edad ha sido detenido tantas veces que ni él ni sus padres recuerdan el número exacto. Ha sido golpeado, enviado a calabozos, siendo menor de edad. De niño, por ser hijo de padres que no se escondían para pedir un cambio de sistema; ahora, porque él decidió seguir los valientes pasos de sus progenitores.

En tanto, su padre, está preso hace cuatro meses, por intentar sumarse a las manifestaciones pacíficas del pasado 11 de julio, día en el que cientos de miles de cubanos tomaron las calles pacíficamente para pedir el fin de la dictadura. Desde ese día, la cifra de presos políticos pasó de un centenar a casi un millar. Y no son números y ya; en ese listado se cuentan padres, madres, abuelos, hijos, incluso algunos son menores de edad. Todos sufriendo injusta cárcel, maltratos y total vulneración de sus derechos.

El panorama no es alentador, sobre todo porque el contexto represivo y miserable que sufre el pueblo, pasa también por una crisis de escala humanitaria, sin alimentos ni medicinas. En Cuba se vive bajo un apartheid político , donde se debe violar la ley para sobrevivir, o peor aún para ejercer el derecho a la libre expresión. La discriminación no es por raza, sexo o etnia; la represión es de pensamiento; y por tanto, nos incluye a todos y cada uno de los cubanos. Puedes sufrir represión desde que naces, por ser hijos de “cubanos libres”, hasta tus últimos minutos de vida. La represión castrista te persigue incluso, fuera de la Isla. Ingenuo aquel que piense lo contrario.

Pero, a pesar de la dura realidad que implica ser cubano es un deber estar a la altura de los que no se han rendido, de los que han muerto en manos del castro comunismo, de los que sufrimos el dolor de la separación familiar, de los que están tras las rejas. Y por supuesto, de esos que salieron el 11 de julio a pedir libertad en su propia voz, en busca de luz y que encontraron golpes, balas reales, cárcel y muerte.

Sin dudas, toca celebrar ese coraje, y mantener la fe y la esperanza, porque la noche es más oscura justo antes de amanecer.

Ernesto Oliva

Bloguero de Cuba te cuenta. Activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) y promotor de Cuba Decide.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.

Most popular