Cuba te Cuenta

La “Divina Comedia” del precio de la carne en Cuba

Aunque hasta ahora los cubanos solo hemos transitado por el infierno de la escasez extrema; este año en particular ha sido, uno de los más difíciles después del llamado “Período Especial” de los 90.

Por estos días, el precio de la carne de cerdo ha sido de los temas más cuestionados en Cuba, pues las ofertas del preciado cárnico, preferido por la mayoría de las familias, han registrado un récord tras otro en casi todas las provincias. Mucho más porque se acerca el final del año, y cenar puerco asado por esas fechas es una tradición en la Mayor de las Antillas.

Si Dante Alighieri hubiese podido ser partícipe de la realidad cubana en los últimos 30 años, de seguro tendría muchísima tela por donde cortar para escribir un tomo más de su obra cumbre: La Divina Comedia. Aunque hasta ahora los cubanos solo hemos transitado por el infierno de la escasez extrema y el extenuante costo de la vida; este año en particular ha sido, uno de los más difíciles después del llamado “Período Especial” de la década del 90. Incluso hay quienes opinan que la crisis actual es tal vez más crítica que aquella.

A lo largo y ancho del país, conseguir los insumos básicos es casi una tarea titánica. A la par, los costos cada vez más estridentes colocan al ciudadano de a pie, literalmente, contra la pared.

El Gobierno, por su parte, lejos de buscar una solución encaminada en ofertar el producto en establecimientos estatales, a precios módicos, ha hecho mutis de la situación. Aunque algunos funcionarios han reconocido públicamente, en otras palabras, la debacle económica que azota la isla, agudizada luego de la implementación del Ordenamiento Monetario en enero de este año.

Al respecto, el exjefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, Marino Murillo Jorge, admitió en la última sesión de la Asamblea Nacional, que debido a la falta de ofertas, la tarea ordenamiento se les había ido de las manos y la inflación, tanto minorista como mayorista,  se había disparado un 6900%; por lo que el poder adquisitivo de la familia cubana, con más dinero circulando, se había deprimido más que antes de enero.

Reflejo de ello son los precios exorbitantes que, por ejemplo, exhibe la carne de cerdo en todo el país. En algunas localidades la libra sobrepasa los $200,00 pesos, moneda nacional (MN). Esta ración se traduce, a lo sumo, en cuatro bistecs que apenas alcanzan para dos personas. Siendo así, muy pocas personas pueden darse el lujo de comprar el cárnico para alimentar a sus familias, teniendo en cuenta que un pernil, de solo 20 libras, cuesta alrededor de cuatro mil pesos, cuando el salario mínimo en Cuba ronda los $2100,00 MN.

En el mismo orden, la paleta de cerdo oscila los $190,00 pesos y las costillas a $185,00. Ante semejante absurdo, los ciudadanos de menos ingresos se ven obligados a consumir las vísceras, la cabeza o las patas del puerco que, si bien no son baratas, porque una libra de hígado supera los $100,00 MN, por lo menos son más económicas.

Esta realidad no exime a las zonas rurales del país, que años atrás exhibían los precios más bajos en la venta del ganado porcino; debido a que en el campo es mayor la crianza de puercos, de forma casera.  Ahora mismo, en provincias como Santiago de Cuba, la libra del animal en pie (o sea, estando vivo) se consigue a razón de $120,00 y $140,00.

Sobre este tema, la Oficina Nacional de Estadística e Información de Cuba (ONEI), el “desbocado” aumento del precio de la carne de cerdo será una tendencia que se mantendrá en diciembre, sobre todo para navidad y fin de año. El índice de precios al consumidor sigue mostrando un incremento sostenido en lo que va de año del 63.4% y topar precios es una medida que ha demostrado no resolver el problema.

Desde la llegada de la “situación coyuntural” en 2019, la falta de liquidez en la isla ha imposibilitado la importación de soya y maíz con las que fabricar los piensos nacionales con que se surtían las granjas estatales, militares, los convenios porcinos y muchos criadores particulares.

La búsqueda de alternativas ha encarecido la cría de cerdo y retrasado su crecimiento y conversión. Un saco de pienso, al cierre de octubre, costaba alrededor de $2.000,00 pesos, uno de soya precocida $1600,00 y uno de vianda $300,00. Muchos productores han desistido de la crianza en masa y han optado por dejar uno o dos exclusivamente para el consumo familiar. Los pocos osados que mantienen la cría múltiple tratan de recuperar su inversión y se ha sabido de vendedores que exigen el pago de la carne en dólares o euros.

 

 

Orlando Pérez

Bloguero de Cuba te cuenta.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.