Cuba te Cuenta

Entre rejas y miseria extrema

The Economist Intelligence Unit (EIU), perteneciente al grupo The Economist que se especializa en pronóstico, asesoramiento y análisis; aumentó el estimado de inflación para este año a casi un 740%.

La realidad de Cuba se describe en unas cuantas tristes palabras. Los cubanos no tienen dinero, no hay nada que comprar y la represión del Estado hacia el pueblo está a la orden del día.

Con cerca de 1000 presos políticos, la isla recibe el nuevo año. Sin dudas, podríamos llamar al 2021, el Año Negro.

The Economist Intelligence Unit (EIU), perteneciente al grupo The Economist que se especializa en pronóstico, asesoramiento y análisis; aumentó el estimado de inflación para este año a casi un 740%.

Según EIU, el pronóstico de estancamiento (0,1%) del Producto Interno Bruto de Cuba en 2021, es inferior al estimado oficial del 2%, mientras que el recálculo de inflación de 739,6% para 2021 es mucho mayor que la inflación de 424% considerada anteriormente.

Se estima que la inflación se extenderá hacia 2022 en Cuba, con un nivel de 88,8%. El pronóstico de The Economist Intelligence Unit consideró como “muy alta” la probabilidad de que las “autoridades fracasen en la gestión de la dislocación derivada de la unificación de la tasa de cambio dual”, según dijo en su cuenta de Twitter, el economista cubano Pedro Monreal.

Probablemente, la mayoría de los cubanos no tengan acceso a esta estadística, pero tampoco le hace falta. El titánico esfuerzo de llevar algo a la mesa cada día, es suficiente para entender que cada minuto es peor que el otro.

Durante los últimos días de diciembre, los cubanos deambularon en busca de algún alimento que se ajustara a su casi nulo presupuesto. Por su parte, el régimen “regaló” mediante la libreta de abastecimiento, una libra de pollo y siete huevos por persona. Según el testimonio de muchos, lo tuvieron que cocinar antes para paliar el hambre.

Entre tanto, los jamones y las carnes en las tiendas que venden en Moneda Libremente Convertibles no se hicieron esperar. Pese a la casi desaparición de la carne de cerdo durante los últimos meses, al embargo económico de Estados Unidos hacia Cuba, y la crisis generada por la Covid-19; los refrigeradores en estos mercados estuvieron abarrotados justamente de ese producto, con precios entre $17.00 y $85.00 MLC, al cambio significan entre 1400.00 y 7000.00 pesos cubanos.

Debido a este panorama, ni cerdo, ni jamón, ni pollo, el 31 en Cuba, se cenó lo que se pudo. Dicen los más viejos, que este fin de año fue tan terrible, que desearon regresar al Período Especial. Sí, puede resultar perturbador para quienes hayan escuchado hablar del picadillo de cáscara de plátano o del bistec de frazada de piso.

Con la buena suerte, de que los más jóvenes no añoraron el Período Especial, muchos ni siquiera lo recuerdan. Así que sus deseos de vivir como seres humanos no se remontan a un ciclo tan deprimente como lo fue el Período Especial. Las esperanzas están puestas en ellos mismos, en el trabajo de perseguir un cambio, en creer que un futuro mejor puede ser posible.

Y esa estadística también la tenemos. El 11 de julio, cientos de miles de cubanos, desde Pinar del Río a Guantánamo, tomaron las calles pacíficamente, un hecho sin precedentes en nuestra historia. Pese al terrorismo de Estado llevado a cabo contra ellos, es innegable que, en términos prácticos, nunca hemos estado más en sintonía con nuestro propósito que ahora.

Es cierto que la economía nunca ha estado peor, la escasez es bestial, la miseria parece que rompe cualquier capacidad de soñar, la lista de presos políticos es escalofriante; pero es esa realidad la que nos grita que debemos secar las lágrimas, y “empinarnos” o Cuba estará destinada a padecer 62 mil desoladores fines de año.

Ernesto Oliva

Bloguero de Cuba te cuenta. Activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) y promotor de Cuba Decide.

Comentario

Facebook

Suscribete al Newsletter

Síguenos

Don't be shy, get in touch. We love meeting interesting people and making new friends.